#TEMP
jueves. 30.06.2022

La metamorfosis... de los populares

Resulta asombroso el cambio producido en el Partido Popular ante la inminencia de su llegada al gobierno. Ya no somos un País “del que no se fía nadie”. Ahora hemos pasado a ser un País “solvente y serio” que cumple y cumplirá sus compromisos.

Resulta asombroso el cambio producido en el Partido Popular ante la inminencia de su llegada al gobierno.

Ya no somos un País “del que no se fía nadie”. Ahora hemos pasado a ser un País “solvente y serio” que cumple y cumplirá sus compromisos.

De una actitud irresponsable de “al gobierno ni agua”, han pasado al discurso de la necesaria unidad de todos para superar los estragos de una crisis mundial, con especial repercusión en Europa, y de la que solo saldremos con Europa.

Aun así, bendita metamorfosis. Al menos, la caverna mediática del PP, tendrá que empezar a afrontar la realidad de una crisis internacional, en la que España y su gobierno, si bien es cierto que han tomado medidas equivocadas como algunos venimos denunciando, poco o nada han tenido que ver en la misma.

Inglaterra, tiene un gobierno conservador, ha tomado todas las medidas de recortes aconsejadas por sus correligionarios de la derecha europea, y ahí sigue sin despegar de la crisis.

Italia, ídem de ídem; con la reciente creación incluso de un gobierno tecnócrata encargado de aprobar nuevos recortes y evitar la quiebra del País.

Francia, con presidencia y gobierno de la derecha francesa; formando parte del eje franco-alemán que está imponiendo al resto de los países las medidas que deben adoptar, y que sin embargo, no es capaz de despegar de la crisis.

O la mismísima Alemania, la gran beneficiada de la crisis de sus socios en el corto y medio plazo, que ha visto como su financiación (la financiación de su deuda), casi le sale gratis a cuenta de que algunos de sus socios en el euro, tengan serios problemas para cubrir su financiación. Y que empieza a ver ahora, también, que la quiebra del euro sería un gravísimo problema para su economía.

Quizás ahora en España, con la llegada al gobierno de los populares, se empiece a hablar un poquito más de todo esto.

De los graves errores que han venido diseñando el tándem Merkel-Sarkozy, que han logrado con las medidas drásticas impuestas de recorte del déficit, todo lo contrario a lo que (se supone) eran sus deseos e intenciones de reanimar la economía y potenciar el crecimiento económico, única fórmula real de que los países puedan recortar deuda y generar empleo.

Porque, una cosa es la austeridad en el gasto y el priorizar en las inversiones generadoras de empleo y riqueza para un País (con lo que es fácil estar de acuerdo) y otra muy distinta y nefasta, como se está demostrando, forzar el recorte del déficit a cualquier precio aunque de ello resulte la muerte de la actividad económica y la caída en un círculo vicioso de recesión, algo absolutamente contraproducente para la consecución de los objetivos deseados de superación de la crisis.

En esas estamos en la Unión Europea; y España no es sólo que no sea una excepción, sino que por los pies de barro de nuestra economía basada en buena medida en la especulación del ladrillo y en el turismo que a su vez depende de que las economías vayan bien, formamos parte del pelotón de los alumnos que claramente necesitaban mejorar.

Durante años los precios inmobiliarios estuvieron subiendo con cifras de dos dígitos ¿Lo recuerdan? La explicación entonces del Partido Popular, fue que era porque los españoles lo podíamos pagar…

Quizás algunos españoles sí. Pero ahí quedaron atrapadas las cajas de ahorros y algunos bancos con cantidad de créditos insolventes y miles de pisos acumulados en sus balances que no valen ahora lo que figuran en sus contabilidades. Ese es el factor añadido de España en esta crisis mundial. Y eso es imposible solucionarlo solo con recortes. Hace falta inversión productiva para volver a hacer crecer a la economía y generar empleo… y que esto provoque mayor recaudación…

Quizás ahora, si se materializa como adelantan algunas encuestas la llegada a los gobiernos de Alemania y Francia de los socialdemócratas, esta realidad comience a ser tenida en cuenta, y España paradójicamente con Mariano Rajoy, pueda ver un atisbo de luz al final del túnel Merkozy.

No será mérito de Rajoy pero nos alegraremos igual. 

La metamorfosis... de los populares
Comentarios