#TEMP
sábado. 25.06.2022

La "libertad" de vivir bajo un burka

NUEVATRIBUNA.ES - 12.10.2010De entrada reconozco una cierta falta de objetividad con el tema. Y es que me produce una profunda indignación que se argumente que llevar el burka forma parte de la libertad de las mujeres musulmanas.
NUEVATRIBUNA.ES - 12.10.2010

De entrada reconozco una cierta falta de objetividad con el tema. Y es que me produce una profunda indignación que se argumente que llevar el burka forma parte de la libertad de las mujeres musulmanas.

El burka es a mi juicio exactamente igual y equiparable al caso de las mujeres que, viviendo entre nosotros, a fuerza de haber sido maltratadas una y otra vez, anuladas psicológicamente, permanecen sumisas sin atreverse a denunciar a sus maltratadores. Nadie en su sano juicio hablaría de la voluntariedad de esas mujeres para seguir siendo maltratadas.


¿Por qué el burka o la absoluta sumisión de la mujer a la voluntad del hombre, hasta el punto de tener que aceptar que éste pueda tener tantas mujeres como pueda mantener, es algo que hay que valorar de forma diferente cuando ocurre en nuestra sociedad?

Se trata (en el caso de estas mujeres) de personas educadas desde su más tierna infancia para ser sometidas a la voluntad del hombre que les asignen sus familias.

El pasado fin de semana, un periódico de Navarra publicaba una entrevista con una persona para quien, si fuese un ciudadano español, sin ninguna duda pediríamos su procesamiento por maltrato psicológico y apología contra la mujer.

Se refugiaba el personaje en que su religión marca el sometimiento de la mujer al hombre ¡Indignante! Una religión, mejor, ninguna religión puede soslayar la obligación de todos los ciudadanos de cumplir con nuestra Ley, de cumplir con la Constitución. En ella queda claro que la mujer disfruta de los mismos derechos que el hombre.

Por eso me indigna más el que se quiera mirar para otro lado en este tipo de comportamientos y particularmente el que se quiera justificar en ámbitos de supuesta libertad.
Desde luego hay toda una cultura del maltrato a la mujer y de discriminación detrás del comportamiento y de la prédica de algunas religiones.

No hace tanto tiempo que aquí, entre nosotros, se ocultaban maltratadores detrás de un todopoderoso matrimonio indisoluble respecto al que la iglesia, a pesar de ser consciente del maltrato, predicaba a la mujer resignación y sacrificio…

Pero aquí eso se acabó, se terminó con la impunidad. La ley protege a la mujer y quienes vengan a vivir y a trabajar entre nosotros deberán cumplir primero con las leyes civiles y ordinarias y después, en su ámbito privado y respetando las leyes, lo demás.

En ningún lugar de España se deben ni pueden consentir, conforme a lo que dice nuestra Constitución, ultrajes a la dignidad de la mujer. Y tampoco deberían tener cabida entre nosotros las seudo justificaciones fundamentalistas que hieren la inteligencia.

Martín Landa - Sindicalista

La "libertad" de vivir bajo un burka
Comentarios