lunes 29/11/21

La ley del embudo

NUEVATRIBUNA.ES - 21.5.2010La necesidad de hacer frente a la recesión económica mediante medidas de urgencia ha hecho aflorar las opiniones más demagógicas. Ahí va una muestra.
NUEVATRIBUNA.ES - 21.5.2010

La necesidad de hacer frente a la recesión económica mediante medidas de urgencia ha hecho aflorar las opiniones más demagógicas. Ahí va una muestra.

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, don Antonio Beteta, ha mostrado su acuerdo con la decisión del Gobierno de rebajar un 5% el salario de los funcionarios, con la siguiente frase: “No puede permitirse que haya un colectivo privilegiado que tenga un salario público garantizado de por vida y estabilidad en el empleo”.

Tras el discurso aparentemente igualitario de suprimir los privilegios, Beteta se suma al discurso populista y facilón que acusa a los funcionarios de tener salarios altos y un rendimiento laboral muy bajo, pero expresa, por un lado, la tendencia de la derecha a rebajar los sueldos de los asalariados, trabajen en el sector público o en el privado, y a reducir la importancia de lo público, adelgazando el Estado, que están inscritas en el ADN del Partido Popular.

Pero su partido, a pesar de su nombre -popular- y de su discurso -populista- está lleno de privilegiados y protege a numerosos colectivos de privilegiados, entre ellos los que hacen buenos negocios al amparo de las administraciones locales y autonómicas donde gobierna. Pero es que, además, la trayectoria laboral del consejero Beteta es la de un privilegiado.

En 1983, con 28 años, llegó la Asamblea de Madrid como diputado; no como un funcionario que aprueba una oposición, sino por haber sido colocado, por la dirección de su partido, en un lugar adecuado en la lista de candidatos. Fortuna que repitió en las elecciones de 1987, 1991 y 1995 y 1999. En 1995, con la llegada de Gallardón a la Comunidad de Madrid, fue designado consejero de Hacienda, puesto en el que permaneció hasta que fue nombrado por Aznar Secretario General de Política Fiscal, Territorial y Comunitaria del Ministerio de Hacienda. En 2003 volvió a ser incluido en las listas del PP para la Asamblea de Madrid y, en el verano de 2003, fue portavoz de la comisión de investigación del “tamayazo”, caso de corrupción en que se supo quienes eran los corruptos pero no los corruptores, y que dio finalmente el triunfo a Esperanza Aguirre en la repetición de las elecciones, en octubre de ese año. En 2007, Beteta fue nombrado portavoz del PP en la Asamblea y en 2008, consejero de Economía y Hacienda.

Si suponemos, lo cual no es difícil, que va a conservar el escaño hasta que acabe la legislatura en 2011, observaremos que lleva 28 años ejerciendo diversos cargos en administraciones del Estado, como si fuera un funcionario, pero sin serlo y mucho mejor remunerado. Con lo cual, si echamos cuentas, veremos la mitad de su vida natural ha transcurrido en la administración y, desde luego, toda, o casi toda, su vida laboral ha dependido salarialmente del erario público.

El caso de Beteta no es una excepción, sino que pertenece a ese partido de ultraliberales que recomiendan a los demás enfrentarse a la vida sin red y asumiendo riesgos, mientras ellos conservan el privilegio de estar a resguardo y bien remunerados por el Estado que critican en su discursos.

Fray Anselmo de Laramie

La ley del embudo
Comentarios