<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 01.12.2022

La estrategia de la tensión

rajoy-puigdemont

A Rajoy y Puigdemont les conviene la estrategia de la tensión. O lo que es lo mismo: esto ya no va de política, sino (con perdón) ¡por mis santos cojones!

Comparto lo que, a vuela pluma y con carácter de urgencia, decía ayer Isidor Boix en su blog. Su propuesta tiene un defecto: es racional y llama a buscar una solución, salir de la estrategia de la tensión. Es inteligente y útil. Los romanos y los cartagineses quieren seguir en su reyerta hasta que no quede un alma en el campo de batalla. Eso es lo que se desprende de las declaraciones de ayer por la noche de Rajoy y Puigdemont. El huno y el hotro: «Más madera». Lo que provoca esta hipótesis: a los dos le conviene la estrategia de la tensión. O lo que es lo mismo: esto ya no va de política, sino (con perdón) ¡por mis santos cojones!

La declaración de la huelga general fue declarada por la CUP en el mitin de clausura del independentismo, en el mismo acto donde se pronunció aquello de «Roma no paga traidores». Un completo sin sentido. Lo que es peor que afirmar que es un error. Un sin sentido porque esa épica no se orienta a solucionar un problema sino a envenenarlo todavía más. A darle mayor carga eléctrica. Que esa huelga proclamada no va exactamente contra la injustificada, torpe e inútil actuación de las fuerzas policiales lo demuestra el hecho de que fue convocada, como se ha dicho, dos días antes del 1 de Octubre. De donde se puede inferir lógicamente que su convocatoria estaba pensada para impedir que Puigdemont y sus heraldos se vieran forzados a mantenella y no enmendalla.

Menos mal que nos queda la Confederación Sindical de Comisiones Obreras y su resolución de ayer por la tarde, que sensatamente exige: «Instamos a encauzar la situación a escenarios de diálogo entre partidos y Gobiernos, negociación, deliberación y democracia son la vía. Habiéndose cumplido los peores augurios volvemos a reiterar el llamamiento a quienes tienen las máximas responsabilidades en ambos lados del conflicto a que desistan de adoptar nuevas medidas que puedan agudizar la confrontación. Hacemos un nuevo llamamiento a sustituir la estrategia de la tensión y el enfrentamiento por la del diálogo y la negociación.» (1). En resumidas cuentas: diálogo y negociación. Lo que equivale a una desautorización implícita tanto de la convocatoria de una huelga general como de la declaración unilateral de independencia. Así de claro. 

Digamos las cosas con claridad: sólo la Unión Europea puede forzar una negociación entre Rajoy y el govern de Catalunya. Sabemos de muy buena tinta que Alain Minc estaba trabajando en una posición conjunta de los gobiernos alemán y francés. El hombre de Pontevedra respondió que nanay. Y como aquellos atolondrados de moqueta parece que, metafóricamente, respondió con el castizo dicho de dejadme solo. Muy mala señal.

El problema está en que cuanto más tarde la Unión Europea en forzar esa situación, la salida será más complicada.


Publicado en el blog 'Metiendo Bulla'

La estrategia de la tensión