#TEMP
lunes. 08.08.2022

La escuela Bustamante

NUEVATRIBUNA.ES - 31.8.2009Algo ha cambiado en el PP. Donde antes había opacidad ahora todo es transparencia. Donde antes no se admitían preguntas ahora sobran las respuestas. Gracias a este vuelco estratégico hemos sabido, por ejemplo, que Michavila ha renunciado a su escaño.
NUEVATRIBUNA.ES - 31.8.2009

Algo ha cambiado en el PP. Donde antes había opacidad ahora todo es transparencia. Donde antes no se admitían preguntas ahora sobran las respuestas. Gracias a este vuelco estratégico hemos sabido, por ejemplo, que Michavila ha renunciado a su escaño. Y, lo que es mucho más importante, hemos conocido que, por lo tanto, era diputado y hasta le pagaban ¿Lo ven como si era él? O sabemos que Mariano sigue sin aportar las pruebas de las escuchas telefónicas pero, a cambio, nos convence en un vídeo grabado con un Cinexin de lo macanudas que son las playas de su tierra aunque nadie se lo haya requerido. Así, si no llega a presidente por lo menos podrá montar un chiringuito con conocimiento de causa o hacer de extra en ‘Tiburonciño VI’.

Tanto ZP como el jefe de la oposición deberían ser más cuidadosos. Después de ver al primero promocionar Lanzarote y al segundo hacer lo propio en Galicia con los náuticos y el polo olímpico cunde el desánimo social. Si quienes nos tienen que sacar de la crisis ya no ven más salida que reciclarse en guías turísticos es que esto del paro es mucho peor de lo que se pensaba. Por no servir, ni siquiera les ha servido a ninguno para marcar tendencia ya que el mismísimo Bustamante, años atrás, nos invitó a conocer Cantabria en una campaña que obtuvo unos resultados óptimos para el turismo asturiano.

De todos modos no está de más saber que hasta las más altas cuestiones de estado pueden sopesarse en bermudas. Por lo visto, ocurrencias como estas son las que hacen a un político más cercano ¿Y quién les ha dicho que queramos tenerlos a menos de un par de kilómetros? Es mucho suponer. Tanto como que para salir de la crisis haya que subir impuestos. Mientras el debate sobre si esto es de derechas o de izquierdas entretiene más que reventar burbujitas de plástico alguien debería plantearse si es o no necesario.

Como parece que sí lo es, habría que decidir, sin necesidad de que a nadie el castañeteen los dientes en el Consejo de Ministros, a quien se le suben. Algo sin duda muy complejo para un gobierno socialista que, magnánimo como soy, ayudaré a solventar. Se me ocurre pues bajar las pensiones a los jubiletas, recortar el subsidio de desempleo y aumentar la presión fiscal a los tramos más bajos del IRPF. No hay de qué. Otras opciones como incrementar las cargas impositivas a las rentas del capital o hacer lo propio con los tramos más elevados del impuesto sobre la renta se antojan descabelladas. Sólo falta que Espe se matricule en una escuela pública para sacarse el Graduado Escolar.

Cómo será el despropósito que el ministro Blanco tuvo que someterse en Moncloa a un pasillo de collejas por dejar caer esa aberración fiscal. Eso le pasa por dedicarse a hablar de política en vez de grabar cuñas de radio en las que, por ejemplo, exalte las bondades del vino de su pueblo ¿Es que este hombre es ajeno a las modas? Blanco insinuó que los contribuyentes que más ganan bien podrían arrimar el hombro para que los que menos tienen no dejen de tenerlo. Para que quiso más. Eso le pasa por no escuchar al bueno de Almunia. Al parecer no se puede hacer ideología con los impuestos. Cómo son en Europa. Y yo que pensaba que justo el reparto de impuestos es la propia caligrafía de la ideología. Menos mal que no me metí a ministro. Claro que tampoco tengo ningún vídeo en la playa.

Germán Temprano es escritor y periodista

JAULA DE GRILLOS

La escuela Bustamante
Comentarios