<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 03.02.2023

La desgracia de Jesús Neira

NUEVATRIBUNA.ES - 1.10.2009 PARA DIARIO DEL AIRE El profesor Jesús Neira se ganó en su día merecidos elogios y reconocimiento por su actitud y defensa de una mujer maltratada. De resultas de su acción, Neira sufrió por parte del agresor un golpe que a punto estuvo de acabar con su vida.
NUEVATRIBUNA.ES - 1.10.2009

PARA DIARIO DEL AIRE


El profesor Jesús Neira se ganó en su día merecidos elogios y reconocimiento por su actitud y defensa de una mujer maltratada. De resultas de su acción, Neira sufrió por parte del agresor un golpe que a punto estuvo de acabar con su vida. Durante meses, la opinión pública no dejó de seguir con interés la lenta evolución del profesor a la espera de que su recuperación física fuera un hecho. Así ocurrió, por suerte, y todos cuantos en su día valoramos y agradecimos a Jesús Neira su acción nos sentimos muy reconfortados cuando asistimos a su primera entrevista ante un medio de comunicación (Antena 3) y pudimos apreciar que Neira estaba bien, apto para presidir el Consejo Asesor del Observatorio Regional de Violencia de Género, organismo dependiente del gobierno de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, y al margen de los provechosos servicios que pueda prestar Jesús Neira en su nuevo cargo, es sumamente deplorable que desde que comparece en los medios de información o en determinados actos públicos su rasgo distintivo más definitorio sea una aversión indefectible y obsesiva hacia el Presidente del Gobierno. Recientemente, el profesor hizo unos comentarios sumamente zafios en referencia a las hijas de Rodríguez Zapatero que denotan más simpleza que mala baba. ¿Qué ocurre? ¿Que pesan 100 kilos?, se preguntó el profesor en el programa de Sánchez Dragó (Telemadrid) tratando de indagar en la verdadera razón por la que el Presidente del Gobierno está en su derecho de preservar la imagen de sus hijas en la fotografía con el matrimonio Obama. Neira no preserva la suya. Desde que su figura tiene una entidad mediática, cuya dimensión tan positiva podría ser para atajar el gravísimo problema de la violencia de género, el profesor suele desmarcarse del dignísimo papel que le correspondería jugar en esa materia para centrarse en descalificar al Jefe del Gobierno con chascarrillos y ocurrencias tan parvularias como la del chiste contado con ocasión de la lectura de su pregón en la localidad madrileña de Majadahonda.

Desconozco las razones de un profesor universitario para insistir en un rol tan tosco y ajeno a la formación que se le presupone, pero lo que de verdad me preocupa es que una acción tan noble como la suya en defensa de una mujer maltratada, pueda quedar diluida bajo tanta zafiedad obsesiva como la que le afecta al referirse al Presidente del Gobierno. Sería una desgracia que así fuera, para él y para el cometido que debería corresponderle como presidente del aludido organismo de tan prolija denominación.

Félix Población es escritor y periodista.

La desgracia de Jesús Neira
Comentarios