#TEMP
viernes 20/5/22

La desamortización de Caja Madrid

18.1.2009La reforma de la Ley de Cajas de Ahorros de la Comunidad de Madrid es un compendio perfecto de lo que no se debe hacer en materia de regulación de estas entidades financieras.
18.1.2009

La reforma de la Ley de Cajas de Ahorros de la Comunidad de Madrid es un compendio perfecto de lo que no se debe hacer en materia de regulación de estas entidades financieras.

El objetivo principal de la nueva ley es otorgar al Gobierno de Regional el control sobre Caja Madrid, al aumentar el número de consejeros que nombra el Ejecutivo Autonómico en la Caja a través de la Asamblea de Madrid y de las Entidades Representativas, en detrimento de impositores y ayuntamientos.

Así, se aumenta la representación pública superando el 50% - 25% Ayuntamientos, 16,5% Asamblea de Madrid y 13,3% Entidades Representativas públicas (Cámara de Comercio y universidades) o predesignadas por la Comunidad -. Todo lo cual contradice directrices europeas y la actual Lorca. Además, la nueva ley pretende operar retroactivamente sobre los procesos de renovación ya iniciados.

Todo ello responde a un concepto patrimonial del poder, autoritario e intervencionista y que “bordea” la prevaricación en los medios de los que se vale:
  • Cuando el Consejo de la Caja aprueba el comienzo del proceso electoral para la renovación de la Asamblea General, la Consejería anuncia una reforma legal para adaptar la normativa a leyes de tres años antes. Cambios que en su día no fueron considerados necesarios ni por la Caja ni por la Comunidad, por estar ya recogidos en los Estatutos de la entidad. De hecho, la anterior renovación parcial se realizó sin que se hubieran planteados cambios, ahora tan urgentes para el Gobierno Autonómico.
  • Se utiliza la llamada Ley de Acompañamiento reservada para problemas inmediatos y cuya urgencia así lo aconseje. No es este el caso.
  • El Gobierno Regional propone un proyecto inicial con unas modificaciones que no suponen sino cambios técnicos menores. Asegura, además, que esas serán las únicas modificaciones normativas.
  • El último día (y a última hora), el Grupo Popular, presenta enmiendas que modifican completamente la Ley vigente.

Hasta ahora, las leyes de cajas de la Comunidad de Madrid se habían elaborado con la mayor participación y apoyo social y político posibles; la última reforma de 2003 se promulgó ya bajo un Gobierno del PP.

CCOO siempre ha defendido, en lo que respecta a las cajas de ahorros, la estabilidad institucional y la defensa de su naturaleza jurídica, y ello por encima incluso de los administradores que en cada periodo desempeñen su responsabilidad.

El Gobierno Regional ha olvidado que su papel legal es de supervisión y tutela, convirtiendo Caja Madrid en un campo de batalla donde dilucidar diferencias políticas ajenas a una entidad financiera, entorpeciendo la buena marcha de la misma. El Gobierno de Esperanza Aguirre pretende convertir una institución privada, autónoma, independiente y perteneciente al conjunto de la sociedad en un instrumento financiero bajo su exclusivo control.

No nos cansaremos de defender la independencia y la autonomía de los órganos de gobierno de las cajas. Esto, en Caja Madrid concretamente, ha dado unos resultados espectaculares en los últimos años y ha permitido el desarrollo y crecimiento de la Caja. Las cajas, todas, requieren una gestión profesional que no debe ser obstaculizada por injerencias y disputas político-partidarias.

El intervencionismo de la Comunidad vulnera los principios de estabilidad, independencia y autonomía, e introduce a Caja Madrid en un vaivén irresponsable.

Inestabilidad equivale a desconfianza, justo lo que no se pueden permitir las entidades de crédito y menos en estos momentos. Caja Madrid, sus clientes y sus trabajadores no se merecen este trato.

Pero esta Ley, su gestación y la polémica que la acompaña, perjudica a Caja Madrid; arroja sombras sobre el sistema financiero español; pero sobre todo amenaza al modelo de cajas de ahorros. Estamos pues ante un episodio no sólo de control público de una caja de ahorros, sino también el primer paso para provocar la desamortización de un bien social. Privatización impropia de la Cajas defendida por el Consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, en el día de hoy, con la “inestimable” colaboración del secretario general del PSM. Se ha corrido el velo de esta iniciativa legislativa. CCOO haremos todo lo posible evitarlo y contaremos, sin duda, con más apoyos que los propios de este sindicato.

José M Martínez López
Secretario General de COMFIA-CCOO

La desamortización de Caja Madrid
Comentarios