martes. 21.05.2024

La derecha avanza: no podemos parar

NUEVATRIBUNA.ES - 8.6.2009PARA FUNDACIÓN SISTEMALa primera lectura del resultado electoral debe ser europea. La derecha avanza en Europa.
NUEVATRIBUNA.ES - 8.6.2009

PARA FUNDACIÓN SISTEMA

La primera lectura del resultado electoral debe ser europea. La derecha avanza en Europa. Sus ideas y sus programas han ocasionado la mayor crisis desde la Gran Depresión, pero las dificultades para denunciarlo, y el escaso éxito de la izquierda europea para formular una alternativa coherente y movilizadora, han posibilitado un nuevo triunfo conservador en las urnas. Pero esta realidad no invalida el análisis de que la crisis se vencerá antes y mejor con las recetas socialdemócratas. En consecuencia, ni podemos ni debemos parar.

Las elecciones han sido europeas, pero sabíamos que tendrían su lectura nacional. El PP ha aprovechado la oportunidad de la crisis y ha ganado sus primeros comicios en España desde el año 2000. Ahora bien, esos cuatro puntos escasos de ventaja no han respondido a sus expectativas de infligir un grave correctivo al PSOE. Los gritos de “Zapatero dimisión” a las puertas de Génova expresan la frustración de la derecha que esperaba herir de muerte al Gobierno socialista.

El PSOE ha perdido sus primeras elecciones nacionales en la última década, aún habiendo obtenido el mejor resultado socialista de Europa y aún habiendo quebrado los peores augurios de descalabro electoral. El equilibrio ajustado que PSOE y PP vienen manteniendo en los últimos enfrentamientos electorales se ha volcado en esta ocasión hacia la derecha, si bien de manera leve. El claro carácter coyuntural de estas elecciones, muy marcadas por la crisis y el paro, permiten pensar en la reversibilidad a corto plazo de su resultado.

¿Qué lecturas se extraerán en el escenario político español? El PSOE y el Gobierno han de tomar nota, pero no deben rectificar el fondo de su apuesta por una salida de la crisis basada en la inversión pública, la modernización del modelo productivo y la protección social. Los resultados de esta política ya están siendo positivos y serán evidentes para la mayoría del electorado en poco tiempo.

El PP, por su parte, haría mal en regodearse por el triunfo ajustado aplazando su renovación imprescindible. Rajoy reivindicó inmediatamente la estrategia del Congreso de Valencia como una línea ganadora, y subrayó este resultado como “el mejor resultado de la historia del PP en unas europeas”. Si los sectores más duros de la derecha interpretan el resultado en clave inmovilista y siguen con el discurso del “cuanto peor mejor”, se intensificará la crispación, perderán ellos y perderemos todos.

Se equivocará también el PP si adopta el triunfo en las urnas como una especie de “absolución” popular por sus muchos pecados de corrupción. Independientemente de los votos obtenidos, los casos de corrupción tendrán que contrastarse en los juzgados y sus culpables habrán de asumir las responsabilidades correspondientes. Lo exigen el Estado de Derecho y la decencia de la vida pública.

Malas noticias han sido también la alta abstención, consecuencia de la lejanía con la que aún se analiza en España la política europea y, probablemente, consecuencia también de una campaña con poca argumentación y demasiada agresividad. No debemos perder de vista tampoco el ascenso de algunos grupos de ultraderecha en países con gran tradición democrática. Se trata de una señal de alarma que responde a las consecuencias desigualitarias de la crisis y a la deficiente gestión del reto migratorio. Atendamos las causas, además de lamentar sus consecuencias.

En fin, quedémonos con algo positivo: Rajoy sigue ahí…

Rafael Simancas es diputado del PSOE en el Congreso.

La derecha avanza: no podemos parar
Comentarios