lunes 18/10/21

Inmovilismo peligroso

Tras la presentación del Plan de Mejoras para la sanidad madrileña por parte del Presidente de la Comunidad de Madrid que supone la privatización casi total de la sanidad pública regional , el enorme malestar social que ya existía tanto por la política sanitaria del Gobierno Regional como por el decretazo sanitario del Gobierno Rajoy, se ha convertido en un autentico estallido social que ha llenado las calles de Madrid y que ha hecho posible se haya

Tras la presentación del Plan de Mejoras para la sanidad madrileña por parte del Presidente de la Comunidad de Madrid que supone la privatización casi total de la sanidad pública regional , el enorme malestar social que ya existía tanto por la política sanitaria del Gobierno Regional como por el decretazo sanitario del Gobierno Rajoy, se ha convertido en un autentico estallido social que ha llenado las calles de Madrid y que ha hecho posible se haya producido la unión, en el rechazo al Plan, de todos los sectores implicados en la sanidad madrileña:

• Por un lado los coiudadanos, que al ver como el Gobierno Regional trata de cambiar el modelo sanitario público surgido del consenso constitucional y sustituirlo por otro antagónico donde el sector privado se hará cargo de toda la prestación asistencial, han expresado su firme decisión de oponerse a esa tropelía haciendo que la “marea blanca” haya inundado las calles de Madrid .

• Por otro lado los médicos, que han entendido no podían tolerar más las continuas agresiones que desde hace tiempo se venían haciendo al sistema sanitario público y también a sus condiciones de trabajo desde el Gobierno Regional; ello les ha llevado a convocar una huelga que está teniendo un alto seguimiento y que está contando con la complicidad de una inmensa mayoría de la ciudadanía que comparte sus inquietudes.

• Asimismo el conjunto de trabajadores del sector sanitario, convocados por las distintas organizaciones sindicales, han secundado los días de huelga y se han movilizado para defender unos centros sanitarios públicos en los que han trabajado desde hace años dando una atención de mucha calidad a los madrileños.

Ante todo ello ¿Cómo ha reaccionado el Gobierno Regional? Su reacción ha sido de un inmovilismo ciertamente peligroso, ha despreciado a los ciudadanos que masivamente le han expresado su rechazo total al Plan tanto en la calle como con un millón de firmas, ha minusvalorado el seguimiento muy alto de la huelga y ha tratado una vez más de desprestigiar a profesionales y ciudadanos diciendo que las batas blancas de las manifestaciones eran de los liberados sindicales;incluso en la Asamblea de Madrid un diputado del Partido Popular llegó a comparar a las miles de personas que se manifestaban frente al parlamento regional con los golpistas del 23-F. ¡Cabe mayor desvergüenza!.

El único movimiento que el Gobierno Regional ha hecho ha sido la oferta de una reunión que el Consejero de Sanidad ha efectuado a los jefes de servicios clínicos para ver que medidas podrían tomarse para conseguir ahorros. Ese movimiento es insuficiente, impropio de un político responsable y en mi opinión trata de generar confusión y división; los jefes de servicio ya han expresado en una carta abierta dirigida a los madrileños que exigen la retirada de la totalidad del Plan y por tanto si éste no se retira no hay nada que negociar, asimismo el conjunto de médicos en huelga ha exigido también la retirada del citado plan, asimismo el Consejero en una muestra más de su ineptitud o prepotencia(ambas incompatibles con el cargo) trata de ignorar que las medidas que el plan contempla no afectan sólo a los servicios médicos sino también al resto de trabajadores del sector y al conjunto de la ciudadanía y que en democracia ello obliga a dialogar y negociar con sus representantes legítimos. El Gobierno regional está obligado a entablar negociaciones con la oposición política, las distintas organizaciones sindicales y las asociaciones profesionales, eso es lo que exige la democracia.

Para concluir se hace imprescindible que el Presidente Regional, que fue quién anunció el Plan de medidas, asuma su papel, analice si puede mantener en su cargo a un Consejero de Sanidad que ha mostrado a lo largo del conflicto un alto nivel de ineptitud, analice asimismo si puede seguir siendo Director General de Hospitales una persona que ha sido uno de los máximos responsables del conflicto y que desde su cargo público es el verdadero intermediario de las empresas privadas. El Presidente debe actuar con responsabilidad, debe retirar su plan ante el rechazo unánime que ha suscitado y debe iniciar una ronda de negociaciones, tanto en el ámbito político como de los profesionales para consensuar medidas que hagan posible conseguir una gestión más eficiente de nuestros centros asistenciales y así caminar en ir atenuando la gran alarma social creada.

Inmovilismo peligroso