#TEMP
viernes. 12.08.2022

Hechos y no palabras: a propósito de la regeneración democrática

La ya abundosa retórica de la «regeneración democrática» de la política en general o de tal o cual sujeto político o social es pura filfa si no va acompañada de hechos...

La ya abundosa retórica de la «regeneración democrática» de la política en general o de tal o cual sujeto político o social es pura filfa si no va acompañada de hechos, por prácticas regeneradoras. Instalarse en la frase o en otras parecidas -«otra forma de hacer política»-, por ejemplo corren el peligro de devaluarse. Es decir, de convertirse en un latiguillo o muleta que amenaza con formar parte de un almacén de tópicos. Así pues, parece conveniente que recurramos al mensaje de los antiguos romanos: facta non verba, esto es, hechos y no palabras.

Me imagino el estupor que en los estados mayores de la diversa zoología hispana ha causado la noticia extremeña: la ronda de negociaciones –o como quieran llamarlo sus protagonistas- para formar gobierno autonómico, el socialista Fernández Vera y los representantes regionales de Podemos fue grabada en video y dada a conocer una vez finalizado el encuentro.

Unas primeras reflexiones de urgencia me llevan a plantear lo siguiente: a) se ha abierto un precedente de gran envergadura; b) una propuesta incómoda para la política al uso se ha hecho realidad; c) un partido tradicional, el PSOE extremeño, no tiene empacho en admitir que un planteamiento de Podemos no sólo es hipotéticamente factible sino que adquiere fisicidad concreta. O lo que es lo mismo: la retórica ha dejado de ser, en ese ámbito concreto, el extremeño, palabrería para convertirse en práctica. En concreto, es la aplicación del añojo dicho del movimiento se demuestra andando.

Posiblemente habrá voces que, puestas en entredicho, afirmarán que se trata de un toreo de salón por parte de Fernández Vara, que tiene «hambre de gobernar». Pero esto no es más que una excusa de quien recibe un cogotazo sonoro en su palabreo puesto al desnudo. El candidato socialista a la presidencia de la Junta extremeña, curándose en salud, ha remachado el clavo: «Tiempo nuevo donde el diálogo se hará en la plaza pública».

Por otra parte, estamos ante una práctica que interfiere el oficio de la política como un armario de secretos. Por cierto, caigan en la cuenta de que en todas las organizaciones políticas, viejas y nuevas, el primer dirigente es el «secretario», el secretario general concretamente. Secretario como responsable de los secretos que se almacenan en dicho armario. El término se deriva de la palabra latina secernere, "para distinguir" o "poner aparte", el significado participio pasivo "de haber sido puesto aparte", con la posible connotación de algo privado o confidencial. 

La reunión extremeña no es algo irrelevante. Cabe, pues, la hipótesis de que esta novedad acabe, más tarde o más temprano, extendiéndose. Entonces aparecerá como chistosamente arcaico la respuesta del dirigente socialista andaluz, Juan Cornejo, que, invitado a hacer lo mismo, replicó: «Yo ya estoy muy mayor para hacer esto». Tal vez este caballero ignore que un Euler octogenario todavía seguía construyendo teoremas a todo meter. Posiblemente porque el gran matemático intuía que el ataque de próstata se podía combatir con la renovación. Con la renovación hecha práctica. Y no hablemos de Giuseppe Verdi que, cerca de los noventa años, nos dejó una ópera tan monumental como el Falstaff y con más años que Cornejo compuso Aída y Otello. No consta tampoco que el Cisne de Busseto tuviera próstata.

Hechos y no palabras: a propósito de la regeneración democrática