#TEMP
miércoles. 17.08.2022

Hay que continuar las movilizaciones en la Sanidad madrileña

El conflicto de la Sanidad Pública madrileña se mantiene hace ya más de cuatro meses continuando las movilizaciones en los centros sanitarios y en la calle, con un gran esfuerzo y compromiso de los trabajadores de la Sanidad y la ciudadanía.

El conflicto de la Sanidad Pública madrileña se mantiene hace ya más de cuatro meses continuando las movilizaciones en los centros sanitarios y en la calle, con un gran esfuerzo y compromiso de los trabajadores de la Sanidad y la ciudadanía.

Aunque la Comunidad de Madrid aprobó en diciembre de 2012 los presupuestos y la Ley de Acompañamiento, el que llamaban “Plan de Sostenibilidad”, aún esta por desarrollar en la mayoría de sus efectos concretos. Hasta el presente se ha cerrado el Instituto de Cardiología, se han producido 1.200 despidos de eventuales e interinos y se ha consumado la que denominan “externalización” (es decir, la privatización) de la parte no sanitaria de Puerta de Hierro (que en realidad es un proyecto de 2009), pero se mantiene el Hospital de La Princesa como hospital general, se ha paralizado la concentración de los laboratorios, y aunque se ha producido una prolongación de los contratos de muchos eventuales estos acaban el 31 de marzo próximo. También es cierto que todavía no han aparecido los pliegos para la privatización total de los 6 centros semi-privados (PFI).

Es evidente que la crisis política del PP y del gobierno de la Comunidad de Madrid ha tenido un efecto beneficioso, ralentizando su capacidad de actuación, pero también lo es que todos los proyectos privatizadores siguen en pie y que pueden concretarse en cualquier momento, por lo que no puede darse por ganado el conflicto.

Por supuesto las movilizaciones unitarias de los trabajadores de la Sanidad y el apoyo ciudadano han hecho mella en la Consejería de Sanidad y en los gobernantes del PP que saben que no engañan a casi nadie, y que la mayoría de los trabajadores de la Sanidad y de la población sabemos que este plan privatizador no tiene como objetivo mejorar la Sanidad, sino solo desmantelar la Sanidad Pública, favorecer los intereses económicos de las empresas y de paso los de algunos privatizadores.

Por lo tanto hay que ser capaces de mantener las movilizaciones, pero debemos ser conscientes de que para continuar actuaciones que garanticen el éxito del conflicto tenemos que plantearnos:

1) El objetivo clave e irrenunciable de las movilizaciones, es el rechazo al “Plan de Sostenibilidad” y a la privatización de la Sanidad Pública. No se puede aceptar ninguna componenda al respecto, aunque es obvio que desde la Consejería se intentara conseguir apoyos para medidas que avancen en este sentido

2) La movilización para que tenga éxito debe ser sostenible en el tiempo, hay que garantizar su persistencia con un apoyo suficiente, al menos hasta el verano, probablemente durante todo este año, siendo conscientes de que en la medida en que se acerquen las próximas elecciones, la capacidad de presión de las movilizaciones se vera incrementada, y por lo tanto el riesgo de que se produzcan medidas mas agresivas, ira disminuyendo progresivamente.

3) La unidad de acción es la clave. Las respuestas unitarias han sido fundamentales y deben de mantenerse, más allá de la diversidad de organizaciones y de opiniones, que por supuesto deben de respetarse. Es bien conocido que hay muchos agentes presentes en el conflicto que buscan protagonismo y eso puede producir roces. Es una tarea fundamental para todos el evitarlos y/o minimizarlos, pues el principal favor que puede hacérsele a una Consejería debilitada política e ideológicamente, es fracturar las movilizaciones.

Solo si continuamos las movilizaciones, masivas, conjuntas y sostenibles, de trabajadores de la Sanidad y de la ciudadanía, lograremos paralizar las privatizaciones. No nos debería caber ninguna duda de que podemos lograrlo.

Hay que continuar las movilizaciones en la Sanidad madrileña