viernes 28/1/22

Lo ha dicho la CUP: no salen los números

cup
El candidato de la CUP y miembro de la organización Endavant, Carles Riera

Después de la deformación de la realidad en la mente de no sé cuántos viene eso de 'no hay mayoría para la república catalana'

“Año nuevo, vida nueva” se dice por estas fechas con o sin propósito de enmienda. Y a ello parece apuntarse un sector de la CUP, el llamado Endavant. Que ha publicado una declaración donde lo más vistoso es: «no hay mayoría para la república catalana». Echando las cuentas de la vieja no les salen los números. Seguramente habrá respuestas enconadas porque Endavant ha nombrado la bicha. Vendrá de quienes predican que ya están mentalmente en la república catalana. Y les acusarán de derrotismo o pesimismo histórico. Del sector aguerrido Año nuevo, vida vieja.

Después de años de zahúrda política, de idealización de la Física y exaltación de la Metafísica, Endavant descubre que todavía no hay condiciones. Después de la deformación de la realidad en la mente de no sé cuántos viene eso de «no hay mayoría para la república catalana». Joaquim de Fiore Bakunin, leídos en diagonal y saboreados con gaseosa La Casera, aparecen rectificados por Endavant en su reciente declaración. Por lo que se ve han caído en desgracia esos profetas desarmados. Una miaja de lucidez, todavía insuficiente, tras la devastación del incendio. De un incendio del que ellos fueron pirómanos activos y socios necesarios aportando yesca y pedernal.

Ahora bien, la declaración de Endavant es cojitranca. No hay verificación de por qué se tiraron al ruedo y de las consecuencias de su acción política; ni tampoco hay mención alguna sobre qué circunstancias les lleva a contabilizar que ahora no salen las cuentas.   

Mientras tanto, el hombre de Bruselas sigue impávido con sus chicoleos. De él se podría decir lo que el Loco, el bufón del Rey Lear, dejó sentado: «Si tuviera los sesos en los talones estarían en peligro los sabañones». Grande Shakesperare. Una pena que Giuseppe Verdi, el Cisne de Busseto, no le pusiera música.

Lo ha dicho la CUP: no salen los números