#TEMP
miércoles. 10.08.2022

Federalismo republicano

Una vez más, el foco de la opinión pública se ha colocado en la cuestión nacional o en las cuestiones nacionales. Algunos esperaban que la Crisis dejara de lado el debate territorial, dado que la prioridad social es el empleo. Sin embargo, la crisis ha servido para alentar esos sentimientos nacionales. No olvidemos que históricamente, para muchos gobernantes, hinchar la patria ha sido más fácil que llenar la barriga de sus ciudadanos.

Una vez más, el foco de la opinión pública se ha colocado en la cuestión nacional o en las cuestiones nacionales. Algunos esperaban que la Crisis dejara de lado el debate territorial, dado que la prioridad social es el empleo. Sin embargo, la crisis ha servido para alentar esos sentimientos nacionales. No olvidemos que históricamente, para muchos gobernantes, hinchar la patria ha sido más fácil que llenar la barriga de sus ciudadanos. Y eso ha sido así porque la identidad, el sentimiento de pertenencia, es un agregado social con el que hay que contar. La emancipación no sólo es económica sino también cultural.

Históricamente, para muchos gobernantes, hinchar la patria ha sido más fácil que llenar la barriga de sus ciudadanos.

En estos debates, el pensamiento de izquierda siempre se encuentra incómodo; y, muchas veces, pinzado entre diferentes sentimientos de identidad. Da la impresión que la cuestión de cómo se organiza la ciudadanía no fuera con nosotros. Por mi parte, considero que, ante estos debates, hay que volver a las esencias: republicanismo, federalismo, laicismo. Desde una concepción republicana, el federalismo se convierte en el mejor modo de estructura política. Si el republicanismo apuesta por la virtud cívica de las personas en el compromiso social, el federalismo se configura como un pacto de convivencia en base a la libre voluntad.

Históricamente, el federalismo del latín foedus (pacto) tuvo su relación con los fueros, pactos de nobles con el rey absoluto. Más adelante, se ve el federalismo como pacto del individuo con el poder. Pacto entre diferentes para agregarse común y políticamente.

La unidad federal se ampara en los derechos ciudadanos. Cabe reivindicar el concepto de patriotismo de los derechos frente al patriotismo de las identidades. La patria está en los derechos, no en un territorio determinado elevado a solar sagrado. El nacionalismo crea una entidad superior al individuo, el federalismo vincula individuos de diferentes colectividades. La cultura nacionalista defiende el nosotros, el federalismo es imposible sin el otro.

Otro de los conceptos claves es el laicismo como pensamiento político que persigue la no imposición por parte de las instituciones de normas y valores morales particulares al conjunto de la población. El Estado (central, autonómico, local) debe ser aconfesional no sólo en religión, sino también en sentimientos nacionales.

Un federalismo plural que debe acoger la diversidad de identidades nacionales que pueden existir en un mismo territorio. Plurinacional no únicamente en el sentido de que suponga unir varias naciones preexistentes con límites perfectamente definidos, sino porque permite la convivencia en el mismo territorio y en la misma comunidad de personas que tienen concepciones distintas sobre la nación a la que pertenecen y que mantienen distintos sentimientos de identidad. Federalismo plural para una sociedad cada vez más plural.

Desde estos principios, cabe defender la actual configuración del Estado Español y su inclusión en la Unión Europea como un espacio compartido y como patrimonio beneficioso para la ciudadanía. Pero también cabe instar a cambios en la actual estructura del Estado avanzado hacia un modelo federal. Desde el principio de autogobierno en lo que nos es propio y gobierno compartido en lo que nos es común. Avanzar en espacios de decisión compartida tales como la modificación profunda de la composición y funciones del Senado, que debe elegirse sobre la base de las Comunidades Autónomas.

En definitiva, ciudadanos en vez de patriotas; respeto en vez de imposición; pluralidad como fermento de riqueza.

Federalismo republicano
Comentarios