#TEMP
sábado 28/5/22

Europa: “el golpe de estado financiero”

Estos últimos años, al albur de la llamada crisis financiera, estamos asistiendo a un golpe de estado financiero en todos los países de la Unión Europea, usando el miedo como arma de lucha para que estemos callados. En estos momentos hemos llegado al gobierno de la dictadura de los bancos.

Estos últimos años, al albur de la llamada crisis financiera, estamos asistiendo a un golpe de estado financiero en todos los países de la Unión Europea, usando el miedo como arma de lucha para que estemos callados. En estos momentos hemos llegado al gobierno de la dictadura de los bancos.

Hagamos varias preguntas y con honestidad respondámonos:

¿Quién manda en Europa? En principio debería ser la Comisión Europea, con el presidente del Consejo de la UE Van Rompuy, con el presidente del Consejo, Durao Barroso o con el presidente del Eurogrupo, Juncker, pero sus actuaciones son nulas y no tenidas en cuenta. Se les manda callar que es lo que hacen finalmente.

¿Mandan los gobiernos nacionales? Evidentemente no pintan nada. Habiendo sido elegidos “democráticamente” y siendo la voz de sus países encargados de defender nuestros intereses. Lo único que vemos es la sumisión total a lo que se les dicta. Les dicen lo que deben hacer y estos cual dóciles corderitos, la han aplicado en contra de los intereses de los ciudadanos.

Nos explicará Zapatero que paso en la reunión del 10 de mayo del 2010, cuando cambió radicalmente toda su política. Nos explicarán Zapatero y Rajoy la carta que les mandó Jean Claude Trichet presidente del Banco Central Europeo y nuestro ínclito MAFO del Banco de España´, con las órdenes que debían cumplir a rajatabla. ¿Quién eligió a Trichet para decir lo que debe hacer España?

¿Nos podía explicar Trichet porque no se enteró de la crisis económica? Ni estaba enterado de la situación bancaria europea, que a día de hoy nos ha costado ya 1.600.000 millones de euros que supone el 13% del PIB europeo, y cuya única doctrina ha sido socializar las perdidas bancarias y privatizar los beneficios. Esto ha significado un recorte impresionante de los derechos sociales y laborales adquiridos durante años por los europeos y el saqueo de las haciendas públicas de los países.

Nos podría explicar Trichet, porque resulta difícil de entender, ¿por qué el BCE que usted presidía presta dinero a los bancos privados al 1%, mientras que se niega dar dinero a los Estados del que depende? Puede explicarnos el negocio descarado que supone prestar a los bancos privados al 1% para que después estos compren deuda pública a los Estados al 7%, provocando el derrumbe de estos Estados ¿Cabe mayor aberración económica y mayor atentado público? ¿No es esto terrorismo financiero?

Podrían explicarnos el golpe de Estado en Grecia, donde es presidente, un tecnócrata banquero, que no se ha presentado a ninguna elección y que tiene como único aval el haber pertenecido al Banco Central Europeo.

Lo mismo sucede en Italia con Mario Monti. Personaje que ha trabajado en el banco Goldman Sachs, miembro durante años de la Comisión Europea y miembro destacado de la Trilateral y de los grupos Bildelberg. Ha sido elegido presidente de Gobierno sin pasar por las urnas y por ser bien visto por los poderosos, es uno de ellos. Haciendo un inciso me alegro de la desaparición de Berlusconi.

El actual y reciente presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que ha sustituido a Trichet, destaca por haber trabajado en el banco Goldman Sachs. Como responsable de dicho banco en Europa, tuvo que ver con la ocultación del déficit griego durante años.

El propio presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, llegó a este puesto desde el banco Goldman Sachs (banco dominado por el mundo judío).

El exvicepresidente socialista y excomisario europeo hasta hace dos años, Pedro Solbes, se sienta en el consejo de administración del banco británico Barclays, o su secretario de Estado de Hacienda, el aragonés Carlos Ocaña, dirige Funcas, la fundación de las Cajas de Ahorro.

Recordemos, que nos hablaron de refundar el capitalismo, de regularizar el sistema financiero causante de la crisis actual. Sin embargo, tres años después, ni se ha refundado el capitalismo, ni se ha regularizado el sistema financiero, que es el que mueve el llamado mercado, siendo el que realmente están mandando, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea.

Han llegado a la desfachatez como estamos viendo de poner directamente a sus gentes al frente de países como Grecia e Italia. A otros como Zapatero le han dictado lo que debe hacer y lo mismo han hecho con Rajoy y estos cual sumisos lo llevan con nota de sobresaliente. Las personas no les importamos, solo sus beneficios.

Muchos piensan que el dúo Merkozy manda en Europa. La realidad es que pintan poco los dos, sólo son actores que realizan lo que se les manda desde Goldman Sachs y las agencias de calificación con Moddys a la cabeza.

Actualmente ya podemos hablar de dictadura de los mercados, donde la sumisión de los partidos políticos y en especial los españoles PP-PSOE son escandalosos. Vean las actuaciones tanto del PP como de CIU, que nos hablan antes de las elecciones de que garantizarán la educación, sanidad y los derechos sociales y al día siguiente de las elecciones nos plantean unos recortes draconianos, que nos retrotraen a épocas franquistas, basadas en la caridad cristiana.

Más inri produce Dolores de Cospedal (PP) cuando dice “que sí la gente supiera los recortes que vamos a hacer se incendiaría la calle y no nos votaría”. A esto se le llama mentir y es de una obscenidad y falta de ética que raya en la locura. El gobiernos de Rajoy, el de Cospedal en Castilla la Mancha o el de Artur Mas en Cataluña, serán legales, sí, pero no legítimos y si tuvieran un mínimo de decencia, la dimisión ya estaría presentada.

España se distinguió por su lucha contra la dictadura franquista en los años sesenta y setenta, treinta y seis años después tenemos que enfrentarnos y volver a luchar contra esta nueva dictadura, la del poder financiero y de los mercados.

Europa: “el golpe de estado financiero”
Comentarios