#TEMP
lunes 16/5/22

ETA mata

No hay nada que decir. Salvo que la muerte nunca debe de ser noticia, como en este caso. Como en tantos casos. Y nunca debe ser utilizada la muerte como argumento político. ETA puede estar orgullosa de su hazaña. ETA ha conseguido lo que quería. ETA ha conseguido ser primera página en todos los periódicos. ETA ha conseguido ser noticia.Y, una vez conseguido eso, ¿qué? ETA hace tiempo que ha dejad de ser referente de cualquier cosa.
No hay nada que decir. Salvo que la muerte nunca debe de ser noticia, como en este caso. Como en tantos casos. Y nunca debe ser utilizada la muerte como argumento político. ETA puede estar orgullosa de su hazaña. ETA ha conseguido lo que quería. ETA ha conseguido ser primera página en todos los periódicos. ETA ha conseguido ser noticia.

Y, una vez conseguido eso, ¿qué? ETA hace tiempo que ha dejad de ser referente de cualquier cosa. Hace tiempo que ha dejado de ser una referencia de lucha y mucho menos de libertad. Hace tiempo que ETA está vinculada al dolor, al crimen, a ese espacio oscuro en el que nada existe, en el que no hay nada más allá de la sinrazón.

Pienso en esta hora en el miedo. En ese miedo que a todos nos atenaza cuando ETA decide dejar ante los ojos de unos ciudadanos que buscan la paz la imagen del crimen. La sociedad española no cree en ETA. No cree en una libertad que viene de la mano de las metralletas, de los explosivos cobardes. Hace años que el pueblo español ha dejado de creer en las balas como forma de liberación.

¿En quién cree ETA? En nadie. La marginalidad, ese espacio sucio y oscuro del atentado nada tiene que ver con la mayoría de los ciudadanos que quieren resolver sus diferencias con el diálogo y la palabra.

Hubo un tiempo de lucha, pero, a la vez, un tiempo de esperanza. Eran años en los que se buscaba la libertad por las esquinas de la dictadura, en la España del dolor, cuando nada había fuera de la represión, de la cárcel. Son los tiempos otros. Y hoy la mayoría de los españoles, muchos de los que en su momento apoyaron a ETA, se han situado en otra sociedad, han comprendido que aquello ya no tiene sentido.

Puede que esta democracia tenga sus deficiencias. Pero la hemos aceptado. Creemos, con sus defectos en ella. Nos sentimos parte de una comunidad que trata de llegar al futuro renunciando, posiblemente a algunos sueños, pero sabiendo y convencidos de que la necesidad de acercarnos en el diálogo, en la negociación.

ETA sigue matando porque nada tiene que hacer. Porque su proyecto político es el totalitarismo, la imposición de unas razones que no compartimos la gente que intenta ser tolerante y abierta, que intenta comprender a los demás. ETA mata porque no entiende otra cosa. Porque no respeta la vida, porque no respeta ni comparte la palabra.

Y sé que de nada sirve esto. Jamás quien es capaz de entender la muerte como arma política, entenderá que la vida es el suprempo bien de los hombres. Y sé que, ante ETA, esto de nada sirve.

¿Cómo van a entender ellos, los que matan, los bellísimos versos de Luis García Montero?:

“Y a mí, ya que prefiero escoger mis derrotas,
quiero que me recuerdes derrotado,
como quien algo espera

más allá de los tiempos y los hechos.

Quizás porque haga falta haberlo presagiado
o porque, en todo caso, nadie sabe

dónde acaban los sueños”.

Que no se acaben los sueños de la vida..

ETA mata
Comentarios