<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 06.10.2022

Encuestas municipales

Avergüenza tener que oír en los plenos del Ayuntamiento cómo se defiende el equipo Botella a base de porcentajes...

Avergüenza tener que oír en los plenos del Ayuntamiento cómo se defiende el equipo Botella a base de porcentajes y encuestas

Cada vez que el Ayuntamiento de Madrid da a conocer una encuesta, de las muchas que realiza, resulta que la satisfacción de los ciudadanos con la gestión del equipo Botella es superior al 80 ó al 90 por ciento. Da igual que se pregunte por la pobreza, el riesgo de excusión social, el hambre infantil, los servicios prestados por las Bibliotecas municipales o cualquier otra competencia del consistorio. Así pues, a tenor de sus encuestas, el Ayuntamiento madrileño es el mejor de los posibles, algo que movería a la hilaridad si no fuera tan dramático.

Es falso. Y sus encuestas son falsas y están manipuladas. Lo denuncio y estoy dispuesta a demostrarlo si alguien lo duda. Porque las encuestas se realizan para obtener un resultado determinado, y para ello no hay como hacer las preguntas adecuadas y no hacer preguntas que cuestionen el resultado deseado. A eso se llama manipular, y a quienes las hacen, muñidores.

Avergüenza tener que oír en los plenos del Ayuntamiento cómo se defiende el equipo Botella a base de porcentajes y encuestas que se quedan en cifras, sólo en cifras. Ayer se enorgullecieron de que los niños en riesgo de exclusión social, los niños pobres, los niños hambrientos no son el 28%, como dicen todas las organizaciones sociales, sino sólo del 19%. ¡Magnífico! Orgullosos de que uno de cada cinco niños de Madrid pase hambre. Las encuestas les avalan. Y el hecho de tener menos hambrientos que otras ciudades es un orgasmo de satisfacción. Pues nada, vivan las encuestas aunque haya tanta infancia que se va a la cama sin cenar.

Es necesario decidir entre todos qué empresas deben hacer las encuestas municipales para que sean honestas en sus cuestionarios y objetivas en sus conclusiones. Lo contrario, lo que está pasando ahora, es una engañifa. Y los madrileños están empezando a hartarse de tanta manipulación y tanta ineficacia.

O se hartarían si llegaran a considerar al equipo Botella como algo que les representa.

Encuestas municipales