#TEMP
martes 17/5/22

Encuestas: Alarmas...! (1)

Durante la primera quincena de abril de 2013 se han publicado diferentes encuestas cuyos resultados deben ser objeto de preocupación, análisis y respuestas.

Durante la primera quincena de abril de 2013 se han publicado diferentes encuestas cuyos resultados, tristemente reiterados/repetidos en los últimos meses, deben ser objeto de preocupación, análisis y respuestas por parte de los actores sociales y políticos, activistas y militantes… También de una ciudadanía cada vez más castigada y marginada.

En efecto, tanto los datos del “Barómetro de Metroscopia” (EL PAIS, 7 abril 2013) sobre “Confianza institucional” e “Intención de voto”, como del “Barómetro del CIS” (marzo de 2013) y del “El Observatorio” de la Cadena SER (15 abril último), encienden algunas alarmas de nuestro panorama político, económico y social. Veamos…

El sistema de partidos/democracia. En diferentes datos del citado “Barómetro” aparecen sus peores resultados, siguiendo una tendencia sostenida “a la baja” de otros barómetros anteriores. Tanto “Los políticos”, con una aprobación tan solo del 6%, frente a un rechazo del 93%, (con un saldo negativo de 87 puntos, frente a 78 en diciembre de 2012); en el “Observatorio de la SER”, el  88%. “Los partidos políticos”, con un rechazo del 91% y una aprobación del 7% (saldo negativo de 84 puntos, frente a los 75 de diciembre 2012), nos sitúan ante el principal problema de “gobernabilidad” de nuestro país, junto con el tratamiento de la crisis económica y el desempleo, sus responsables y sus alternativas. Precisamente porque no puede aislarse lo uno de la otra. En este contexto, es importante resaltar la desaprobación del “gobierno del Estado” por un 78% (lo aprueba un 18%) y del “Parlamento “ 73% (lo aprueba el 18%). En la citada encuesta del CIS, la clase política, ha pasado de preocupar al 29,7% en marzo, al 31,4 % en el último mes

Al tiempo, en el otro Barómetro de Metroscopia sobre la “Intención de voto”, se nos da cuenta, como titula EL PAIS: “El bipartidismo sigue en caída libre” (en el “Observatorio de la SER”, el 88%). En efecto, de una “hegemonía histórica” PP/PSOE con más del 75 % de los votos, estos datos los sitúa por debajo del 50 %, restándoles credibilidad democrática para abordar la resolución de los graves problemas que tiene nuestro país y que requieren una rápida y justa solución.  

El PP, desde las últimas Elecciones Generales (Noviembre 2011) ha perdido 20,10 puntos, y a su líder Mariano Rajoy le desaprueba el 74% (le aprueba el 19%); inspirándole confianza sólo al 14% (al 85% NO). A su vez, la impresión de conjunto de su Gobierno es negativa para el 77% (sólo para el 18% es positiva), el 42% de ellos votantes del PP. A poco más de un año, al Gobierno de M. Rajoy las medidas económicas, políticas y sociales adoptadas, regresivas y lesivas para la mayoría de los ciudadanos/as, junto con la corrupción (Gürtel, Bárcenas…) pasan factura política (el 76% lo desaprueba, frente al 19% que lo aprueba)..

Pero, resulta más grave, el clima de contestación social generado por el desempleo creciente (derivado de una reforma laboral injusta e inútil), los “recortes” en Sanidad, Educación, Dependencia… la subida de impuestos a amplias capas de la población (mientras a una minoría se le tolera el fraude fiscal).

Por otra parte, el clima “oscurantista” y pérdida de valor democrático del Parlamento (el 73% desaprueba su funcionamiento, frente al 18% que lo aprueba) y de otras instituciones (CC.AA de Madrid, Castilla la Mancha…) están propiciando la “ruptura institucional” construida desde la Transición. Según el “Observatorio de la SER” un 57% de ciudadanos defienden la “democracia sin partidos”…!

Sin duda, el incumplimiento del “contrato electoral” (programa con el que proponía gobernar el PP) supone un “fraude” democrático. O “cambia de rumbo” el Gobierno, o la demanda social de un “Referéndum” sobre estas políticas se presenta como necesaria y urgente para evitar un mayor deterioro y confianza ciudadana en nuestras instituciones. De lo contrario, los populismos y extremismos de todo tipo podrían situarnos ante una conflictividad e ingobernabilidad nada convenientes ante los graves problemas y retos que tiene nuestro país. La situación de Grecia, Italia o Portugal nos persiguen.

El PSOE, como Partido mayoritario de oposición no se beneficia de la “contestación social” a estas políticas regresivas del Gobierno del PP. Al contrario, en este mismo período ha perdido 5,3 puntos (del 28,7 en Noviembre 2011, al 23,0 en Abril 2013). A su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, le desaprueba todavía un número mayor de ciudadanos/as, el 85% (frente al 76 % de Rajoy), aprobándolo sólo el 10% (frente al 19% de Rajoy). Más llamativo todavía resulta la desconfianza en Pérez Rubalcaba, el 93%. Sólo un 6% confía en él. Menos del 25% de los votantes del PSOE…!

Estos resultados, periódicamente más negativos desde que el PSOE perdiera las Elecciones Generales del 20-N, parecen no inquietar a la actual dirección del PSOE, instalada en una forma de “autismo político” (oposición responsable, a la espera de que “amaine el temporal” y “pescar en el electorado de centro”…!). Mientras, las movilizaciones sindicales y ciudadanas ante la persistencia de la crisis, el desempleo, pérdida de derechos, recortes, desahucios… aparecen como la única respuesta política al gobierno del PP. No basta con la “reflexión interna” (Seminarios preparatorios de la Conferencia Política en Otoño próximo). Se debe retomar de forma comprometida  y decidida, “con la gente”, los problemas que están “en la calle”, sus sufrimientos… articulando respuestas y alternativas renovadas en el Parlamento, conjuntamente con otras fuerzas progresistas.

Al tiempo, el problema del “liderazgo del PSOE” debería plantearse de forma sincera y decidida: despejar cuando antes una “clara agenda política” sobre: a) el “modelo de Estado Federal”, a cuenta de la iniciativa soberanista de Catalunya, promoviendo un “Santillana III”; b) el proceso de Primarias (fecha, procedimiento y candidatos/as) y c) Conferencia Política, integrando las principales demandas sociales que se están dirimiendo “en la calle”: Restitución de los derechos laborales y en Educación Sanidad, Dependencia,… Preferentes, Desahucios, reactivación económica/empleo, “nueva” fiscalidad progresiva, UE más social y democrática, laicidad…entre otros temas. De forma que para finales de 2013, tanto la actualización programática del PSOE, como el nuevo candidato/a a la Presidencia de Gobierno puedan restituir la confianza del electorado socialista ante los próximos procesos electorales (Elecciones Europeas en la Primavera de 2014 y Elecciones Generales en 2015… Si no adelanta el proceso el Gobierno del PP!).

El PSOE tiene la urgente tarea, (quizás su última oportunidad) no sólo de analizar cómo hemos llegado hasta aquí (sobre todo revisando los resultados de las políticas neoliberales aplicadas), sino de apostar por otra política económica y social más justa socialmente en España y, sobre todo en la UE, planteando un debate profundo en el seno de Partido Socialista Europeo (PSE) para adoptar una estrategia política y programática comunes.

Encuestas: Alarmas...! (1)