#TEMP
martes. 28.06.2022

El tiempo se agota

Hoy ha sido un día de huelga general, de movilización social. Es la tercera huelga general realizada en nuestro país en algo más de un año. La primera lo fue con el Gobierno de Zapatero; estas dos últimas gobernando Rajoy.

Hoy ha sido un día de huelga general, de movilización social. Es la tercera huelga general realizada en nuestro país en algo más de un año. La primera lo fue con el Gobierno de Zapatero; estas dos últimas gobernando Rajoy. No han sido huelgas ni caprichosas ni irresponsables, sino fruto de unas políticas económicas y sociales erráticas e injustas para la mayoría de los ciudadanos, impuestas por el Gobierno que están colocando a este país en un callejón sin salida, al borde del abismo, contra las que los sindicatos de clase, CC.OO y UGT, junto a otras muchas organizaciones sociales, se han visto abocados a convocar y realizar.

Rajoy, persistiendo en una política solo de ajuste impuesta por Alemania y aceptada sin rechistar, nos ha llevado a los cerca de 6.000.000 de parados, al cierre de cientos de empresas; al desmantelamiento de las partes esenciales del Estado del Bienestar: la educación, la sanidad, los servicios sociales; imponiendo una reforma laboral que están produciendo cientos de miles de despidos; que ha recortado derechos a pensionistas, a trabajadores públicos y privados; y que ha estrangulado cualquier posibilidad de políticas de crecimiento. Medidas que están cambiando el modelo de sociedad que hemos ido creando entre todos en los últimos 40 años y haciéndonos retroceder al modelo social de antes del inicio de la democracia.

El ejemplo más palpable ha sido la aprobación hoy en el Parlamento de los Presupuestos Generales del Estado, rechazados por todos y basados en recortes sobre los recortes ya realizados y que nos afectan a todos, menos a los más poderosos económicamente.

Todo esto lo está haciendo desde la imposición, sin dialogo ni pacto con nadie, y con el falaz e inaceptable argumento de que otra política económica no es posible. La huelga de hoy, debiera de llevar de una vez por todas a este Gobierno, al Sr. Rajoy, y al PP a entender que no se puede seguir gobernando desde la imposición, desde la falta de diálogo y en la creencia de que son depositarios de la verdad absoluta.

Si a Rajoy se le dio en las urnas la posibilidad de gobernar al País, no le dio ni un cheque en blanco, ni el derecho a actuar a su antojo, imponiéndonos estas políticas y que la mayoría de los ciudadanos rechazamos. Su obligación, es la de sentarse con todos, especialmente con los sindicatos e intentar llegar a acuerdos que, junto a las políticas de ajuste, se posibiliten otras de crecimiento, que den a la sociedad un hilo de ilusión y de esperanza.

El tiempo se agota. Estamos ante la última oportunidad real de abrir un nuevo proceso de diálogo, ya que de no hacerlo nos espera solamente el abismo y este País y sobre todo lo más valioso de él, sus ciudadanos, no lo podemos permitir. La responsabilidad está en el tejado del Sr. Rajoy y a él y a nadie más le corresponde la iniciativa de hacerlo y no esperar a que, como en el caso de los desahucios y las hipotecas, sean los muertos los que llamen a la puerta.

El tiempo se agota