#TEMP
domingo. 03.07.2022

El PSOE en caída libre. ¡Es necesaria una alternativa de izquierdas ya!

A estas alturas nadie puede negar la profunda crisis, de modelo y de liderazgo del PSOE. Los últimos resultados en Galicia y Euskadi, y las previsiones en Cataluña no son más que datos que confirman la situación. La crisis del PSOE viene de lejos. Desde el momento que liquidó su herencia socialdemócrata, la última oportunidad la tuvo con Josep Borrell que fue oportunamente eliminado, y optó por social-liberalismo.

A estas alturas nadie puede negar la profunda crisis, de modelo y de liderazgo del PSOE. Los últimos resultados en Galicia y Euskadi, y las previsiones en Cataluña no son más que datos que confirman la situación. La crisis del PSOE viene de lejos. Desde el momento que liquidó su herencia socialdemócrata, la última oportunidad la tuvo con Josep Borrell que fue oportunamente eliminado, y optó por social-liberalismo. Posteriormente ya sólo faltó el período populista de Zapatero que acabó con la infamante reforma de la Constitución, donde al establecer la primacía del pago de la deuda, liquidó toda lectura progresista de la misma.

Hoy no se puede esperar una renovación ni un resurgimiento del PSOE, le falta ideología, cuadros y credibilidad. No hay suficiente, como hace Griñán, con pedir perdón por la reforma constitucional, no hay suficiente porque que la reforma ya no se vuelve atrás. Tienen un problema más de fondo incluso sus figuras mas honestas como Madina, Caamaño, Narbona o Pere Navarro. Tienen un problema de desmantelamiento ideológico, de la propia composición del propio partido después de tantos años de "pesebre" y la falta lógica de liderazgo en estas condiciones. Su evolución es comparable a la de sus correligionarios del PASOK griego. Es lamentable pero lo máximo a que puede aspirar es a mantener unas posiciones de centro-izquierda típicas del social-liberalismo, pero ya no puede ni siquiera plantearse ser una alternativa de izquierdas. Sería bueno y positivo que la gente más honesta y de izquierdas optara por salir hacia otras posibles opciones. Y es necesario que el electorado, tanto el que aún mantiene por tradición, como el que ha huido a la abstención lo tenga claro, el PSOE no tiene solución en cuanto a ser la referencia para la izquierda.

La situación interna de crisis del PSOE, parece que se mantendrá por tiempo, lo que hace más urgente que nunca la necesidad de articular una alternativa nueva y atractiva a la izquierda que evite el mantenimiento de la hegemonía de la derecha por muchos años.

Es necesaria una alternativa de izquierdas que parta de lo que existe, pero busque una profunda renovación en sus prácticas. Hay que huir de hegemonías internas, hay que optar por alternativas claras y creíbles, y poniendo al frente la gente más válida, nueva o antigua que sea capaz de comunicar los objetivos del proyecto.

Tenemos dos ejemplos de lo que hay y no hay que hacer. Galicia donde una nueva opción política la AGE que aglutina a Anova-EU-EspazoEcosocialista-Equo, encabezada por Xosé María Beiras sabe recoger el voto progresista e incluso movilizar a la juventud. Una coalición que con poco más de un mes de vida entra con fuerza, 9 diputados, el Parlamento de la comunidad. Mientras en Euskadi las divisiones entre Ezker Aintza, Ezker Batua y Equo hicieron que ninguna de ellas obtuviera representación, cuando juntos podían llegar claramente a obtener 5 diputados. Cara y cruz de cómo hacer las cosas.

En el conjunto del Estado hay muchas iniciativas a la izquierda del PSOE, lo que se precisa ahora es sumar fuerzas, dibujar un programa común y elegir la gente más capaz para llevarlo a cabo. Esto conlleva huir de viejas prácticas sectarias, de hegemonías que ya no tienen sentido y optar por prácticas unitarias y no excluyentes con nadie que pueda aportar criterios políticos o incluso carisma personal.

La actual estructura política y Constitucional está caducada y es necesario un cambio en profundidad. La crisis ha puesto de relieve los problemas del país. Y desde una alternativa de izquierdas se deben plantear todos esos cambios, ya hace mucho tiempo que estamos en democracia y no puede haber ya "tabúes". Por lo tanto hay que replantearse cambios, desde los de la estructura territorial, yendo hacia concepciones federales que incluso pueden contemplar casos con algunos aspectos de confederalidad, hasta el propio carácter del Estado, es decir plantear la actualidad de la República, y no obviar un tema básico como la modificación urgente de la ley electoral que es la base del bipartidismo PSOE-PP y del peso desmedido del nacionalismo conservador de CiU o PNV, que tantos réditos electorales les ha dado, y a la vez una de las causas más profundas de la desafección política. Y especialmente básico defender un cambio político que ponga por delante la defensa de los derechos de los ciudadanos, los servicios públicos y el estado del bienestar, haciendo frente si es necesario a las presiones que vengan del exterior. Los ciudadanos deben estar por encima de los mercados y la deuda.

Pero para ello es necesario mucho esfuerzo de las fuerzas alternativas y si es necesario cambiar "chips" del pasado. Hay que tomar ejemplo del Frente Popular de la II República. Para hacer la SYRIZA española o el Frente Amplio que muchos demandan se precisan esfuerzos por partes de todos. Por parte de IU como principal fuerza estatal que debe desprenderse de viejos dogmatismos y deseos de control. La necesidad de unificar esfuerzos entre las fuerzas estatales federales con opciones políticas federales o confederales. Obviar viejas rivalidades y querellas fratricidas entre fuerzas progresistas, eliminar opciones como las de excluir gente por razones de problemas del pasado. Habría que intentar una unión que englobara desde socialdemócratas de verdad desencantados por la actuación del PSOE hasta socialistas, federalistas de izquierdas, nacionalistas de izquierdas, ecosocialistas, comunistas y todo el amplio abanico de gentes de progreso, si es que se quiere cuestionar la hegemonía de las derechas.

Hoy las derechas, especialmente PP y CiU, son hegemónicas, al tiempo tienen la inteligencia de esconder sus políticas de recortes antisociales, cuando electoralmente les conviene, bajo las guerras de banderas.

Y eso es lo que debe combatir y poner en evidencia una alternativa de izquierdas y por eso debemos utilizar nuestros mejores recursos y capital humano, sin exclusiones, formando una coalición novedosa, sólida en el programa y con el mejor cartel electoral, tal como son un Beiras en Galicia, un Garzón en Andalucía, un Llamazares en Asturias, un Herrera o Coscubiela en Cataluña o puede ser una Mónica Oltra en Valencia o un Antonio Gutiérrez y / o Inés Sabanés en Madrid, y tanta otra gente que está en la izquierda

El problema es urgente, hay que levantar el ánimo hoy abstencionista de la gente de izquierdas que sin duda es mayoritaria en el país, y sin excluir nunca posibles alianzas post-electorales, si tenemos posibilidad de acuerdos programáticos con el centro-izquierda que pueda representar el PSOE, forzándole a optar por propuestas de izquierda.

La urgencia está ahí, todo debería estar listo lo antes posible y como máximo antes de las elecciones europeas, ya que uno de los temas más urgentes a plantear es qué tipo de Europa queremos y precisamos, así como la necesidad de articular también alternativas políticas de progreso en el ámbito de la Unión Europea.

El PSOE en caída libre. ¡Es necesaria una alternativa de izquierdas ya!
Comentarios