<------ PlayOnContent--------> <------ END PlayOnContent--------> #TEMP
miércoles. 10.08.2022

El PP en "Gran Hermano"

NUEVATRIBUNA.ES - 21.8.2009Los entrecomillados corresponden a las reflexiones que sobre el culebrón del verano ha aportado este viernes otro dirigente "popular", el ocurrente vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons.
NUEVATRIBUNA.ES - 21.8.2009

Los entrecomillados corresponden a las reflexiones que sobre el culebrón del verano ha aportado este viernes otro dirigente "popular", el ocurrente vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons. La "intranquilidad" que asegura sentir y percibir en otros compañeros de partido se debe al papel de las instituciones, en este caso de la Fiscalía y la Policía porque, según dice, "tiene la sensación de que estas dos fuerzas reciben órdenes políticas".

Y es que, según González Pons, a día de hoy, "cualquier dirigente importante del PP" reconocerá que "no se siente tranquilo". "Dirán que no sabe si está siendo escuchado, pero que hace ya mucho tiempo que no le extrañaría estar siendo escuchado; que no sabe si está siendo investigado, pero que no le extrañaría que desde hace ya mucho tiempo a lo mejor está siendo investigado; que no sabe si puede fiarse cuando le llama la Fiscalía, porque hace ya mucho tiempo que no sabe si la Fiscalía está dirigida políticamente". Su conclusión es que "habría que plantearse seriamente reprofesionalizar la Fiscalía".

Para ilustrar su argumentación, Pons se ha preguntado qué habría pasado si Caja Castilla-La Mancha hubiera estado en una comunidad autónoma gobernada por el PP; si el ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, "cuando dio la subvención de 10 millones de euros a la empresa de su hija" hubiera sido presidente "popular" o si el ex director del CNI Alberto Saiz hubiera sido un alto cargo del Gobierno dirigido por José María Aznar. "¿Alguien en España tiene alguna duda de que la Fiscalía ya habría abierto una investigación?"

Pues si. Yo la tengo. Lo que ha hecho este dirigente "popular" es lo que vulgarmente se conoce como "ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio". A González Pons parece habérsele borrado de la memoria el nombre de Jesús Cardenal, que José María Aznar colocó al frente de la Fiscalía y que dio las mayores muestras de servilismo que se recuerdan en un Fiscal General del Estado. Cardenal llegó a apartar al fiscal de un célebre caso de corrupción, el caso Ercros, porque salpicaba a Josep Piqué, en aquella época -año 2.000- portavoz y ministro de Industria del Gobierno del PP. También echó un capote al entonces ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, cortocircuitando la labor del fiscal de Baleares en el caso Formentera.

No es que las hazañas de Cardenal deban servir para justificar todas las actuaciones de sus sucesores, incluido el actual Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido. Incluso podría ser pertinente abrir un debate sobre su dependencia del Ejecutivo, que es a quien corresponde su nombramiento. Pero chirría que las recomendaciones de llevar a cabo una "regeneración democrática" lleguen de un partido que en cuanto ha tocado poder lo ha ejercido con autoritarismo y absoluto desprecio a las más elementales reglas del juego.

El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, ya ha respondido a Pons que lo primero que tiene que hacer es mirar a sus compañeros de Valencia, de Castellón, de Madrid. O que mire hacia su grupo parlamentario, al que pertenecen el senador Bárcenas y el diputado Merino. Incluso que mire a la calle Génova, al despacho del tesorero del PP y revise todos los cajones y todas las cajas.

Que limpie el PP de corruptos y de corrupción en lugar de esforzarse tanto en desviar el ventilador hacia otros partidos.

El PP en "Gran Hermano"
Comentarios