#TEMP
lunes. 27.06.2022

El gesto de Tomás Gómez

NUEVATRIBUNA.ES - 8.8.2010El gesto de Tomas Gómez puede ser el principio del fin de la era Aguirre en Madrid. No es sólo el sueño de una noche de verano. Es un atisbo de lo que se puede acabar convirtiendo en una realidad. Porque los ciudadanos necesitamos sueños, necesitamos confianza, necesitamos gestos.Somos muchos los ciudadanos de Madrid que soñamos con que nuestra presidenta no sea Esperanza Aguirre y Gil de Biedma.
NUEVATRIBUNA.ES - 8.8.2010

El gesto de Tomas Gómez puede ser el principio del fin de la era Aguirre en Madrid. No es sólo el sueño de una noche de verano. Es un atisbo de lo que se puede acabar convirtiendo en una realidad. Porque los ciudadanos necesitamos sueños, necesitamos confianza, necesitamos gestos.

Somos muchos los ciudadanos de Madrid que soñamos con que nuestra presidenta no sea Esperanza Aguirre y Gil de Biedma. Somos muchos los ciudadanos madrileños que nos oponemos a su rapiña privatizadora, a su populismo, a sus modos y formas de hacer política. Somos muchos los ciudadanos madrileños que, además de votar contra Dª Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, necesitamos tener en la izquierda candidatos creíbles, capaces de gestos dignos.

Tal vez el gesto del secretario general del Partido Socialista de Madrid de no aceptar la imposición de Zapatero y de la dirección federal de su partido para que retirara su candidatura a favor de Trinidad Jiménez, actual ministra de Sanidad, sea reconocido por los ciudadanos como un gesto no sólo de dignidad, sino como un gesto de vitalidad dentro del socialismo madrileño.

Y esto tiene su importancia porque hasta estos momentos el Partido Socialista no ha dado señales de vida. Ha estado ciego y mudo. Ha obedecido sumisamente las órdenes del presidente del Gobierno. Ha aceptado que el Gobierno cambie la política con la que fue elegido, ha permitido una reforma laboral a la que sólo se ha opuesto el diputado socialista Antonio Gutiérrez, ha consentido que se privaticen las cajas de ahorro, ha tolerado que el Gobierno se ponga de rodillas ante los mercado sin que se escuche la menor discrepancia.

Por eso el gesto de Tomas Gómez es importante. Porque en una democracia lo que suceda en el interior de un partido político no sólo atañe a sus militantes, afecta a toda la sociedad. Y el gesto de Tomas Gómez les honra a él y a su partido en Madrid.

Tal vez el gesto de Tomas Gómez sea algo más que el principio del fin de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma. Aunque tal vez ese deseo sí sea fruto del sueño de una noche de verano.

Amalia Álvarez - Escritora

El gesto de Tomás Gómez
Comentarios