#TEMP
domingo. 26.06.2022

El fingido temblor de Aguirre

NUEVATRIBUNA.ES | 10.2.2009El burlesco “mire como tiemblo” escenificado por Aguirre en la Asamblea de Madrid con fingido temblorcillo de manos incluido- puede que sea la mejor expresión de lo que nos espera en la comisión de investigación: simulación, impostura, manipulación y patrañas.
NUEVATRIBUNA.ES | 10.2.2009

El burlesco “mire como tiemblo” escenificado por Aguirre en la Asamblea de Madrid con fingido temblorcillo de manos incluido- puede que sea la mejor expresión de lo que nos espera en la comisión de investigación: simulación, impostura, manipulación y patrañas. La elección del desplante nos remite, quizás aconsejada por sus “spins doctors”, a la ruda gestualidad de los campos de fútbol y a la sutilidad de sus cánticos, con lo que presuntamente intentaría hacer ver a la audiencia que ella es muy del pueblo llano y campechana.

La próxima vez, puede que incite a su grupo parlamentario a corear con energía el inefable “¡a por ellos oé, a por ellos oé!”. Pero ella tiene razón: nunca le ha temblado la mano. Ni cuando llegó al poder tras la compra del voto de dos diputados, ni cuando organizó el asalto al poder institucional y económico de nuestros castizos y superpijos neocon, ni cuando le ha convenido cortar cabezas a troche y moche a base de dossieres, telemadriles, adjudicaciones y contratas. Eso sí, siempre con cara del que dice “no te enfades, no es nada personal, son sólo negocios”.

El que mejor ha comprendido la naturaleza del régimen aguirrista ha sido, con diferencia, el atribulado Rajoy. La espesa niebla que le envuelve no ha afectado a su capacidad de certero pronosticador. Así, cuando diagnostica que la comisión de investigación servirá para que Aguirre esclarezca “su verdad”, acierta rotundamente. Allí se acreditará que ni ha habido, ni habrá, tramas de espionaje que no sean las precisas para salvaguardar a las autoridades madrileñas de las zarpas del terrorismo; ni que, jamás de los jamases, ha empleado ilícitamente su poder institucional para triturar a sus enemigos -por el contrario, ella sí que ha sido victima de semejantes tropelías en incontables ocasiones-; ni, menos aún, ha existido -ni existirá- una tupida y estrambótica red de amiguetes e intereses que haya privatizado el poder público.¡Nada de todo eso!. Allí lo que va a quedar bien clarito es que, para espías ya tenemos a Felipe González, a Serra, y su actual testaferro en la materia, el artero Rubalcaba. Tampoco se van a ir de rositas los de I.U., teniendo en cuenta su complicidad histórica con las checas, la masacre de Paracuellos y las dictaduras de Castro y Chávez, por no hablar del canalla del Che. Quedará patente, asimismo, que los difamadores críticos socavan los valores familiares -incluso con patológico odio- en la medida que no respetan la llamada de la sangre como principal baremo a la hora de adjudicar obras y servicios de los que, por otra parte tan necesitados están en estos momentos en que les acecha la crisis económica provocada por Zapatero.

En resumidas cuentas, la supuesta trama no es más que una conspiración urdida por los espías de los malos (los de Prisa, Wyoming, los chequistas, los rojetes, Blanco, Rubalcaba, los separatistas catalanes, los amiguetes del “maricomplejines”,los terroristas de toda laya, los colchoneros, los culés, los gays y lesbianas, los ateos y demás comparsa) cuyo real objetivo no es otro que quedarse con los pingües beneficios de su territorio. Lo que quiere esa chusma desvergonzada es echarla del poder para que “trinquen” ellos lo que es suyo y de su nutrida cohorte de familiares, amigos de colegio y gimnasio, obispos, sectas, kilos y demás caterva de empresarios de sólida y acendrada reputación como mangantes.

Aparte de la sacrosanta familia consanguínea y política, la banda de Aguirre se ha nutrido libérrimamente de lo mejor de la sociedad neocon madrileña ,con la condición, eso sí, de que sean gentes muy liberales con el dinero ajeno, disimulen cualquier liberalismo de cintura para abajo, procuren llevar pelo engominado, y, por encima de todo, hayan sido invitados al enlace matrimonial Agag/Aznar. La lista de invitados de la Boda de Ana (¡un bravo para Animalario¡), puede acabar siendo una mina para la Interpol y demás cuerpos dedicados a la lucha contra la delincuencia organizada.

Por consiguiente -que decía aquél- Aguirre finge fingir que tiene temblores cuando está en su firme mano hacer que el mundo mundial -cuanto más sus monaguillos en la comisión de investigación- se someta a “su verdad”, que decía Don Mariano. Allí se aprobará. en sede parlamentaria, que la tierra es cuadrada, el diseño inteligente es el origen de las especies , que los matrimonios del mismo sexo son análogos a la zoofilia, que a Tamayo y Sáez los compró Simancas y que ella, en definitiva, no ha hecho na de na.

A todo esto, ¿alguien sabe algo de Gallardón?

Orencio Osuna es empresario.

El fingido temblor de Aguirre
Comentarios