#TEMP
sábado. 25.06.2022

El espectáculo Mariano: de caballos, toros y ostias

¿Qué será mañana, anunciar los recortes en el Hola? Atónita me quedo de ver cómo Ana Pastor, otrora Ministra de Sanidad advierte del recorte de sueldos de médicos y enfermeras en el Círculo Ecuestre de Barcelona.

¿Qué será mañana, anunciar los recortes en el Hola?

Atónita me quedo de ver cómo Ana Pastor, otrora Ministra de Sanidad advierte del recorte de sueldos de médicos y enfermeras en el Círculo Ecuestre de Barcelona. Y claro, al ver lo de ecuestre me he temido por un momento que a alguno de los discípulos del gran Mariano se la haya ocurrido la genial idea de convalidar a los veterinarios expertos en avezados médicos de familia por aquello de ahorrar costes.

Es verdad que nadie del PP menta la palabra “recorte”. Es tabú. Le llaman reorganización, ¡cómo si los españoles fuéramos imbéciles y no nos diéramos cuenta de lo que hacen, oigan!.

Y lo que hacen es un sainete, pero trágico. Estos días atrás, en pleno éxtasis periodístico, me he enterado de cosas que, juntas, deberían servir para juzgar al PP por crímenes contra la inteligencia multineuronal.

En Málaga, un asesor en asuntos taurinos (a los del PP les da por los bichos, ¡qué le vamos a hacer!) cobrará 47.000€ de las arcas públicas. Cospedal no tiene reparo en que la ausencia de obra pública suponga la desaparición de 10.000 puestos de trabajo, que no haya dinero para farmacias ni viudas si en su vida se halla TeleNacho, la tele de Nacho Villa para gracia, boato y peineta de la delfina de Mariano. Lo de las prioridades, si eso, pasado mañana, cualquier día. ¡Y qué es un Presidente de algo (da igual que Diputación, Ayuntamiento o Club de Bridge) sin un chófer de 54.000 €/año!

Gallardón le regala un “cachito” de terreno en la Castellana a Florentino Pérez, ese señor propietario de constructoras de bloques, pisos y gestiones de hospitales. Lo mismo pone un ladrillo que arrea un ladrillado que cose con cinchas de palés. Y como no va a ser menos, Lucía Figar, Consejera de Educación, regala unos colegios concertados de nada a Comunión y Liberación a modo de agradecimiento por las labores espirituales con ella y los suyos. Claro que, siendo justos, la aprobaron no por sus dotes, sino por sus aportaciones, porque lo de los mandamientos lo lleva mal. Lo de “no mentirás” se lo debieron saltar un día que fue a vacunarse y tan inmune se hizo que ni le ruboriza soltar bulos de tamaño del Bernabeú. Y ayudan las ostias que, consagradas, purgan muchos pecados.

Esperanza, a todo esto, lo mismo llama vagos a los profesores de secundaria, que manda cartas con faltas de ortografía, que dice que los profesores que mienten –o no-, que pide la dimisión hasta del Sursuncorda. Da igual porque para ella la política –y por ende su vida- es puro espectáculo.

Y en la Comunidad Valenciana, el que se mofa del asunto de los trajes porque los suyos eran más caros, corre raudo y veloz a un puesto de esos que en el PP se dan a los más corruptos y oscuros. La lejía no suma méritos en el PP. Como todo el mundo sabrá, a Mariano la época del chapapote le dio un Prestige que se niega a abandonar y mide los méritos acorde a lo oscuro y denso de la gestión de sus pupilos. Y en la Comunidad Valenciana, el lodo es negro zahíno puro.

Claro que, por mucho que una mente simple intente cavilar el mérito de tener entre sus filas a alcaldes xenófobos, homófobos y demás “ófobos”, nunca llegaría a entender cómo un regidor es capaz, como Albiol (el xenófobo de Badalona) de anunciar las redadas en twitter y cómo se consiguen unos miembros de Nuevas Generaciones que dejan a los puristas del franquismo en progres desaforados.

Aunque, sin duda, este sainete no sería posible sin Mariano Rajoy. Él, que en sus sueños (y son largos de solemnidad), se ve como Presidente del Gobierno, asiste impávido –y dormido como un tronco- a las “travesuras y fechorías” de sus discípulos. Sueña el momento de la llegada a la Moncloa a galope de su corcel (menos mal que las estatuas de Franco eran de bronce y no hay riesgo de que monten los dos en la misma grupa) atravesando España como elefante por la cacharrería de los derechos. Ni aborto, ni matrimonio entre personas del mismo sexo, ni ley de reproducción, ni ley de muerte digna, ni ley de igualdad…¿para qué? Si lo único que importa es saciar la sed de favores de los que hasta ahora le alentaron y defendieron. Lo de las pensiones, no sabe ni contesta, desconocemos si porque le pesa la legaña o porque no entiende su letra, pero lo que sí tiene claro es que cuando llegue a la Moncloa lo primero que hará será formar Gobierno. En fin…

Ya lo dijo Calderón de la Barca: “…que la vida es sueño y los sueños, sueños son”.

El espectáculo Mariano: de caballos, toros y ostias
Comentarios