martes 26.05.2020

El déficit de Valencia y Madrid es el de las privatizaciones sanitarias

Como es bien conocido recientemente se ha reconocido que el déficit público español estaba por encima de lo declarado por el Gobierno y que esta desviación se debía a los déficits ocultos de Valencia y Madrid, y también se ha conocido que estos procedían directamente de las desviaciones de los presupuestos sanitarios de estas comunidades autónomas. ¿De donde salen estas desviaciones del déficit?.

Como es bien conocido recientemente se ha reconocido que el déficit público español estaba por encima de lo declarado por el Gobierno y que esta desviación se debía a los déficits ocultos de Valencia y Madrid, y también se ha conocido que estos procedían directamente de las desviaciones de los presupuestos sanitarios de estas comunidades autónomas.

¿De donde salen estas desviaciones del déficit?. Pues es bien conocido que tienen un origen doble, por un lado hay una subfinanciación de la Sanidad en ambas autonomías, y claro está si se dedica poco dinero a la Sanidad y se dan parecidas prestaciones la única opción es el endeudamiento (El presupuesto de Madrid fue 185,42 euros menor y el de Valencia 209,63 euros menor que la media del presupuesto por habitante y año de las comunidades autónomas en 2011, situación que persiste y aún se agrava en 2012).

El segundo motivo de este déficit está en las privatizaciones sanitarias. Como es bien conocido tanto Valencia como Madrid han apostado por privatizar una gran parte del sistema sanitario, y también se sabe que, contra lo que dice la propaganda oficial, estas privatizaciones suponen un sobrecoste de entre 7,5 y 8 veces respecto a la provisión pública normalizada, y que lejos de paralizarse están incrementándose, hace poco la Comunidad Valenciana ha anunciado que privatizará la gestión de todo el sistema sanitario público.

El asunto es aún más paradójico si tenemos en cuenta que estos modelos privatizadores se hacen con préstamos de bancos (Bankia, CAM, etc) que están en quiebra y que se han reflotado con dinero público, con lo que se da la circunstancia de que, como ya señalo Allyson Pollock refiriéndose al Reino Unido, que entre el coste del dinero que el Gobierno da a los bancos y el que luego paga a las empresas se produce un diferencial que va entre 1,62 y 2,02 veces más (BMJ 2011). En España sucede algo parecido e incluso mas escandaloso, por ejemplo con Bankia y la CAM estamos derivando ingentes cantidades de dinero público a la vez que para poder hacerlo se plantean recortes en los presupuestos sanitarios y copagos a los ciudadanos, cuando el origen de estas supuestas necesidades económicas la han generado las empresas en quiebra.

Por lo tanto, la mejor medida para evitar estos déficit es precisamente aprovechar estas quiebras más o menos encubiertas de las entidades bancarias para recuperar los créditos y los centros privatizados ahorrando a los ciudadanos los sobrecostes. Por poner solo un ejemplo, en Madrid los hospitales abiertos en 2007 tienen pendiente recibir por parte de la Comunidad mas de 4.000 millones de euros, su recuperación supondría este ahorro para las cuentas públicas que ya han pagado a las empresas y bancos mas dinero del que costaron los centros.

No tenemos que engañarnos la privatización de los centros solo genera deuda y sobrecostes para las administraciones publicas y grandes ganancias para las empresas que, casualmente, suelen tener entre su accionariado y entre sus gestores a personas muy bien relacionadas, política y personalmente, con el PP. Si acabamos con esta política podríamos disminuir notablemente los costes sanitarios sin penalizar a los ciudadanos ni deteriorar el sistema sanitario público.

El déficit de Valencia y Madrid es el de las privatizaciones sanitarias
Comentarios