#TEMP
miércoles. 17.08.2022

El debate está servido

NUEVATRIBUNA.ES 9.10.2009Aunque la mayoría de la horquilla parlamentaria apoya la misión de las tropas españolas en Afganistán se vislumbra un giro en torno a esta espinosa cuestión.
NUEVATRIBUNA.ES 9.10.2009

Aunque la mayoría de la horquilla parlamentaria apoya la misión de las tropas españolas en Afganistán se vislumbra un giro en torno a esta espinosa cuestión.

Gaspar Llamazares, diputado de IU, anunció que el pleno del Congreso del próximo martes dará comienzo con la votación de una moción que solicitará el regreso de las tropas y el fin de la misión militar en el país asiático; la moción se presentará apenas unos días después del regreso de Carme Chacón con el cadáver del cabo Cristo Ancor Cabello que perdió la vida cuando el vehículo blindado en el que viajaba explotó al pasar sobre una mina mientras estaba realizando una patrulla de seguridad cerca de Herat. El número de víctimas, desde enero de 2002, asciende a 88.

El debate sobre la presencia militar española en Afganistán está servido y las posiciones enfrentadas contemplan desde el apoyo incondicional al envío de más efectivos hasta la solicitud de retirada total pasando por la exigencia de una mayor transparencia sobre la situación actual.

Lo cierto es que ocho años después del inicio de la misión militar se está produciendo un estancamiento de las labores de seguridad y reconstrucción y todo apunta a que la situación va a empeorar de forma ostensible porque la generalización de la violencia en todo el país es un hecho evidente; en el momento actual los insurgentes no establecen diferencias a la hora de marcar sus objetivos, todos los tropas internacionales están en el punto de mira de los talibán que están acercando sus posiciones hasta las zonas con presencia española.

Según el periodista paquistaní Ahmed Rashid “los talibán controlan una tercera parte de Afganistán y tienen presencia en las otras dos terceras partes gracias a que gestionan los asuntos locales allí donde las autoridades afganas no han logrado imponer la ley y el orden”.

A pesar de que reconoce que "las cosas no están saliendo bien" Rubalcaba mantiene que las tropas españolas en el país afgano están allí en una misión humanitaria que tiene como objetivo "reconstruir y alcanzar la paz" aunque admite también que es “una misión de paz que se ha complicado muchísimo más de lo que imaginábamos todos" Sin embargó Rubalcaba apostilló que "si lo que quieren es que digamos a los españoles que la misión es muy peligrosa, la respuesta es sí. Ahora, si quieren que digamos que es una guerra para equipararla a la guerra de Irak, la respuesta es no".

Anteriormente a estas declaraciones, la ministra de Defensa, Carme Chacón, en su comparecencia en el Senado reconoció que “los soldados españoles desplegados en Afganistán corren alto riego y entran en combate” pero en todo momento rechazó la definición de “misión de guerra” ya que “el mandato de la ONU de 2001 creó esta intervención como una misión de paz” sin embargo llegó a admitir que los soldados españoles tienen autorización para responder con contundencia si sufren algún ataque.

Quizá el quid de la cuestión no radica en equiparar la situación actual en Afganistán con la guerra de Irak porque no son equiparables, no hay una guerra ilegal ni una acción de ocupación, no obstante la realidad que es muy tozuda se empeña en demostrarnos que las tropas españolas que viajan a Afganistán, aunque lo hacen para ayudar en su reconstrucción, acuden a un país en guerra y los ataques que sufren a manos de los talibán son una buena prueba de ello.

Pilar Rego - Educadora Social.

El debate está servido
Comentarios