#TEMP
miércoles. 29.06.2022

El dandismo, una nueva forma de identidad

NUEVATRIBUNA.ES - 10.3.2009 Hace escasamente una semana, algunos diarios de tirada nacional utilizaron una foto de Camps y Costa, en adelante C&C, para ilustrar su noticia de cabecera, la probable imputación de ambos en la “supuesta” trama de corrupción que “transversaliza la estructura del Partido Popular.
NUEVATRIBUNA.ES - 10.3.2009

Hace escasamente una semana, algunos diarios de tirada nacional utilizaron una foto de Camps y Costa, en adelante C&C, para ilustrar su noticia de cabecera, la probable imputación de ambos en la “supuesta” trama de corrupción que “transversaliza la estructura del Partido Popular.

La foto por si sola editorializaba la noticia, C&C, impecablemente vestidos, inmaculados, sin mancha alguna, estaban (están) a punto de sentarse en el banquillo, precisamente porque aquello que les confería la intachabilidad de su presencia los trajes-, les habían sido otorgados como pago por la obtención de supuestos favores políticos.

Si las consideraciones con relación a estos comportamientos, son de orden moral o de ética política, la entrada que mejor los define en el diccionario es sin duda la de corrupción.

Si dichas consideraciones se hacen desde un punto de vista social o sociológico, el numero de entradas a las que acudir para ilustrar esos mismos comportamientos se amplia considerablemente. Se nos ocurre proponer al menos tres de ellas, no necesariamente por orden alfabético.

1 Dandismo.- Un estilo de vida, una manera de estar en el mundo, cuyo máximo exponente puede encontrarse en la foto que ilustran C&C, de reciente publicación.

2 Aristocracia.- Cuando las formas se convierten, en el único asidero para gozar de los beneficios del poder. La foto de C&C de referencia, muestra como el puño de la camisa ha de sobresalir indefectiblemente, un numero preciso de centímetros, de la manga de la chaqueta, cuando el brazo se encuentra en posición de ángulo recto.

3 Política.- Objeto de consumo, que en la sociedad de consumidores, ha de estar siempre limpio, despojado de adherencias y cuya salida al mercado ha de venir acompañada de un amplio juego de recambios, de fácil acceso para los potenciales usuarios.

La combinación de todas estas definiciones, puede darnos alguna pista de los riesgos a los que nos enfrentamos, entre otros, identificar el ejercicio de la política con lo efímero, con lo fácilmente desechable, con lo que no deja rastro una vez que ha pasado por la tintorería.

Conviene retener el valor simbólico que tiene la fotografía de C&C, porque probablemente sea lo único que quede del proceso abierto por corrupción al Partido Popular, en esta pasarela constante en la que se ha convertido el ejercicio de algunos cargos públicos.

Todo indica que aquello que nos da consistencia y seguridad como hombres y mujeres de nuestro tiempo, es la apariencia física que podamos mostrar. No importa robar, malversar, defraudar, si cuando se comparece para negarlo, se hace perfectamente aseado y con la talla justa.

Parecen definitivamente arrumbado el tiempo en el que millones de hombres y mujeres, podían y querían reconocerse en las huellas, en las manchas, que dejaba el trabajo compartido.

Hoy, para asombro de muchos, la impostura se está convirtiendo en una de las mayores fuentes de crédito político, lo cual sólo puede interpretarse como producto del desapego progresivo que los ciudadanos sienten hacia las instituciones que tradicionalmente han representado el ejercicio del poder político.

Pedro Reyes es Coordinador de proyectos europeos de CC OO de Madrid

El dandismo, una nueva forma de identidad
Comentarios