#TEMP
sábado. 25.06.2022

El camino francés

NUEVATRIBUNA.ES - 19.10.2010...La razón estriba en que, después de haber vivido una parte muy amplia de mi vida bajo gobiernos de derechas, durante la dictadura primero y en democracia después, no me apetece verme de nuevo sometido al mandato de gente como Aznar o Rajoy. Porque lo que se nos viene encima es justamente eso: un gobierno al que aplaudirían los que rebuznaban durante la ofrenda a los muertos en el desfile del pasado 12 de octubre.
NUEVATRIBUNA.ES - 19.10.2010

...La razón estriba en que, después de haber vivido una parte muy amplia de mi vida bajo gobiernos de derechas, durante la dictadura primero y en democracia después, no me apetece verme de nuevo sometido al mandato de gente como Aznar o Rajoy. Porque lo que se nos viene encima es justamente eso: un gobierno al que aplaudirían los que rebuznaban durante la ofrenda a los muertos en el desfile del pasado 12 de octubre. Unos sujetos convocados para mentarle el abuelo a Zapatero. Gentuza que, sin embargo, merece el respeto de Aguirre, con ellos sí, defensora de la libertad de expresión. Todas las encuestas lo anuncian, parece que el gobierno socialista está en caída libre en la opinión mayoritaria de los españoles, a pesar de lo cual más se empecina en las actuaciones que le llevan hacia el desastre. Y todo por seguir al pie de la letra las instrucciones de los neoliberales que gobiernan Europa y que aquí se jalean cada día más desde el Banco de España o desde la banda de “los Cien”, que ejercen la función de preparación artillera para la ofensiva en marcha, no solamente contra el estado del bienestar, sino contra el estado social, democrático y de derecho con tanto esfuerzo conquistado.

Sus argumentos sobre pensiones, jubilación, derechos laborales, salarios y servicios públicos, no son técnicos, como ellos pretenden, sino pura y llanamente políticos, cargados de la misma munición que el Tea Party norteamericano, aunque aquí tenga un matiz presuntuosamente académico. Y claro que en nuestro país vecino gobierna también la derecha, una derecha republicana, no de raíces fascistas como la nuestra, pero que también tiene lo suyo en su debe histórico y con unas políticas igualmente nefastas para los intereses de la mayoría de los ciudadanos. Pero, ¡ah amigo! Allí las cosas son de otra manera y no se tragan las reformas salvajes sin combatir. Los sindicatos no solamente amagan, sino que dan y duro, muy duro. La clase obrera francesa no va a aceptar recortes en los derechos sociales conseguidos, aunque están muy por delante de los nuestros. Por eso estamos asistiendo a un “Octubre francés”, un movimiento pacífico, pero firme, de lucha de los trabajadores y de los jóvenes contra las falacias de los bárbaros del capitalismo financiero, que primero ponen a los gobiernos de rodillas, para luego guillotinarlos, como en el caso español. Nos están mostrando la senda a seguir a toda la izquierda europea, el único camino que siempre hemos tenido por delante los defensores de la libertad y la igualdad: el camino de la lucha democrática y de la movilización social.

La socialdemocracia, reducida a la mínima expresión en el conjunto político europeo, sin voz propia para confrontar la machacona campaña de propaganda de la secta reaccionaria, acorralada por sí misma, con las ideas plegadas, solamente tiene ante sí una alternativa: tomar nota del mensaje claro y nítido que le está enviando su base social y dar un golpe de timón a su discurso y a su práctica, planteando nuevos objetivos capaces de afrontar la crisis creada por los mismos que ahora les imponen sus recetas. Objetivos que no deben ser los de recortar los derechos adquiridos, sino avanzar en la dirección contraria, priorizando la creación de empleo, renunciando a imponer reformas liberales por decreto, basando la recuperación en el esfuerzo solidario de todos, también de los que más tienen, defendiendo lo público, frente a la codicia insaciable de tipos como Díaz Ferrán, que predican trabajar más y cobrar menos, mientras hunden sus empresas. El camino francés es difícil, ¿pero cuándo ha sido la lucha por la transformación de la sociedad un camino de rosas?

Pedro Diez Olazábal participó en la fundación del Sindicato de Enseñanza de CC.OO y ha estado siempre vinculado a los movimientos sociales. Ha desempeñado los cargos de Alcalde de Arganda del Rey, diputado de la Asamblea de Madrid y Vicepresidente Tercero, portavoz en la Comisión de Medio Ambiente y Presidente de la Asamblea de Madrid.

El camino francés
Comentarios