#TEMP
miércoles. 06.07.2022

El autoempleo individual en España, ocho puntos por encima de Alemania

Hay quien piensa que convirtiendo a todos los parados y paradas en trabajadores autónomos se soluciona el tema del insoportable índice de desempleo, y además alguien cree que participando en esta especie de “subasta” que ha legalizado esta Contra-Reforma laboral, de a ver quien me subvenciona más si contrato, a la que son muy aficionados algunos presidentes de asociaciones de autónomos, las cifras de parados y paradas descenderán

Hay quien piensa que convirtiendo a todos los parados y paradas en trabajadores autónomos se soluciona el tema del insoportable índice de desempleo, y además alguien cree que participando en esta especie de “subasta” que ha legalizado esta Contra-Reforma laboral, de a ver quien me subvenciona más si contrato, a la que son muy aficionados algunos presidentes de asociaciones de autónomos, las cifras de parados y paradas descenderán significativamente.

Olvidan estos sesudos señores, estos nuevos profesores Franz de Copenhague, el de los grandes inventos del TBO, que el asunto estriba en una transformación a fondo de un modelo productivo obsoleto, basado en crear poco valor añadido, en actividades especulativas, bajos salarios e inexistencia de regulaciones laborales. Vamos, que la solución es transformar el estado español en una gran maquila pero de almacenaje y distribución, o bien el turismo de “lov cost”.

Como cuestión previa, que quizá condiciona una parte de nuestras respuestas, debemos partir de una realidad objetiva, no sólo en España, también en varios paises de la Unión Europea: existe un peligro de crecimiento negativo que nos aboca a una situación de recesión, donde la demanda se está reduciendo y, por lo tanto los márgenes de viabilidad para el autoempleo son más escasos. Teniendo en cuenta que, además, la importancia del autoempleo individual en España, por ejemplo está ocho puntos por encima de Alemania, que siempre se utiliza como paradigma, podremos comprender hoy que está vía individualizada de creación de empleo en este contexto, puede conducir a más precariedad y a situaciones de degradación mayor de las condiciones, no ya de empleo, también de calidad en la producción o del servicios desempeñado.

Constestando pues con un cierto desorden, comenzamos por responder si éste es un buen momento para hacerse trabajador autónomo: No es un buen momento ahora para el autoempleo individual en líneas generales, a no ser que hablemos de un producto muy especializado o de un servicio muy determinado. Una salida global precisa de políticas públicas globales y desde luego, en ningún caso el autoempleo individual será la salida ni mayoritaria ni general, y por la tanto no se trata de decirles a todos los parados que se hagan autónomos.

La siguiente cuestión abunda en que unos piden bonificaciones, menos burocracia, flexibilidades… Fácil, creo yo, en mi modesta opinión no se trata de añadir más flexibilidades, se trata de generar actividad económica, y para ello el estado debe hacer, como en crisis anteriores un papel de motor. No se trata de rescatar más bancos, se trata de favorecer y estimular la actividad productiva para que la demanda crezca, y para ello se debe facilitar créditos, comenzar a pensar en una Banca Pública, por ejemplo.

Los empresarios tienen formulado una especie de mantra, que a lo mejor repiten y repiten para convencerse y convencernos a todos: existen demasiados obstáculos para creae una empresa, demasiada burocracia, demasiadas adminstraciones, que si sobran empleados públicos, etc. Es rotundamente falsa esta idea de que existan demasiados obstáculos en la administración, al contrario existen los controles y garantías precisos. En todo caso, sí que es posible que nos encontremos con problemas de plazos excesivamente largos, pero ello se resuelve reforzando las administraciones públicas en vez de debilitarlas y recortarlas.

Llegamos al traído y llevado tema de una supuesta falta de libertad para los emprendedores, excesiva regulación, que se “ahoga” a las empresas con impuestos…A mi entender, creo que justo es al contrario: las rentas del capital están gravadas en términos generales a menos de la mitad de las rentas del trabajo. Bastantes personas de ámbitos de pensamiento plural y diverso, somos contrarios a la estimación de módulos y afirmamos que se debe contribuir en relación con los ingresos reales, y para ello se debe combatir el fraude fiscal, que tiene en este sector una de las bolsas a resolver. Se trata de estimular que se contribuya por lo que realmente se ingresa. Creo que el sistema de módulos es injusto porque a veces hace pagar por lo no cobrado, pero no tiene los elementos de transparencia necesarios en un tema tan serio como éste. La tesis del “demasiados impuestos” no se sostiene en un pais donde casi un 25% del PIB está sin emerger a la economía formal, y sus niveles de presión fiscal estan diez puntos por debajo de la media de los paises más desarrollados de Europa.

Finalmente, ya existen en nuestro ordenamiento mercantil mecanismos por los cuales hay una responsabilidad limitada de los capitales invertidos por los emprendedores.Si lo que algunos pretenden es que nos convirtamos en un segundo Panamá, no se sostiene la tesis de un crecimiento por la vía de la inversión productiva que crea tejido industrial o de servicios, no es bueno ir por este camino, que sería el de un caos tremendo: empresas que se crean, desaparecen y dejan deudas con todo el mundo…si éste es el modelo de algunos, es porque se está pensando en la desregulación y en una especie de ley de la selva, que en absoluto es el modelo ni legal ni productivo que necesitamos. La seguridad júridica de los empresarios solventes es la base de un crecimiento economico sostenido y equilibrado. Necesitamos un modelo regulado, con acceso al crédito para estimular aquellos proyectos de autoempleo individual y colectivo que generen valor añadido, que presten un servicio especializado y que fortalezcan y estimulen la demanda. Pero para ello se necesita que se haga una política económica y social que responda a los intereses de la mayoría y no a los de las agencias de calificación y a aquellos que con la especulación y la crisis ven oportunidades de negocio.

El autoempleo individual en España, ocho puntos por encima de Alemania
Comentarios