#TEMP
domingo. 26.06.2022

El acuerdo

nuevatribuna.es | 31.01.2011Hay bastantes más temas, pero esto era lo fundamental, lo que preocupaba a cientos de miles de trabajadores que en los próximos años, cruzarán la frontera de la vida laboral hacia la jubilación.
nuevatribuna.es | 31.01.2011

Hay bastantes más temas, pero esto era lo fundamental, lo que preocupaba a cientos de miles de trabajadores que en los próximos años, cruzarán la frontera de la vida laboral hacia la jubilación.
¿Cómo se calculará su pensión? ¿Cuántos años se requerirán para acceder al 100% de la pensión de jubilación? ¿A qué edad se podrán jubilar?

Estas y otras muchas preguntas han estado recorriendo los encuentros de trabajadores que, con más de cincuenta años a las espaldas, se ven a si mismos como los grandes y primeros afectados y perjudicados por la reforma. Y paradójicamente y por razones bien visibles, otro tanto ha sucedido con los jóvenes que no ven como ni a qué edad serán capaces de alcanzar esos 38 años y medio de cotizaciones cuando no encuentran trabajo con 25 años.

Y de lo que sabemos hoy, a falta de que se publiquen los acuerdos cuando se firmen y podamos leer, negro sobre blanco, toda la letra menuda. Los paganos son los de siempre: los trabajadores y trabajadoras.
No se interprete con esto que estoy en contra de los acuerdos y de las reformas, no. No se me ocurre que pudiera hacerse algo mejor, en soledad, desde los sindicatos españoles. De lo que estoy radicalmente en contra es que siempre tengan que pagar las crisis los mismos.

Ahora con los cambios (cuando sean efectivos) los trabajadores para poder jubilarse a los 65 años con el 100% de la base reguladora, deberán acreditar tener cotizados 38 años y medio. Hasta ahora eran 35 años.

Para quienes no alcancen esos años de cotización la jubilación se retrasa a los 67 años.

Y respecto de las percepciones a recibir, el cálculo se hará sobre los últimos 25 años en lugar de cómo estaba hasta ahora con los 15 años últimos.

El efecto de esto será una menor pensión a percibir en la inmensa mayoría de los casos. Cumpliéndose una vez más el hecho de que da igual quien provoque las crisis y quienes sean los responsables, porque los sacrificios y las principales consecuencias siempre las van a pagar los mismos, en este caso a los trabajadores se han sumado los pequeños empresarios y los autónomos que son quienes han sufrido los recortes más severos.

Todavía estamos por ver alguna aportación por parte de las grandes fortunas, de la gran banca, de las eléctricas…, que siguen obteniendo cuantiosos beneficios aun en la crisis.

Es esto lo que mantiene muy cabreada a una parte de la izquierda de este País, el hecho de que a Zapatero y su gobierno no les haya temblado la mano a la hora de impulsar reformas que recortan derechos de los de siempre y sin embargo se hayan mostrado incapaces de reimplantar el impuesto de patrimonio, de fijar una tasa a la banca…, o de plantear si quiera, la necesidad de una reforma fiscal a fondo que repercuta y redistribuya las cargas.

En fin, que los acuerdos vuelven a ser el mal menor de una sociedad en crisis donde unos (siempre los mismos) ponen los sacrificios, mientras otros siguen acumulando beneficios; y lo que resulta más preocupante, cada vez con más influencia y control sobre la vida política y la democracia.

Martín Landa | Sindicalista

El acuerdo
Comentarios