#TEMP
domingo 29/5/22

El 25% de Tomás Gómez y una horchata

NUEVATRIBUNA.ES - 3.6.2010...El caso es que la encuesta publicada por ese periódico en el día de la citada fecha sobre la Comunidad de Madrid afirma que, si no cambian las cosas, el año que viene el PP obtendría una mayoría absolutísima en las autonómicas de 2011, pasando de los 67 escaños actuales a 79, con un 56 % de los votos, mientras que el Partido Socialista caería a mínimos de vergüenza propia y ajena: de 42
NUEVATRIBUNA.ES - 3.6.2010

...El caso es que la encuesta publicada por ese periódico en el día de la citada fecha sobre la Comunidad de Madrid afirma que, si no cambian las cosas, el año que viene el PP obtendría una mayoría absolutísima en las autonómicas de 2011, pasando de los 67 escaños actuales a 79, con un 56 % de los votos, mientras que el Partido Socialista caería a mínimos de vergüenza propia y ajena: de 42 diputados hoy a 33 entonces y de un 33 % a un 25’5.

Seguro que la dirección del PSM ya tiene la explicación para tamaño batacazo: ¡Zapatero, que es un desastre y va a hacernos pagar sus errores, hombre! No hace falta esperar para escucharlo, porque ya lo dijeron sobre la encuesta que publicó el 2 de mayo El País, igualmente nefasta para los socialistas, por cierto.

Pero el argumento es corto, muy corto, porque la simple comparación entre el sondeo de El Mundo para las generales y las autonómicas en Madrid hace evidente que en esta comunidad se cae más, mucho más, que en el conjunto del país.

Tanto que, siguiendo la encuesta para las autonómicas en otras comunidades, el PSM se quedaría 5 puntos por debajo del Partido en el País Valenciano, 6 Castilla-León e incluso –para morirse de risa o llorar de pena- ¡alejado a más de 1 de los socialistas de Murcia, que ya tienen bastante cruz con el agua y los trasvases!

Pero la encuesta no acaba ahí, porque incluye otro dato atronador: el 50 % de los votantes socialistas –el 60 en el total de los electores- considera que el actual Secretario del PSM no es un buen rival frente a Esperanza Aguirre. Así que, además de la que está cayendo, Gómez se manifiesta como un auténtico repelente para la papeleta socialista.

Como le gusta decir al exparleño, o todo moros o todos cristianos (¿de dónde lo habrá sacado, porque eso no se dice en Madrid, sino en Alicante?): o sentenciados o con posibilidades, o con Gómez al fracaso o con otra u otro a dar una batalla política que no debe ni puede darse por perdida.

Vuelvo a lo de siempre: Gómez es la garantía del fracaso, del fracaso que avala su propia gestión de tres años desperdiciados en tonterías y enfrentamientos internos (con sus críticos y con la dirección del PSOE) mientras Esperanza Aguirre sumaba barbaridad tras barbaridad (no las que dice, sino las que hace) contra los intereses del pueblo de Madrid.

Hay que decir ¡basta!, hasta aquí hemos llegado.

Necesitamos un buen candidato para un PSM cuya Comisión Ejecutiva se parece cada vez más a un grupo de zombies, porque cada vez que pasa algo en sus reuniones (la última, la carga contra José Blanco que encumbró a Tomás a categoría de protagonista de la primera noticia de la primera página del primer periódico en español, ampliando el conocimiento de su persona hasta las Filipinas y no para bien) o todos estaban mirando a las musarañas y no escucharon el soliloquio de Gómez o no estaban o no lo entendieron así.

Quien ahora no actúe, por miedo, por intereses personales o por ambas cosas a la vez, será corresponsable de la mayor derrota cosechada por el socialismo madrileño en toda su historia.

¡Vaya, uf, qué dura me he puesto, con lo comprensiva que soy de natural! Voy a tomarme una horchata a ver si me refresco…

Rosa Nardo


El 25% de Tomás Gómez y una horchata
Comentarios