sábado 29/1/22

Dos mujeres

NUEVATRIBUNA.ES - 20.5.2010Dos mujeres. Dos Vicepresidentas socialistas. Da igual. Era el mismo discurso que podía hacer cualquier hombre de derechas y con buen corazón. “Ha sido muy duro. Nos ha costado mucho tomar estas medidas. Seguiremos protegiendo a los más débiles”… más o menos son frases de la Vicepresidenta primera, y eso ha sonado a púlpito.
NUEVATRIBUNA.ES - 20.5.2010

Dos mujeres. Dos Vicepresidentas socialistas. Da igual. Era el mismo discurso que podía hacer cualquier hombre de derechas y con buen corazón.

“Ha sido muy duro. Nos ha costado mucho tomar estas medidas. Seguiremos protegiendo a los más débiles”… más o menos son frases de la Vicepresidenta primera, y eso ha sonado a púlpito.

“Hemos tomado medidas desde el punto de vista del gasto, no de los ingresos”, dice la Vicepresidente segunda, y tras explicar un recorte sin precedentes en los salarios de los funcionarios, ha tranquilizado a los poderosos, “si hay subida de impuestos será temporal”.

Ha sido una imagen doblemente sorprendente, porque podrían haber sido hombres y podrían no haber sido socialistas. Si escuchamos sólo las palabras pronunciadas, hubiera costado identificarlas, especialmente si pensamos en ellas y en sus palabras de hace unos meses, unas semanas o unos días. Ellas han sido hoy la imagen de un gobierno socialista que toma medidas que no parecen socialistas. Viéndolas y escuchándolas es fácil pensar que nada es lo que parece.

¡Claro que sólo ha sido una imagen! Probablemente ellas sigan siendo grandes feministas y grandes socialistas y hayan hecho un tremendo esfuerzo al anunciar que los funcionarios que no llegan a mil euros apenas van a tener recortes, mientras que sus salarios como vicepresidentas van a sufrir un recorte del 15%.

Son tiempos complejos en los que nada es lo que parece. Nada es previsible ni obvio. A propósito, estas son dos palabras que le gustan mucho a Lula, el presidente brasileño, antiguo sindicalista, que dice que no es difícil gobernar, que él lo ha hecho siguiendo dos líneas básicas de actuación: hacer lo previsible, lo que se esperaba de él, y lo obvio, lo que se necesitaba en su país. Con estos dos ejes ha creado más de 14 millones de empleos y ha llevado a Brasil a ser una auténtica potencia emergente. Y lo que es más importante, ha generado confianza y esperanza en mucha gente. Cuando se escucha a Lula, a veces parece una mujer, y a veces parece socialista.

Amalia Álvarez - Escritora.

Dos mujeres
Comentarios