#TEMP
miércoles. 17.08.2022

Disciplina de partido y disciplina de dedo

Llamamos disciplina de dedo al gesto imperativo con que el portavoz del grupo ordena a sus conmilitones qué debe votar...

De un lado, el recientemente dimitido -por cuestiones de pringue, naturalmente- senador Francisco Granados dijo quitarse un peso de encima porque «total, lo único que hago en el Senado es apretar un botón a la hora de votar». De aquí se podría sacar un quintal métrico de conclusiones acerca de una de las caras de la representación en nuestro país. De otro lado, nueve diputados del Partido popular votan a favor de un texto independentista en el Parlament de Catalunya. Es evidente que no era esta su intención. Pero al final se impuso la «disciplina de dedo», una figura parlamentaria que tradicionalmente ha sido equiparada a la «disciplina de partido». Pero que, en este caso, no ha habido correlato entre ésta y aquella.

Llamamos disciplina de dedo al gesto imperativo con que el portavoz del grupo parlamentario ordena a sus conmilitones qué debe votar. Por ejemplo, si el portavoz-capataz levanta un solo dedo nadie debe interpretar que se está haciendo una peineta a alguien, sencillamente se está ordenando votar afirmativamente. Si son dos dedos, lo que se indica es votar negativamente, y tres dedos es el símbolo de la abstención. Por supuesto todos los diputados –salvo muy rarísimas excepciones--  han seguido a pies juntillas las órdenes digitales. De ahí podemos colegir la estrecha relación entre la disciplina de partido y la disciplina del dedo: del dedo que ordena qué votar y del dedo que obedece el mandado imperativo. Llamarlo a esto dedocracia sería algo vulgar, amén de un chiste fácil.

Es claro que el voto positivo de los diputados catalanes del PP a la propuesta de celebrar la consulta del «dret a decidir» no fue una rebelión contra Mariano Rajoy. Fue una equivocación del portavoz. Lo chocante es que nadie reparara en el error. La respuesta puede ser la siguiente: ¿para qué quieres cabeza si te indican con el dedo lo que tienes que hacer? 

Disciplina de partido y disciplina de dedo