#TEMP
lunes 23/5/22

Diálogo

Ya está. Tenemos presidente y tenemos una nueva legislatura por delante. José Luis Rodríguez Zapatero ha enviado un recado a los agentes sociales que, dentro de la confusión de la política, ha recogido hábilmente el presidente de la CEOE. Zapatero ha hablado del diálogo social y de la necesidad de abordar estos próximos cuatro años apoyado en las espaldas de los sindicatos y la patronal.Y tiene razón Rodríguez Zapatero.
Ya está. Tenemos presidente y tenemos una nueva legislatura por delante. José Luis Rodríguez Zapatero ha enviado un recado a los agentes sociales que, dentro de la confusión de la política, ha recogido hábilmente el presidente de la CEOE. Zapatero ha hablado del diálogo social y de la necesidad de abordar estos próximos cuatro años apoyado en las espaldas de los sindicatos y la patronal.

Y tiene razón Rodríguez Zapatero. En tiempos de crisis son los agentes sociales los que pueden ayudar a que las cosas no se desmanden. No vendría mal que en este país de frágil memoria se recordara que han sido precisamente los agentes sociales los que en momentos difíciles han dado estabilidad y calma a los cambios. Siempre, justo es reconocerlo, desde el olvido o, cuando menos, con escaso reconocimiento.

Pero el diálogo, la renuncia a reivindicaciones aparentemente urgentes, y, en definitiva, la generosidad de sindicatos y patronal han permitido a este país salir de crisis y conflictos. Los tiempos que se avecinan no son como para tirar cohetes. Y tendrán que ser las fuerzas de centrales obreras y de organizaciones empresariales las que asumirán el esfuerzo y el desgaste.

El exquisito respeto que unos y otros han mostrado en todo este proceso desde el periodo electoral a la configuración de un nuevo Gobierno- es una buena muestra de la madurez con la que desde hace muchos años se han comportado las organizaciones obreras y empresariales.

Hay que decir que Zapatero no se ha distinguido, precisamente, por corresponder adecuadamente a la postura que han adoptado ambos. Tal vez por que iba sobrado y no ha llegado a comprender que, en buena medida, la bonanza económica y la paz social de la que ha gozado este país se debe en buena medida a unas instituciones que han sabido renunciar a sus propios intereses en beneficio del bien común.

Pero ahora las cosas son distintas. José Luis Rodríguez Zapatero necesita de la seriedad y de la madurez de sindicatos y patronal para afrontar un ciclo distinto, un periodo de sacrificios en el que los representantes sociales tendrán, sin duda, un papel relevante.

Zapatero tendrá, con León Felipe que asumir que en los próximos cuatro años no ha venido a imponer. Desde la humildad tendrá que admitir: “He venido a escuchar otra vez esta vieja sentencia en las tinieblas: / Ganarás el pan con el sudor de tu frente / y la luz con el dolor de tus ojos”.

En esa estamos, joven.

Diálogo
Comentarios