#TEMP
lunes 23/5/22

Diagnóstico gubernamental en la reforma laboral

NUEVATRIBUNA.ES - 15.4.2010Hace dos días, el gobierno entregó a los interlocutores sociales el documento de propuestas de reforma laboral que pretende poner en marcha, tras negociarlo con los sindicatos. No voy a entrar, en estas líneas, en valoraciones de las medidas propuestas, me interesa comentar el diagnóstico del gobierno sobre el problema estructural más grande del mercado laboral español.
NUEVATRIBUNA.ES - 15.4.2010

Hace dos días, el gobierno entregó a los interlocutores sociales el documento de propuestas de reforma laboral que pretende poner en marcha, tras negociarlo con los sindicatos. No voy a entrar, en estas líneas, en valoraciones de las medidas propuestas, me interesa comentar el diagnóstico del gobierno sobre el problema estructural más grande del mercado laboral español. En mi opinión, coincidente con muchas otras, el mercado laboral español tiene un grave y estructural problema: una histórica incapacidad del tejido empresarial privado para generar empleo.

El diagnóstico gubernamental es decepcionante y preocupante por sus consecuencias a medio y largo plazo. El documento gubernamental afirma contundentemente, y hasta en dos ocasiones, que: “la dualidad entre trabajadores fijos y temporales constituye el problema estructural más grave de nuestro mercado de trabajo” (pág.2), “..para resolver el problema estructural más grave del nuestro mercado de trabajo: la dualidad entre trabajadores fijos y temporales” (pág. 4).

Focalizar la reforma en el abaratamiento de los costes laborales de los contratos para jóvenes pone de manifiesto una concepción preocupante sobre lo que entiende el gobierno que es el factor determinante del estímulo de la inversión y la creación de empleo. La creación y mantenimiento del empleo depende fundamentalmente, en el corto y medio plazo de la demanda efectiva, y si la política económica es contractiva, como ahora, el empleo, en un contexto de recesión, se seguirá destruyendo.

Decepcionante, porque algunos creíamos que el Gobierno era sincero cuando plantea en entrevistas periodísticas, que el problema no es el coste del despido. En público niega reducir el coste del despido, pero lo hace, presentando medidas que se dirigen directamente a aumentar los colectivos de trabajadores con menores indemnizaciones. El gobierno se refugia en el manifiesto de los 100 economistas neo-liberales, al que es mas fácil acomodarse, por presiones del gran capital empresarial español.

¿A alguien le caben dudas sobre cuál es el problema laboral más grave?: la persistencia de altas tasas de desempleo, que en periodos de crisis alcanzarán a más de 4,5 millones de personas. Si ese es el gran problema estructural del mercado laboral, será necesario poner el énfasis - como han puesto de manifiesto centenares de economistas que nos han precedido - en que el gran problema laboral de nuestro país es la manifiesta incapacidad de la estructura empresarial privada, para ofrecer un volumen de empleo sostenido, de calidad. Muchos nos tememos que estas reformas laborales, son simples “placebos” en relación con la generación de empleo, y un definitivo síntoma de la miopía económica neo-liberal con que se enfrenta el mayor problema estructural del mercado laboral españo. Un problema histórico, que sigue siendo atendido por la izquierda política española con ampliaciones de deducciones, subvenciones, y bonificaciones al capital privado. Mientras no se enfrente este problema con protagonismo empresarial público en los sectores emergentes, poco podemos esperar de estas reformas laborales, salvo una vuelta de tuerca en las condiciones de flexibilidad en el empleo juvenil, no correspondidas por la seguridad de poder encontrar otra oportunidad de empleo, en un horizonte cercano.

Eduardo Gutiérrez - Economista.

Diagnóstico gubernamental en la reforma laboral
Comentarios