domingo. 19.05.2024

Después de 33 años la Vuelta ciclista por Euskadi

Desde 1978 la Vuelta Ciclista  no pasaba por Euskadi. El terror etarra impuso sus leyes. Incluso el ciclismo, un deporte popular y que ilusiona a tantísimos seguidores tenía prohibido su paso por las hermosas tierras que conforman el País Vasco.

Desde 1978 la Vuelta Ciclista  no pasaba por Euskadi. El terror etarra impuso sus leyes. Incluso el ciclismo, un deporte popular y que ilusiona a tantísimos seguidores tenía prohibido su paso por las hermosas tierras que conforman el País Vasco.

Tras la muerte del genocida Franco, ETA no quiso integrarse en la democracia recién estrenada, y subyugada la banda por su etnionacionalismo independista ha querido demostrar su fuerza a base de tiros en la nuca y coches bomba, asesinando cruel y vilmente a todo tipo de gente.

Desde la Transición los diferentes presidentes de gobierno democráticos han intentado acabar infructuosamente con ETA. Lo intentó Suárez, Felipe González, Aznar y también Rodríguez Zapatero.

Desde 2004 y tras la atroz matanza de Atocha -el 11M- José Luis Rodríguez Zapatero ganó las Elecciones Generales y se convirtió en Presidente del Gobierno español. El PP perdió estas elecciones -que daba por ganadas- debido a sus atroces mentiras a la ciudadanía española y al resto de Europa acerca de la autoría de la masacre. Querían culpabilizar a ETA.

Aznar jamás ha querido admitir que, en último término, la responsabilidad de tanta muertes gratuitas la tuvo él como componente del trío de las Azores. Bush tuvo su 11-S. Blair, su 11-J. Aznar, su 11-M. Los islamistas se vengaron de la invasión y guerra de Irak. Aznar y los suyos, de la mano de Pedro José intentaron echar las culpas a ETA. Para ello urdieron múltiples patrañas para lograr convencer lo que tan solo ha sido fruto de mentes enfermas y malignas, las suyas.

Tras las elecciones del 14 de marzo de 2004 y desde ese mismo instante la envidia enfermiza de un Aznar resentido y mendaz, en connivencia con Rajoy y otros mandamases del PP -Mayor Oreja entre otros- maquinaron toda suerte de calumnias acerca de las 'relaciones' entre el Gobierno y ETA, a la vez que negaron las conversaciones habidas por el Partido Popular y la banda terrorista.

Se tomaron con especial gusto las calles para manifestarse el PP de la mano de la AVT y del Foro de Ermua en contra del Gobierno presidido por Zapatero por supuestas y falaces concesiones a ETA. En enero de 2005 con el lema "Por la memoria y la justicia de las víctimas".

La segunda manifestación se realizó en febrero de 2006. Ya estaba de presidente de la AVT Francisco José Alcaraz, el peluquero. Aquí acudió José María Aznar arengando a 'la tropa'. El lema de cabecera fue "En mi nombre no". Rajoy también hizo acto de presencia.

En junio de este mismo año 2006 se produjo la tercera manifestación contra el Gobierno socialista y en relación a la manipulación realizada por el periódico de Pedro José de acuerdo con las tesis inventadas y construidas por el PP respecto a la gravísima tragedia del 11-M en Atocha. Su lema, de una desvergüenza absoluta, "Queremos saber la verdad".

La última manifestación de ese año, en noviembre, la presidió Mariano Rajoy, el candidato por el PP.

La rebaja de pena concedida a De Juana Chaos conllevó una nueva manifestación contra Zapatero. Aquí acudieron María San Gil y Ángel Acebes

En un ataque de 'sinceridad' y de maniqueísmo total, separando al PP como los auténticamente buenos, y al PSOE y restos de Partidos como los absolutamente malos, Mariano Rajoy en sus memorias 'En confianza' rechaza que su Partido haya tenido jamás relaciones con la banda terrorista ETA. Esta misma afirmación la ha reiterado en ocasiones varias el jefe Aznar.

La memoria es débil y el olvido concede victorias en las urnas a unos personajes que se creen perdonados de las mentiras y tropelías cometidas. Por ello es necesario recordar lo que jamás debió ser olvidado.

Son palabras de Aznar del 3/3/1998 "Si los terroristas deciden dejar las armas, sabré ser generoso".

Igualmente es de Aznar "El Gobierno y yo personalmente he autorizado contactos con el entorno del Movimiento Vasco de Liberación", del 3/11/1998.

Rajoy, el candidato, pronunció el 12/11/1998  "Los contactos (con ETA) los llevaremos directamente y sin intermediación". Ahora, al desmentirse, miente bellacamente.

Sigue hablando Aznar"Tomar posesión de un escaño siempre es preferible a empuñar las armas", 18/12/1998. Estas últimas palabras vienen a la perfección respecto a las indecentes críticas que el Gobierno de Zapatero ha recibido en relación a Bildu. Las manifestaciones de la AVT con Ángeles Pedraza como presidenta exigiendo que el Gobierno prohibiera lo que el TC había permitido respecto a Bildu expresaban un total desconocimiento de las palabras significadas de Aznar. Ahora lo importante era atacar al Gobierno socialista. Sin más razón. 

Y como las hemerotecas todavía no han sido destruidas por el PP, encontramos que entre septiembre de 1998 y el mismo mes de 1999  el gobierno de Aznar ordena el acercamiento de más de 120 presos de ETA a cárceles próximas al país vasco y permite el regreso a nuestro país de más de 300 exiliados de la banda terrorista.

Y durante los ocho años de Gobierno del PP (1996-2004) se excarceló a 311 etarras. 64 de ellos eran terroristas condenados por asesinatos múltiples a penas superiores a 20 años, y en algún que otro caso las penas ascendían a 200 y 300 años. Fue llamativo el caso de Iñaki Bilbao, que condenado a 52 años de prisión, tras serle reducidos a 30 cumplió tan solo 17. Salió de la cárcel el 28 de septiembre de 2000, siendo ministro de Interior Mariano Rajoy y Ángel Acebes, de justicia.

Dieciocho meses después Iñaki Bilbao asesinó al concejal socialista de Orio, Juan Priede. 

Manos manchadas de sangre inocente. Boca envenenada de mentiras desvergonzadas. Injurias y calumnias por un pedazo de poder. Rebajas en Salud y Educación para conseguir el dinero despilfarrado en sus propias 'juergas'. Apoyo incondicional a los servicios privados, solo accesibles para los más ricos...Esta podredumbre es el PP.

Únicamente ha conseguido poner contar las cuerdas a una ETA debilitada a la que apenas le late el pulso un gran socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y lo ha hecho sin mostrar orgullo, sin hinchar el pecho como un gallo presumido. Lo ha hecho con humildad, con inteligencia y con esa enorme capacidad de trabajo e intuición que la naturaleza le ha dado. Él y solo él, podemos afirmar, ha acabado con ETA. Igualito que Rajoy hizo con su 'brillante' gestión.

Si la Vuelta Ciclista ha cruzado Euskadi en esta ocasión, después de tantos años de no poder hacerlo, es gracias a Rubalcaba.

La importancia de este hecho no es más que un símbolo: la capacidad enorme de este gran político, Rubalcaba, para solucionar los problemas enquistados. Su comparación con el dontancredismo de Rajoy es un absurdo. Uno vale. El otro se muestra inodoro, incoloro e insípido.

Después de 33 años la Vuelta ciclista por Euskadi
Comentarios