#TEMP
miércoles 25/5/22

Debilidades de la Unión Europea

NUEVATRIBUNA.ES - 6.5.2010Que la Unión Europea viene atravesando problemas políticos importantes, de capacidad y de rapidez en la toma de decisiones, hace mucho tiempo que dejó de ser un secreto.Que ello viene suponiendo problemas añadidos y una falta de credibilidad y de influencia alarmante en el concierto internacional tampoco representa ningún secreto a estas alturas.
NUEVATRIBUNA.ES - 6.5.2010

Que la Unión Europea viene atravesando problemas políticos importantes, de capacidad y de rapidez en la toma de decisiones, hace mucho tiempo que dejó de ser un secreto.

Que ello viene suponiendo problemas añadidos y una falta de credibilidad y de influencia alarmante en el concierto internacional tampoco representa ningún secreto a estas alturas.

Pero cuando entran en juego decisiones económicas, cuando hablamos de la Unión Monetaria que da soporte al euro, no se puede andar con semejantes dilaciones e incoherencias. Y no se puede hacer, porque las consecuencias ya no son sólo o fundamentalmente de prestigio y de “peso político”, sino que se miden en millones de euros. La falta de reacción adecuada nos va a costar (nos está costando ya) mucho dinero a los países de la moneda única, a los países del euro.

Grecia está acuciada (y hay que decirlo bien alto) por la irresponsabilidad de un gobierno sinvergüenza de la derecha griega, que asesorado por Goldman Sachs, maquilló las cuentas para camuflar y engañar a la Unión sobre el déficit real que soportaban sus cuentas.

Por tanto dejemos clara una primera cuestión: los trabajadores griegos que indudablemente van a ser los principales paganos de la situación, no han tenido arte ni parte en la actual situación del país. Y en segundo lugar, interesa destacar, que a pesar de ser la derecha irresponsable griega la autora del fraude, aconsejada por una de esas sociedades que se permiten seguir pontificando sobre lo que se debe o no se debe hacer, las consecuencias las va a pagar el conjunto del pueblo griego (no he visto medidas significativas hacia las grandes fortunas y los especuladores), en primer lugar, y la Unión Europea después o, si lo prefieren, a la vez.

Los errores de la Unión

Que sólo cabían dos actitudes ante la situación era una realidad desde el minuto siguiente a tener conocimiento de los hechos: o se salía al rescate de Grecia de forma inmediata y urgente, o bien se la expulsaba del sistema monetario. Descartado esto último, era (es) obvio que cada día perdido y sin tomar las medidas necesarias, el rescate se encarece con el riesgo añadido (ya evidencia) de que las “olas” lleguen a toda Europa.

Se quiera o no, la incertidumbre que se alimenta es el mejor caldo de cultivo para que “trabaje” la especulación.

Todos suponíamos que este sencillo esquema era conocido y que no se daría lugar por parte de la Unión Monetaria a que el paso del tiempo actuara a favor de los especuladores. Pues bien, no ha sido así.
¿La clave? Alemania enfrascada en sus elecciones de Renania del Norte-Westfalia.

Alemania evidentemente no estaba dispuesta a cerrar un acuerdo rápido que pusiera en riesgo la victoria de la derecha cristianodemócrata, aliada con los liberales, y que gobierna con escaso margen. La canciller Merkel necesitaba cubrirse las espaldas antes de dar el respaldo (inevitable) a Grecia, aunque su “juego” vaya a costar ahora en el rescate de Grecia unos cuantos millones más de euros a la Unión. Pero dudo que sea sólo eso. Alemania lleva tiempo mostrando un menor interés por la UE.

Los resultados, en cualquier caso, de ese tablero de ajedrez en el que ha venido actuando la señora Merkel los vamos a ver este domingo, cuando tengamos los datos electorales procedentes del estado más importante de Alemania.

Aunque, entretanto, el bono a diez años de Grecia se ha depreciado hasta tener que pagar tres veces más de intereses que su homólogo alemán.

Otra consecuencia ha sido el desplome de los mercados europeos que han cedido a la especulación y a la incertidumbre interesada que se ha propagado respecto a que Grecia es sólo el comienzo y a que al final el problema afectará a toda la Unión.

Muy mal servicio el que, en esta ocasión, ha realizado el gobierno alemán hacia la Unión Europea. Siempre había sido un ejemplo (independientemente de que estuviera en el poder la derecha o la izquierda) en la construcción de Europa, un ejemplo de solidaridad del que ha dado sobradas muestras aunque la ejerciera con importantes contrapartidas en forma de intercambios comerciales.

En esta ocasión se está escribiendo un punto -está por ver si seguido o aparte- que indudablemente no va a contribuir a reforzar a la Unión Europea y mucho menos todavía a la Europa Social. Y saben quienes han seguido mis escritos que, en mi opinión, la Unión Europea será una Europa Social o no será.

De ahí mi preocupación ante las actitudes de los últimos tiempos y ante el desinterés de Alemania para hacer avanzar la cohesión en la Unión. Sus últimas manifestaciones nos retrotraen a varios años atrás, cuando el díscolo papel era interpretado por Francia jugando a “gran imperio” y apoyándose en la siempre distante (de los intereses de la Unión) Inglaterra.

¡Demasiadas debilidades y problemas para una Unión Europea a la que le sigue costando tanto tiempo tomar sus decisiones, por muy urgentes que sean!

Martín Landa - Sindicalista.

Debilidades de la Unión Europea
Comentarios