sábado 4/12/21

Congreso de la CES, en plena ofensiva contra el modelo social

El XXII Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos se reunirá en Atenas la próxima semana, entre los días 16 y 19 de mayo. Un congreso en el que se reúne al conjunto del sindicalismo europeo, que representa a algo más de 60 millones de afiliados y afiliadas.

El XXII Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos se reunirá en Atenas la próxima semana, entre los días 16 y 19 de mayo. Un congreso en el que se reúne al conjunto del sindicalismo europeo, que representa a algo más de 60 millones de afiliados y afiliadas.

El Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos se realiza en plena ofensiva contra el modelo social, en el que las estrategias de la Unión Europea, basadas en las políticas de recorte, en nuevos ajustes presupuestarios y la presión a la baja de los salarios y las condiciones de trabajo, están añadiendo nuevos obstáculos a la recuperación del crecimiento de la economía y del empleo.

Cuando no se actúa sobre las raíz de la crisis, se insiste en dar continuidad a las políticas que la causaron, sencillamente se desprecian las consecuencias que afectan a millones de trabajadores europeos.

La Unión Europea con más de 23 millones de parados en los Estados miembros, que está afectando de manera dramática a la población joven, con un crecimiento cada vez mayor de la desigualdades sociales y un ensanchamiento de las zonas de exclusión y pobreza, corre el riesgo de dejar de ser la región del planeta en la que la convivencia de políticas de empleo expansivas, con fuertes estados del bienestar posibilitaron crecimiento, desarrollo y altas cotas de bienestar social.

El Congreso de la CES tiene en la cita de la semana del 16 de mayo, un autentico reto, debe articular nuevas iniciativas y mecanismos más fuertes también de vertebración organizativa de las organizaciones nacionales, que lejos de replegarse tienen que fortalecer el trabajo y la acción sindical europea que tal, y como plantea la ponencia que se va a discutir en Atenas, debe basarse en una Europa con un modelo social dinámico y fuerte, pleno empleo, crecimiento sostenible y una sociedad baja en carbono, igualdad, derechos fundamentales, negociación colectiva, diálogo social, servicios públicos de alta calidad, protección de los migrantes y las minorías, estados de bienestar, más normas europeas comunes, evitar deslizarse "hacia" una carrera a la baja, la lucha contra el capitalismo "casino", y la promoción de la solidaridad internacional.

Y todo ello exige fortalecer el discurso sindical, en lo político y también en cultural, quebrando las tesis neoliberales que sostienen que la existencia de un sistema de derechos y garantías resulta incompatible con un crecimiento económico competitivo, en la medida en que el modelo tradicional de protección de los trabajadores de las mayoría de los países de la Unión Europea resultaría, en líneas generales, responsable de la incapacidad de generar empleo suficiente y de calidad. De donde se desprende, según estas tesis, la necesidad de reducir, flexibilizar o desregular buena parte de los elementos básicos que configuran el derecho laboral que es parte sustancial del modelo social europeo, esto es, un sistema de derechos y garantías.

Congreso de la CES, en plena ofensiva contra el modelo social
Comentarios