#TEMP
jueves. 11.08.2022

Compromiso por la Educación

NUEVATRIBUNA.ES - 21.9.2009Lo ha dicho el Rey en el inicio de curso escolar: sería muy bueno alcanzar un gran acuerdo o compromiso por la educación, que apartase al sistema educativo de la confrontación y que permitiera la serenidad necesaria para abordar el reto de la formación con la vista puesta en el futuro.Lo ha dicho el Rey y lo hemos dicho nosotros en el inicio de curso escolar madrileño.
NUEVATRIBUNA.ES - 21.9.2009

Lo ha dicho el Rey en el inicio de curso escolar: sería muy bueno alcanzar un gran acuerdo o compromiso por la educación, que apartase al sistema educativo de la confrontación y que permitiera la serenidad necesaria para abordar el reto de la formación con la vista puesta en el futuro.

Lo ha dicho el Rey y lo hemos dicho nosotros en el inicio de curso escolar madrileño. Necesitamos un Compromiso Político y Social por la Educación en Madrid. Ni la Consejera de Educación, ni la Presidenta, han dicho nada al respecto, pero su portavoz en el Diario de la Noche de Telemadrid, ya ha puntualizado a Su Majestad que eso es muy difícil.

En Madrid uno de cada tres alumnos fracasa. La Comunidad de Madrid recibió las transferencias educativas y es responsable de los resultados escolares en la Región. La autoridad del profesorado y las leyes educativas son iguales en Madrid que en Navarra, en Asturias o en el País Vasco, pero allí sólo fracasan uno de cada seis alumnos.

Cada fracaso escolar supone el incumplimiento del derecho constitucional a que cada ciudadano o ciudadana pueda acceder a una base educativa sólida. El derecho a la educación no consiste en poder pasar un número determinado de años en la escuela, sino superar con éxito los objetivos legalmente establecidos. En este sentido el fracaso escolar es el problema. La autoridad del profesorado, los medios y recursos materiales y de personal en los centros educativos, la consideración general de la que goza el sistema educativo y el profesorado en la sociedad. La situación de unas familias acosadas por el trabajo o la falta de él, los horarios laborales y escolares, la falta de apoyos para acometer la tarea educativa. Los modelos sociales y culturales imperantes que alientan el consumo, el éxito económico sin esfuerzo, el pelotazo como virtud de los fuertes y triunfadores, el escaso valor del conocimiento y el escaso reconocimiento de valores y comportamientos no agresivos. La solidaridad como beneficencia. Primero yo, después yo y luego yo, siempre yo. No he venido a este mundo a sufrir.

En esto radica el doble fracaso de Madrid con respecto a otras Comunidades. Merecería la pena reflexionar un poco. Sentar a responsables políticos, profesorado, padres y madres. Escuchar a los propios alumnos. Preguntar a expertos. Contrastar con otras experiencias y otros países. Aprenderíamos que nuestras sociedades son muy complicadas y que las soluciones son complejas. Que tendremos que ensayar, devanarnos los sesos, aprender de los errores. Hablar, negociar, acordar. Entenderemos que la autoridad es una parte de la solución, pero no la única solución.

No me preocupa el anuncio de Esperanza Aguirre de impulsar una Ley de Autoridad del Profesorado. A fin de cuentas ha demostrado su olfato político para simplificar problemas y dar un brochazo que le salve de tener que hablar de otras cosas en un Debate sobre Madrid, en el que el paro o la crisis han pasado desapercibidos.

Me preocupa que una simpleza tal haya copado titulares y ocupado horas y horas de debate tertuliano en cadenas televisivas y radiofónicas, editoriales y columnas de opinión en la prensa.

Me preocupa que nuestro Gobierno crea que a golpe de autoridad rebajaremos sustancialmente el fracaso escolar y que la única iniciativa que se le ocurra sea esa. Que confunda una parte con el todo. Que a falta de dinero para invertir en educación y a falta de valores que doten de fines y objetivos a nuestros niños y jóvenes, recurra a la autoridad como solución única.

Me preocupa que un brochazo tan gordo y burdo, tenga que ser corregido, matizado, desvelado, con tanto esfuerzo. Que sea tan complicado explicar la evidencia.

El Rey, el Ministro de Educación y nosotros decimos lo mismo: hay que abrir las puertas para alcanzar un Compromiso Político y Social por la Educación…. ¿Es tan difícil de entender?. Nadie dice que será fácil lograrlo, pero merece la pena. Requerirá mucha pincelada fina y algunos trazos gruesos. Pero un brochazo de autoridad en mitad del cuadro no es una obra de arte, se mire por donde se mire.

Francisco Javier López Martín - Secretario General CCOO de Madrid.


Compromiso por la Educación
Comentarios