#TEMP
domingo 22/5/22

Comisiones Obreras

Comisiones Obreras es un sindicato inspirado en los valores del sindicalismo de clase, es decir, en la libertad, la democracia, la justicia social, la solidaridad y la defensa de los intereses del conjunto de la clase trabajadora. CCOO es un sindicato de clase.

Comisiones Obreras es un sindicato inspirado en los valores del sindicalismo de clase, es decir, en la libertad, la democracia, la justicia social, la solidaridad y la defensa de los intereses del conjunto de la clase trabajadora. CCOO es un sindicato de clase.

Los sindicatos corporativos tienen un interés común, salvaguardar sus “derechos”, no digo privilegios, digo derechos legítimos, como los que intentan conservar el conjunto de los trabajadores y trabajadoras, pero con una pequeña diferencia, el sindicalismo de clase no hace distingos entre trabajadores, categorías o grupos profesionales, todo lo contrario. La fuerza del sindicalismo de clase, la fuerza de CCOO radica en el convencimiento de que la lucha unida y organizada del conjunto de la clase trabajadora es la que hace posible la conquistas de derechos, como se acredita a lo largo de la historia. Los sindicatos corporativos solo defienden los intereses de colectivos concretos, categorías y/o grupos profesionales; pilotos, maquinistas, conductores, funcionarios, etc., y aquí radica la diferencia con CCOO y el sindicalismo de clase en general.

CCOO siempre busca la alianza de todos los sindicatos, incluidos los corporativos, cuando de defender los derechos e intereses de los trabajadores y trabajadoras se trata, y además busca la complicidad de las organizaciones sociales, asociaciones, formaciones políticas y el conjunto de la sociedad civil organizada, no sólo para defender los derechos laborales sino también para preservar una de las grandes conquistas de nuestra historia, el llamado estado del bienestar.

Esto que nos hace más iguales y más libres, derecho al trabajo y no a la explotación, derecho a la salud a través de un sistema público sanitario universal, donde todas las personas tengamos las mismas prestaciones, derecho a un sistema público educativo donde nuestros hijos e hijas tengan las mismas oportunidades, derecho a que nuestras personas mayores después de una larga vida trabajando sean correspondidas y atendidas como merecen y como ellos lo hicieron con nosotros.

Un sistema que, aunque con carencias, debemos preservar y contribuir con el esfuerzo de todos a mantener. El ESTADO DEL BIENESTAR es un preciado legado, para cuya conquista nuestros predecesores, padres y madres, abuelos y abuelas, tuvieron que luchar con perseverancia y valentía, dejándose en muchos casos la vida, contra la tiranía de la dictadura hasta arrancar la libertad y la democracia, porque sin esto sería impensable el actual ESTADO DE BIENESTAR, que ahora nos quieren robar.

En una campaña despiadada y bien orquestada por la derecha política y sus voceros mediáticos para desprestigiar a los sindicatos de clase, a CCOO se le acusa de sindicato subvencionado, corresponsable y hasta cómplice de la crisis que está asfixiando a nuestro país, a Europa y a medio mundo. Acusaciones falsas que solo persiguen minar su credibilidad en la clase trabajadora. Y lo hacen porque saben que CCOO es un muro de defensa, un baluarte de resistencia y lucha contra las intenciones de que la derecha política y económica acabe implantando las medidas de su ideario, recortando derechos a los trabajadores y quebrando los pilares del estado del bienestar, sanidad y educación.

Pues bien, vayamos por parte. Aunque solo sea a modo de recordatorio debemos decir que los sindicatos son pilares básicos y elementales en todos los sistemas democráticos y estado de derecho, no es concebible un estado de derecho y democrático sin la presencia, participación y el papel de los sindicatos. En nuestra Carta Magna, es decir, en nuestra Constitución, los sindicatos no sólo son reconocidos, si no que ocupan un lugar de preeminencia en igualdad con las organizaciones empresariales y se les reconoce a éstos, como agentes sociales, la capacidad de entender y gobernar las relaciones laborales. Esto está nítidamente recogido y reconocido en la Constitución que se logro consensuar en nuestro país en tiempos de enormes dificultades, gracias a la generosidad de todos y todas. Algo que desgraciadamente la reciente reforma ha quebrado al no buscarse el consenso de todos los agentes concernidos.

Sí, a los sindicatos y las organizaciones patronales la Constitución les otorga y reconoce el papel de actores principales y cuasi único para entender, negociar y acordar sobre el modelo de relaciones laborales y la negociación colectiva. Convenios Colectivos que se negocian para TODOS los trabajadores y trabajadoras independientemente de que éstos estén o no afiliados a sindicatos, por lo que de esa negociación y convenio todos los trabajadores se benefician por igual.

En cuanto a la representación de los sindicatos, ésta surge de un proceso democrático cada cuatro años, en el que conjunto de los trabajadores convocados eligen a sus representantes y a través del número de representantes elegidos por cada candidatura se logra la mayor o menor representación de los sindicatos concurrentes. Curiosamente en este proceso democrático el grado de participación alcanza de media el 85%, por el que se erige en el proceso democrático más participativo de todas le elecciones convocadas hasta ahora, CCOO es el sindicato más representativo de nuestro país porque así lo quieren los trabajadores y trabajadoras al otorgarle su confianza y alcanzar sus candidaturas el mayor número de representantes.

En lo que se refiere a las subvenciones, tema recurrente para quienes orquestan esa campaña de desprestigio contra los sindicatos, hay que decir que en España no existe ninguna ley de financiación de los sindicatos, como sí existe para los partidos políticos sujeto a los resultados electorales y representación obtenida en las diferentes elecciones, generales, autonómicas y municipales.

No, los sindicatos, que también se someten al veredicto de las urnas cada cuatro años a través de las elecciones sindicales, no cuentan sin embargo con ninguna ley de financiación. Los sindicatos cuentan con una partida, mal llamada “subvención”, que se establece en los presupuestos generales del estado de cada año y que responde a la participación institucional en los diferentes organismos y órganos del estado, INEM, INSS, Comisión Nacional de Convenios, Instituto de Prevención de riesgos Laborales, Órganos de Mediación Laboral, etc., etc. Esta es la partida que reciben los sindicatos, distribuida entre todos los concurrentes y atendiendo a la representación obtenida en las elecciones sindicales.

Después existen programas finalistas, Estatales y Autonómicos, a los que los sindicatos, todos, pueden concurrir y concurren en igualdad con las ONG,s, Fundaciones, Organizaciones Empresariales, Organizaciones Sociales y Asociaciones de todo tipo. Por cierto, también la iglesia y asociaciones en defensa de los toros, ésta última suele recibir hasta un 40% más que los sindicatos.

CCOO acude a estos programas, que reitero, tiene una condición finalista, para la formación, la negociación colectiva, la prevención de riesgos laborales, políticas de igualdad, etc., etc. Pero con todo ello debemos decir, que en CCOO los recursos provenientes de las “subvenciones” no alcanzan ni el 19% de los ingresos del sindicato, que sustancialmente provienen de la cuota de los afiliados y afiliadas.

CCOO sí, un sindicato de clase, autónomo e independiente de gobiernos, partidos, patronales, etc., independiente no partidario, que no de la política ni la ideología que inspira los valores de la izquierda y del sindicalismo de clase y confederal, de esto no se puede ser independiente porque afecta a la vida de los trabajadores y trabajadoras y por eso CCOO no puede ni quiere ser indiferente a la política ni independiente a la ideología. CCOO SÍ, mi sindicato, tu sindicato.

Comisiones Obreras
Comentarios