viernes 10.07.2020

Calentamiento nacional

NUEVATRIBUNA.ES - 17.12.2009...En el PP la han interpretado como una intolerable presión sobre este tribunal, como si la decisión de recurrir el Estatut no hubiera sido suya, y las maniobras para impedir la renovación de los miembros que han agotado su mandato les fueran ajenas. Doña Cospedal ha echado la culpa -¿y cómo no?- al PSOE por permitir la consulta.
NUEVATRIBUNA.ES - 17.12.2009

...En el PP la han interpretado como una intolerable presión sobre este tribunal, como si la decisión de recurrir el Estatut no hubiera sido suya, y las maniobras para impedir la renovación de los miembros que han agotado su mandato les fueran ajenas. Doña Cospedal ha echado la culpa -¿y cómo no?- al PSOE por permitir la consulta. Según ella, Montilla debería haber enviado a los mossos d’esquadra para impedirla (y que luego los nacionalistas le organizaran un follón a Zapatero, que aprovecharían en el PP). Pero dejando al margen la legalidad -¿Se pueden impedir, recurrir, prohibir?, ¿Conviene hacerlo?- que ampara unas consultas promovidas por asociaciones particulares, el resultado no es como para tirar cohetes.

La convocatoria, siguiendo a la de Arenys de Munt, había suscitado el apoyo de los partidos nacionalistas catalanes. A CiU, salpicada por la corrupción del caso “Pretoria”, le convenía no desmarcarse de la iniciativa, y a ERC le venía bien un poco de radicalismo para hacer olvidar sus extravagancias en el Tripartito y, sobre todo, su oposición a la aprobación al Estatut tal como quedó tras su paso por las Cortes. Ante aquel refrendo, hizo campaña por el NO, con el lema “Cataluña merece más”, y Carod señaló que la aprobación suponía el triunfo moral del PP. Pero parece que ahora sí les gusta.

A pesar de los sesgos introducidos como la elección de las zonas -las más proclives al soberanismo-, el tamaño de los municipios -no son grandes concentraciones urbanas ni capitales de provincia- y la edad –permitía votar a partir de los 16 años-, y de lo engañosa que era la pregunta -¿Está usted de acuerdo en que la Nación Catalana se convierta en un Estado de derecho independiente, democrático y social, integrado en la Unión Europea?-, los resultados de la consulta sobre la independencia son bastante modestos.

El Sí ha obtenido el 94% de los votos, pero de las casi 700.000 personas convocadas, ha acudido a votar el 27% (190.000). La consulta se ha celebrado en 28 de las 41 comarcas, y en 166 de los 946 municipios de Cataluña, pero en ninguna capital de provincia.

Para rebajar la frustración se ha indicado que la consulta respondía a una iniciativa ciudadana y que no era vinculante, pero quizá esa sea una razón para haber esperado más participación, puesto que se podría haber convertido en una gran demostración soberanista sin graves consecuencias políticas.

Si, como ejercicio retórico, comparamos el resultado de esta consulta con los de refrendos anteriores, comprenderemos la frustración de los convocantes.

En el referéndum del 6 de diciembre de 1978, la participación en Cataluña fue del 68% y el apoyo a la Constitución fue del 61% sobre el censo y del 91% sobre el voto emitido. En el refrendo del 25 de octubre de 1979, la participación fue del 59% y el apoyo al Estatut de Sau fue del 88% de los votos emitidos. En el referéndum del 18 de junio de 2006, la participación fue del 49% y el apoyo al nou Estatut fue del 71%. El No recibió el 21%.

A pesar de las cifras, la plataforma organizadora de la consulta ha anunciado que solicitará al Parlament la celebración de un referéndum el próximo 25 de abril. Comienza, así, el previsible camino de reclamar la celebración de nuevas consultas.

Nos espera el futuro de Quebec. Y faltan los toros.

Fray Anselmo de Laramie

Calentamiento nacional
Comentarios