#TEMP
lunes. 27.06.2022

Bondades del Partido Popular

La bondad del Partido Popular está todavía por demostrar. Solo hemos visto algunas migajas, pero sabrosas. Pons, González, aboga por una actitud mimética de la grandes fortunas españolas respecto a las francesas. Estas ofrecieron pagar más al erario en aras a paliar los efectos nocivos de la gran crisis internacional.

La bondad del Partido Popular está todavía por demostrar. Solo hemos visto algunas migajas, pero sabrosas.

Pons, González, aboga por una actitud mimética de la grandes fortunas españolas respecto a las francesas. Estas ofrecieron pagar más al erario en aras a paliar los efectos nocivos de la gran crisis internacional. Sarkozy les tomó la palabra y así se ha instaurado un impuesto a los más favorecidos económicamente. También en Alemania ha sucedido algo semejante.

La jefa del PP, Cospedal, ha hablado. Sus palabras son sagradas para el partido que lidera. No es partidaria de reinstaurar el impuesto de patrimonio ni de gravar impositivamente a los ricos. ¿Motivo? Sería "generar paro". ¿Que es un absurdo? ¿Y qué no lo es viniendo de este personaje que paranoicamente inventa 'persecuciones' contra ella así como que en C-LM se han alterado las cuentas del erario autonómico, provocando así el caos farmacéutico-político?

Pons, ante palabras mayores, repite borreguilmente que "los ricos de verdad no pagan patrimonio ni impuestos", aunque, cierto es que sería conveniente que los más ricos imitasen a los franceses.

¿En qué quedamos, señor Pons? Si, como dice su jefa, no es bueno que los ricos paguen más, ¿por qué y para qué los ricos españoles deberían imitar a los ricos franceses?

La señora Cospedal en su afán de mezclar las cosas y confundir a la buena gente vuelve al tema de Bildu y 'exige' al Gobierno socialista que impida que esta formación política se presente el 20-N. Y es que a mayor batiburrillo mejor les va en las encuestas...

La lideresa, condesa-consorte, lloriquea nuevamente y, al igual que hizo cuando afirmó lo que le costaba llegar a fin de mes, pide-ordena 'limosna' a los Profesores de Educación Publica Secundaria de la Comunidad madrileña para que regalen de su tiempo un par de horitas lectivas más sin cobrar nada a cambio, por supuesto. Y es que, según reza la carta que les ha dirigido, para superar las dificultades económicas que atravesamos es "indispensable" la donación gratuita de estas horas. De esta forma se podría ahorrar, a cambio de los sueldos de otros docentes -que ahora quedarían en paro- unos 80.000 milloncetes de euros. Se aduce que este colectivo tiene dos meses de vacaciones. Con tamaña ignorancia y cretinez la consejera de educación está provocando un daño incalculable al conocimiento y a la cultura en general, incidiendo en la persona del profesor y destruyendo de esta forma la dignidad del mismo y su inmenso valor como transmisor del saber. Se intenta destrozar todavía más la imagen de los docentes públicos. Un paso más en el destrozo de la enseñanza pública. Hay que mimar a los centros-concertados-subvencionados-religiosos.

El esfuerzo debe ser siempre el de los demás. Invariablemente la carga recae en la clase media-baja y en los pobres.

Pero debemos comprender los hechos. Es inaplazable la propaganda institucional. Los regalos fiscales a los ricos -entre quienes se encuentran los grandes de la iglesia católica- son de obligado cumplimiento. No le queda otro remedio, ¡qué mas desearía ella!

Montoro, el gran economista, respecto a la constitucionalización del techo del gasto público de común acuerdo con Zapatero, afirma que el Partido Popular quiere "ir más allá" de lo pactado con el PSOE. Y sabemos que 'el que avisa no es traidor'.

Y Rajoy en su insigne biografía, a punto de ser publicada, nos adelanta la primicia de que va a haber una nueva reforma laboral: es absolutamente necesaria una mayor flexibilidad en el mercado de trabajo. En vulgo no significa más que los empresarios despedirán a cuantos quieran, cuando quieran y como quieran. Lo anterior no son más que perífrasis eufemísticas para confundirnos. Y la verdad, no estamos para bromas.

No son sino pinceladas del paraíso terrenal que el PP va a instaurar a partir del 20-N, si entre muchos no lo impedimos a través de la paz de la palabra.

Bondades del Partido Popular
Comentarios