#TEMP
lunes. 15.08.2022

Ante el 20-N

Por lo que las encuestas van dando a conocer respecto a la intención de voto el próximo 20-N la mayoría de Rajoy le asegura el sillón en Moncloa.

Por lo que las encuestas van dando a conocer respecto a la intención de voto el próximo 20-N la mayoría de Rajoy le asegura el sillón en Moncloa. Al parecer una buena parte de la ciudadanía, ante la brutal crisis económica en que los mercados insaciables (bancos) y la política ultraliberal que los apoya hundiendo  a gran parte del mundo, responden instintivamente contra el partido en el Gobierno y, sin pensar, afirman 'hay que votar al otro'.

'El otro' en este país es el PP. El bipartidismo a que nos condena la actual Ley Electoral nos aboca a la lucha intestina entre PP y PSOE. Ninguno de estos dos partidos tienen la mínima intención de modificar seriamente esta Ley para que la voluntad de los ciudadanos se vea reflejada de manera más justa y proporcional en el Parlamento.

Este pasado fin de semana los dos partidos han estado en respectivas tareas de movilización del electorado. Rajoy y su plana mayor han visitado Valencia (con un Camps deliberadamente ausente) para celebrar un Foro sobre pymes, emprendedores y autónomos. Ha tenido que ser en la capital del Turia pues  había que saciar las ansias de 'amor' que doña Rita clamaba para sí. Rajoy ha prometido 3.000 euros para cada emprendedor que contrate a un nuevo empleado. No ha clarificado nada acerca de donde y cómo obtendrá el dinero (¿para qué). Además, como González Pons prometió 3'5 millones de empleados, la cifra a regalar destroza las calculadoras. Rita ha afirmado que "Rajoy es la esperanza para aquellos que han perdido todo durante estos años". Parole, parole...Por allí andaba Fabra, el del aeropuero sin aviones, pero con beneficios millonarios a los bolsillos propios y de los amiguetes. Con sus cuentas sin saldar ante Hacienda (que deberíamos ser todos), y con la inmensa suerte que los niños de San Ildefonso le cantan cada año. Este diciembre también, pues las loterías siguen siendo del Estado.

Los líos, cada vez más enredados, de Alicante, alcaldesa incluida, siguen en auge, sin clarificar y con un Ripoll premiado por sus tropelías. Los enredos de las basuras ya no pueden soltar más hedor. La Gürtel valenciana suma y sigue esta semana en la Audiencia Provincial. Pero no pasa nada. "La solución solo es una, el PP", Rita dixit y Rajoy asiente.

La peor y más grave mentira que a los españoles se les ha podido decir en el tiempo que llevamos de democracia la ha protagonizado el PP. Su corrupción, indecente sin paliativos, y su habilidad para 'torticear' los hechos y culpabilizar al de enfrente están ahí, pero no les pasan factura ante el electorado, al menos hasta ahora.

Las palabras de Rajoy son 'ambigüedad de ambigüedades y solo ambigüedad', "Depende", "En el programa..." Pero no suelta prenda. Quizá no se la hayan escrito todavía. Pero la previsibilidad del personaje y su aprobación a los hechos consumados en recortes a Bienestar Social de Aguirre y Cospedal, clarifican cuál va a ser su 'deshacer' político después del 20-N. Los recortes (Cospedal los llama 'ajustes', queda más fino), van a ir todos en la misma dirección, ya están yendo. Acabar con lo público. Hacer depender la Educación y la Sanidad de empresas privadas. Y éstas están para ganar cuanto más money mejor. Quien pueda estudiará. Al que se pueda pagar las consultas sanitarias le serán tratadas sus dolencias. El resto, si alcanza para comer, ya tendrá bastante.

¿Los pensionistas?, ¿Los dependientes? Esta gente nada aporta ahora, su productividad es nula. Por tanto...

El que no quiera ver que mantenga la venda en sus ojos. Le será arrancada de cuajo, de forma tan brutal que quizá no llegue ya a recuperarse.

Por otra parte, Rubalcaba ha sido el centro de la Conferencia Política que el PSOE ha celebrado este fin de semana en Madrid. Sin que las medidas de Rubalcaba sean la panacea, la verdad es que sus propuestas están razonadas y cuantificada la forma y el modo de ponerlas en práctica. Está todo seriamente estudiado. Habría que coger el compromiso de una reforma total de la Ley Electoral, no este amago que no satisface a nadie que desee una democracia real, participativa de verdad y que pueda agradar al resto de partidos que se hallan en el arco de la izquierda política.

 Ahora bien, con Rubalcaba al frente tenemos la certeza de que ni las pensiones, ni la educación, ni la sanidad, ni la dependencia se verían mermadas. Su promesa es clara y veraz. Además está perfectamente estudiada la manera de financiar públicamente el Bienestar Social. Ha explicitado el cómo. No ha habido vaguedades ni 'dependes'. 

Rubalcaba ofrece seriedad y compromiso. Sin duda alguna. Los castillos en el aire del PP nada tienen que ver con un ofrecimiento serio. Aunque también echamos en falta las medidas para impedir las malandanzas que en este país se hacen respecto a la Hacienda pública, y que hacen perder más de 30.000 euros anuales a los españoles. Los beneficios, a costa de todos, siempre para los mismos. Ahí hace falta valentía absoluta y sinceridad total.

Sopesando lo que uno, Rubalcaba, y otro, Rajoy, ofrecen, la balanza se inclina con diferencia a favor del primero. Lo que hace falta es la reacción racional de la gente. La necesidad de pensamiento y reflexión tranquilos y sosegados que permita discernir entre lo vacuo y lo que es posible realizar.

Conociendo el bagaje político y la capacidad de Rubalcaba la verdad es que nos ofrece una mayor confianza en que no se va a desguazar el Bienestar Social. Ha impuesto en esta Conferencia Política un giro a la izquierda al partido que lo sustenta y que últimamente ha jugado demasiado al olvido de sus orígenes.

Debe ofrecer ahora la mano al resto de partidos de la izquierda democrática y continuar las peticiones sociales y culturales que estos le sugieran. Será en beneficio de todos.

Ante el 20-N
Comentarios