#TEMP
domingo. 26.06.2022

América Latina, referente Europeo

Mientras Europa del sur retrocede económicamente, los países del América Latina presentan unos datos muy superiores...

Zygmunt Bauman, en su indispensable ''Trabajo, consumismo y nuevos pobres'' deja clara una realidad social inobjetable. El nuevo modelo consumista ha traído consigo un cambio en lo que hasta ahora se entendía como pobreza. Antes un pobre era el que no tenía trabajo, ahora los pobres pueden trabajar, pero quedan excluidos del sistema consumista debido a los bajos salarios.

Es innegable que en Europa, el progresivo encarecimiento del coste de vida, unido a una bajada sistemática de salarios ha provocado una situación de empobrecimiento general, en el que los salarios son tan bajos y el coste de vida tan alto, que aunque haya trabajo, apenas da para subsistir. Las causas de este fenómeno las encontramos en unas políticas neoliberales que llevan al enriquecimiento de ciertos sectores privados a costa de empeorar las condiciones de vida de la población. Unas políticas que entienden que debes cobrar un salario bajo para ser competitivos, pero al mismo tiempo dice que sin dinero, no puedes acceder a derechos elementales que han sido privatizados; convirtiendo así al trabajador en mano de obra barata sin coste en derechos.

Frente a esta realidad Europea, incapaz de frenar el aumento de pobreza, tenemos a Venezuela, Ecuador, Bolivia y a su modo, otros países de América Latina que planteando modelos alternativos al neoliberalismo y han conseguido algo inimaginable hace 10 años: Iniciar la salida del tercer mundo. Mientras Europa del sur retrocede económicamente, acepta pagar las deudas del sector privado y permite el aumento generalizado de la pobreza, los países del América Latina que se negaron a seguir con el modelo neoliberal presentan unos datos muy superiores.

En el plano social, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU certificó que solo en Venezuela se había logrado reducir la pobreza un 50% desde el abandono de las medidas neoliberales, asimismo, la FAO felicitó también a Venezuela por ser país líder en las medidas para erradicar el hambre. Por otro lado, los bolivianos se dieron cuenta de que el derecho de sus ciudadanos a pagar un precio justo por la luz está por encima de los intereses privados de las eléctricas, por eso, mientras en España se sube la luz en subastas fraudulentas, los bolivianos pueden disfrutar de electricidad mucho más barata que en la mayor parte de Europa. Ecuador, además de crecer un 4% en 2013 (frente al 0,3% de España en el último trimestre de ese mismo año) hizo una auditoría pública de la deuda y se negó a pagar toda la deuda que el sector privado había ido endosando a las arcas públicas.

En resumen, mientras unos crecen y salen de la pobreza, otros parece que entran en ella. No en vano decía Chomsky que las democracias neoliberales no estaban destinadas a reducir la pobreza, sino a crear consumidores en vez de ciudadanos y centros comerciales en vez comunidades. No sabemos si exportando las políticas de América Latina en Europa conseguiremos resultados igual de sorprendentes, pero una cosa está clara, y es que a día de hoy, a pesar de ser un continente pobre, gran parte de América Latina puede garantizar servicios públicos gratuitos a sus ciudadanos, mientras Europa se convierte en el gran centro comercial de derechos privatizados.

América Latina, referente Europeo