#TEMP
sábado. 13.08.2022

Aguirresconi

NUEVATRIBUNA.ES - 1.11.2009Andan revueltos los mares del partido popular. Como sabe Rajoy, gobernar es duro. Pero lo es mucho más estar en la oposición, sobre todo cuando las propias huestes se rebelan contra el líder con la intención de descabalgarle del sillón para poner a otro, o a otra, en su lugar.Los diferentes problemas en Valencia y en Madrid corren el riesgo de extenderse a otras partes de la geografía española.
NUEVATRIBUNA.ES - 1.11.2009

Andan revueltos los mares del partido popular. Como sabe Rajoy, gobernar es duro. Pero lo es mucho más estar en la oposición, sobre todo cuando las propias huestes se rebelan contra el líder con la intención de descabalgarle del sillón para poner a otro, o a otra, en su lugar.

Los diferentes problemas en Valencia y en Madrid corren el riesgo de extenderse a otras partes de la geografía española. De entre los diferentes candidatos que en otras ocasiones se han manejado, como Rato o Gallardón, la polémica organizada en torno a la presidencia de CajaMadrid coloca a la señora Aguirre como la verdadera alternativa para sustituir a Rajoy. Se coincida o no con sus planteamientos, es admirable la energía y el coraje que le está echando en sus diferentes apariciones públicas y en su actividad política en general.

Hasta aquí nada nuevo. No me preocupa que Rajoy pierda la batalla. Me preocupa que lo haga en favor de Esperanza Aguirre. Porque esa teórica sustitución no sería simplemente la de un líder por otro, sino la de un dirigente de la derecha por una persona que está jugando a algo más. Está jugando a convertirse en una especie de caudillo que traslade su dominio mucho más allá del electorado del Partido Popular. Algo similar a lo que representa Berlusconi en la vecina Italia.

Se me dirá que ni España es Italia ni el Partido Socialista ha dejado de gobernar. Hasta ahora sí. ¿Y en el futuro? Si el partido en el poder pierde las elecciones, en un sistema cada vez más bipartidista, sólo queda la alternativa del contrario. Y si el contrario está representado por la Sra. Aguirre España caminaría indefectiblemente a una situación similar a la italiana. Y ya se ve cómo está allí la democracia y cómo está la izquierda.

Quien vea esta teoría lejana piense que si hace unos años alguien hubiera dicho que en la superpolitizada Italia desaparecerían el PCI y, sobre todo, la Democracia Cristiana, se le hubiera tachado de loco. No se olvide que estamos en una crisis económica y en alguna medida de civilización. Y es en las crisis donde se producen los cambios radicales por locos que ahora nos parezcan. Por otra parte, tampoco se olvide que dentro de los votantes del PP hay una parte importante de extrema derecha; que este partido no ha renegado del franquismo y que entre las críticas solapadas a Rajoy está la de ser un blando.De tal manera que la derecha, y el país por extensión, necesitaría alguien más enérgico, más fuerte, que transmita seguridad y confianza. La experiencia nos enseña a dónde llevan semejantes argumentos.

Es éste el tablero de ajedrez donde creo que quiere jugar Esperanza Aguirre. Primero, revolver las aguas del PP cuanto se puedan. Después conquistar la jefatura para así llegar al Gobierno de la nación cuando la crisis se encargue de derrotar a Zapatero. Además no es la única en moverse en esa dirección. Los líderes valencianos, aupados en la mayoría absoluta y con Camps a la cabeza, se presentan ante la opinión pública más como caudillos que como políticos. Y no me cabe la menor duda de que Aguirre es su representante estatal

En España hay una larga tradición de salvapatrias y caudillos. Y la Historia nos enseña también que cuando la derecha se atasca recurre a uno de ellos al que ha estado fabricando poco a poco. Cada vez que oigo en la radio o veo en la televisión a Esperanza Aguirre no puedo dejar de identificarla con la imagen aquella de “todo el poder para el jefe”. Si Rajoy cae y el Partido Socialista pierde las elecciones…veremos.

José Luis Egido - Periodista.

Aguirresconi
Comentarios