viernes 22/1/21

Absentismos laborales y bancarios

Parece imposible en una sensata aproximación al absentismo laboral español, que tanto enfatizan las patronales, la derecha política, y los neoliberales, en prueba evidente del domino del ritmo y los tiempos del “partido de clases” entre capital y trabajo, no relacionarlo con la presencia e infra-estimación de las enfermedades profesionales que se sufren en España.

Parece imposible en una sensata aproximación al absentismo laboral español, que tanto enfatizan las patronales, la derecha política, y los neoliberales, en prueba evidente del domino del ritmo y los tiempos del “partido de clases” entre capital y trabajo, no relacionarlo con la presencia e infra-estimación de las enfermedades profesionales que se sufren en España.

Los expertos más conspicuos, y la propia Administración, estiman que tan sólo se diagnostican el 31% de las enfermedades profesionales, que en su inmensa mayoría son ya de naturaleza mental. Pero con el artículo 115 de la vigente Ley de la Seguridad Social, que exige la demostración de que la enfermedad se ha contraído o agravado por causa exclusiva del trabajo, es mas que difícil que esta infra-estimación mejore.

Si se alcanzan acuerdos sin tener en cuenta esta intensa correlación con las enfermedades profesionales, será única y exclusivamente resultado de la imposición de la correlación de fuerzas que caracteriza el “partido de clases”. Si los acuerdos no incorporan equivalentes, y razonables modificaciones en el reconocimiento de las enfermedades profesionales, estaremos otra vez ante la primera de un rosario de concesiones del gobierno del PP al gran empresario español. Será un olvido mas de la fuerza laboral, ubicada en su mayoría en las PYMES, que ven como el gran empresariado y su apéndice CEOE imponen cortinas de humo, como el maniqueo tema del absentismo laboral, olvidando los auténticos problemas de la economía empresarial: el absentismo del capital bancario e inversor. Dan ganas de preguntarse: ¿Existe la CEPYME?.

Absentismos laborales y bancarios
Comentarios