<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 22.03.2023

¿Un Banco Malo al servicio de quién? ¿Bankia-Rato?

De buen inicio se sabía que el principal problema del sistema financiero español era la gran cantidad de activos inmobiliarios que tienen los bancos. Estos activos son consecuencia de la burbuja inmobiliaria que financiaron y por la que se endeudaron en el mercado financiero exterior. Los activos que hoy figuran en sus balances, con un valor irreal, son en gran parte imposibles de realizar a corto y medio plazo, y graban como una losa sus cuentas.

De buen inicio se sabía que el principal problema del sistema financiero español era la gran cantidad de activos inmobiliarios que tienen los bancos. Estos activos son consecuencia de la burbuja inmobiliaria que financiaron y por la que se endeudaron en el mercado financiero exterior. Los activos que hoy figuran en sus balances, con un valor irreal, son en gran parte imposibles de realizar a corto y medio plazo, y graban como una losa sus cuentas.

Esta situación que afectaba de forma más importante a las cajas de ahorro ha estado en el origen de la crisis financiera. Es evidente que se podría haber actuado desde el inicio sobre este tema, pero siempre con compensaciones claras: toma del control por parte del estado sobre las entidades afectadas; depuración de responsabilidades y establecimiento de objetivos a las empresas rescatadas para hacer fluir el crédito hacia la sociedad.

Es evidente que se ha optado por otra vía que ha sido la de la concentración de entidades y la desaparición práctica de las cajas de ahorro priorizando su conversión en entidades bancarias privadas. También está claro que hasta ahora el proceso ha permitido una concentración que en muchos casos no ha comportado la creación de entidades más sólidas sino incluso podríamos decir que las entidades delicadas han llegado a condicionar negativamente a las que se han hecho cargo de ellas. Y todo ello a pesar de los fondos dedicados a su reconversión, que por otra parte ha supuesto la pérdida de miles de puestos de trabajo en el sector, y prácticamente ninguna responsabilidad de los directivos irresponsables. Sólo se está procediendo como máximo contra directivos que además se han beneficiado de forma poco regular.

Ahora toma fuerza la teoría de que el Gobierno del PP pondrá en marcha un banco malo que se haría cargo de los activos inmobiliarios "tóxicos", es decir difíciles de colocar, que tienen en estos momentos las entidades bancarias y la cantidad de los cuales puede superar los 150 mil millones de euros.

Es indudable que el banco malo supone un coste para el Estado, es decir el precio que pagará a los bancos para comprarles los activos. El precio será sin duda inferior al que de forma irreal figura hoy en los balances de las entidades financieras, tenemos el ejemplo de Irlanda donde se compraron al 59% de su valor. Esto podría conllevar que el Estado pagara de una forma o de otro más de 75.000 millones de euros.

Es evidente que el banco malo tendría unos beneficiarios, las entidades financieras más afectadas. Y unos perjudicados, los ciudadanos que una vez más pagarían el coste de una actuación privada irresponsable.

Es por ello que considero que el banco malo no es la solución. No se puede continuar con una política en la que los beneficios sean siempre privados y las pérdidas se socialicen.

Entre las entidades bancarias hay quien más se beneficiaría y a quién le afectaría menos. Así hemos visto como Botin se manifestaba en contra, por que tanto el Santander como el BBVA no serían los más favorecidos por esta cuestión. La Caixa calla, por que de momento puede aguantar la situación.

No hay duda de que quien más lo necesita, y quien más beneficiaría de la creación de un banco malo sería Bankia. La entidad que preside Rodrigo Rato es la más afectada en estos momentos, la que acumula una mayor cantidad de inmovilizado "tóxico", es decir inmuebles y especialmente suelo sin edificar que tardará años en poder poner en el mercado. La fusión que dio lugar a Bankia sumó las deudas inmobiliarias de Caja Madrid y Bancaja, dos de las que más tenían. Por eso el banco malo sería una buena ayuda para Bankia y su BFA (Banco Financiero y de Ahorros), que aglutina la mayor parte de los inmuebles malos.

Es evidente que el peso y la influencia de Rato en el PP es importante. Y que el PP no se puede permitir que una entidad presidida por Rodrigo Rato pueda tener problemas porque eso afectaría de forma más o menos grave al propio Gobierno de Rajoy. Ciertamente que el banco malo no resolvería todos los problemas de Bankia, pero la dejaría en mejor posición para afrontar nuevas aventuras como podrían ser su integración dentro de un grupo mayor. Se habla de CaixaBank, las relaciones de Rato y Fainé son estrechas, y Fainé cree que tienen una deuda con él por haber ayudado a reestructurar (¿liquidar?) el sector de cajas. Por otra parte, de producirse una situación como esta, conllevaría regularizar el hecho de que la tercera entidad financiera todavía esté bajo el control de una caja de ahorros, "la Caixa", y además Fainé ya no estaría sometido a la limitación de mandatos que la regulación establece para las cajas. La operación daría lugar a una gran entidad financiera aunque tendría fuertes costes, supondría una gran reestructuración de oficinas y de una plantilla de más de 40.000 trabajadores. Y con un resultado, de entrada, no garantizado: crear una gran entidad que fuera sólida y que pudiera cumplir su función de canalizadora del crédito.

¿El banco malo resuelve los problemas del sector financiero y la falta de crédito? Podríamos decir que es difícilmente creíble. Ayudaría a las entidades más afectadas a estar en mejor situación, ya que su objetivo inicial será reducir sus grandes deudas, que todavía tienen con el mercado financiero internacional, y por tanto ganarían en solvencia, pero eso no quiere decir que comporte que vuelvan a abrir el grifo del crédito que el país precisa.

¿Y a todo esto que dice el inefable MAFO? ¿Que dice el Gobernador del Banco de España? El hombre que ha logrado su objetivo de liquidar las cajas de ahorros. Que no ha hecho ninguna autocrítica de cómo se ha llegado a esta situación. De los errores de gran endeudamiento inmobiliario. De las irregularidades que se han dado. MAFO que tanto habla de todo, de reformas laborales, de pensiones etc. Ahora se ha quedado mudo.

¿Un Banco Malo al servicio de quién? ¿Bankia-Rato?
Comentarios