#TEMP
miércoles. 10.08.2022

¿Puede la ministra Salgado ser una buena exorcista de vampiros?

NUEVATRIBUNA.ES - 8.9.2009No es una broma, es una pregunta de relevante peso político. Seguro que han caído en la cuenta de la multidimensional aparición de los vampiros en la coyuntura actual.Cuando uno repasa los éxitos literarios más masivos (saga de Milenium: El hombre que no amaba a las mujeres), allí están los vampiros: protagonistas de las historias más actuales y contemporáneas.
NUEVATRIBUNA.ES - 8.9.2009

No es una broma, es una pregunta de relevante peso político. Seguro que han caído en la cuenta de la multidimensional aparición de los vampiros en la coyuntura actual.

Cuando uno repasa los éxitos literarios más masivos (saga de Milenium: El hombre que no amaba a las mujeres), allí están los vampiros: protagonistas de las historias más actuales y contemporáneas. Si es en el cine, tres cuartos de lo mismo, pasando por las sagas más comerciales que inundan las salas (saga Crepúsculo…), hasta incluso aquellas más de “arte y ensayo”, como es el caso de la sueca Déjame Entrar, con más vampiros. Pero hay algo que me intranquiliza de esta oleada. En esta sublimación del “mal” que realizan los artistas, nos muestran a los vampiros como parte de nosotros, los presentan tal que vecinos, compañeros, o simples ciudadanos, ….pero eso si, siempre necesitados de la "sangre” del resto de los humanos. En definitiva, y esto es lo que me intriga, según estos autores los “vampiros”, no sólo están en los castillos tenebrosos, sino entre nosotros.

Que los vampiros surjan por doquier en la cultura occidental, en momentos donde la crisis social, económica y política alcanza rasgos centenarios, me recuerda otra etapa similar en la cultura occidental, que tuvo lugar en la literatura, (ni el cine, ni los media existían), de finales del siglo XIX. Un momento, en el que maduraban las crisis del antiguo régimen monárquico‐estamental, tras las revoluciones de mediados del siglo, en toda Europa, y comenzaban a asomar las ambiciones de revancha en algunas de las clases terratenientes de la Europa continental (Prusia, España,….). La invasión de los vampiros en la literatura, en las salas cinematográficas, que vivimos en estos momentos, podría no ser otra cosa que una muestra de la meta‐consciencia que los artistas y los pueblos del planeta comienzan a tener respecto de la naturaleza económicamente depredadora (vampirica) de algunos de nuestros congéneres. El arte en sus diversas manifestaciones estaría cumpliendo una de las utilidades más terapéuticas que tiene: eficaz psicoanálisis social de la actual vida social.

Podríamos intentar desenmascarar a algunos de estos vampiros. De partida sabemos de sobra que los vampiros viven de la sangre de otros, y que la transparente luz del sol les destruye, los pulveriza, les hace papilla. En estas elucubraciones estaba, cuando me encontré con algunos sesudos análisis de la Reserva Federal Americana, que afirmaban: “los actores financieros, han succionado hasta el 34% de la producto interior de USA”(Arenillas,C.2009). La sospecha salto inmediatamente ¿..no estaremos ante una nueva materialización mutante de los vampiros?. Estos, por algunos llamados, hace ya años “tiburones”, según nos dice el santo‐santorum de la economía del imperio, “succionan renta económica generada en el resto de las actividades económicas”, y evocaba directamente a los vampiros literarios, y me hacía ver a estos como un grupo mutante de humanos, que viven de la “sangre económica”, esto es, del valor añadido, de la riqueza, y renta generada por otros. Además, sabemos que, al igual de los vampiros literarios, estos también necesitan mucha sangre para vivir entre nosotros: hasta 25 puntos de rentabilidad por cada euro invertido/prestado, que comparado con el que obtienen las personas afiliadas a la patronal eléctrica UNESA (en 2007, la rentabilidad sobre Fondos Propios fue, según, el 2 MITC, del 17,7%) es, a mi me lo parece, mucha sangre económica. ¿Qué actividad económica puede generar “márgenes netos” del 25% sobre cada cien pesetas invertidas?. Muy pocas, y la mayoría de los que lo soportan son de naturaleza “especulativa”, es decir, actividades de extracción, apropiación de rentas extraordinarias sobre la base del acaparamiento de recursos muy utilizadas: vivienda, energía, agua, petróleo, arroz, maíz, cereales,….Estas reencarnaciones modernas de los vampiros de antaño reciben esotéricos nombres que distraen la atención de los ciudadanos laboriosos, se les llaman SICAV, en España, ó Hedge Funds, Equity Private,…o Permira, o APPAX,…..la mayoría son originarios del mundo anglosajón, británico sobre todo. De allí proceden sus miembros más agresivos y depredadores (vean sino el nivel “zombi” medio viva, medio en el euro, de la Libra británica).

Sin embargo, aun nos falta una prueba definitiva para poder confirmar la naturaleza vampírica de los más activos/ambiciosos/implacables gestores de fondos, común a todos los vampiros que inundan las pantallas y las páginas de la literatura comercial. Tenemos que investigar sus reacciones frente a la luz, pues sabemos que los vampiros de verdad, tienen pavor a la “luz del día, a la transparencia”. Recientemente hemos tenido ocasión de ver como reaccionan los “vampiros financieros” a los intentos de transparencia, de luz y taquígrafos, cuando se planteo la creación de una comisión de seguimiento de las ayudas publicas al sector bancario. Se transformaron en demonios aterradores, amenazando con catástrofes terribles,.. huelga de inversores, …fuga de capitales, descrédito en los mercados financieros internacionales. Fue definitivo, viéndoles rechazar las comisiones de transparencia parlamentaria, no queda más remedio que concluir que también cumplen con la segunda de las características, propias de los vampiros: les aterra la luz y la transparencia. Ellos quieren seguir chupando sangre (renta económica), pero en el más intenso oscurantismo. El único que parecía capaz de comprenderles, amen de otros insignes sicarios de estos modernos vampiros, como el Montoro‐Cia, ha sido el Sr.Solbes, que como los frecuentaba, y estaba acostumbrado a vivir con ellos, los alimentaba con rebajas y/o amnistías fiscales, en secreto, en la oscuridad, sin luz parlamentaria suficiente para que el común de los ciudadanos no lo supiera. Pensando un poco en estos servicios prestados, no se ha agradecido lo suficiente al Sr.Solbes, que nos haya librado de tan terribles amenazas: crisis sistémicas, paros masivos, quiebra financiera de las pensiones.

Los Estados modernos, tienen que poner manos a la obra y desarrollar unidades suficientemente dotadas de “cazavampiros” (Fiscalias de Delitos Económicos), que en el uso del poder político democrático, y bajo la necesaria revisión de la ley reguladora, pongan coto a las insaciables necesidades de los vampiros financieros. Es imprescindible poner limites – no sólo a escala nacional, también a nivel europeo ‐ a las conductas depredadoras de las sociedades de inversión en que se organizan estos vampiros, en sus diversas variaciones (Hedge Funds, Equituy Private, Fondos Alto riesgo, …y SICAV en España). También, es necesario desmontar los nidos (paraísos fiscales) en los que recalan los “vampiros financieros”, o cuanto menos eliminar la reciente (Marzo 2008) amnistía fiscal que se le otorgo por prestar dinero para financiar las emisiones de deuda del estado que ahora tanto necesitamos, para acudir en ayuda del sistema financiero. Me ha costado tanto explicárselo a mi hija: no pagan impuestos, pero se los perdonamos porque nos dejen el dinero, para poder ayudar a los bancos en crisis, …ni Groucho Max, hubiera tenido sido capaz de imaginar paradojas tan absurdas.

Srta.Salgado, esta no será una lucha fácil, no cabe pensar que esta crisis tenga soluciones salvo que se rodee de expertos cazavampiros. Ojo, los vampiros entonan unas melodías que hipnotizan, y abotargan el sentido social de los políticos, y no digamos del ciudadano común. Ellos, los vampiros financieros, afirman que cumplen una función de gran valor social: identifican, y se apropian de aquellas rentas que otros no han sido capaces de ver o imaginar. Como nos decía uno de los últimos grandes intelectuales españoles (El Roto), son capaces de ver “un yacimiento de pisos/chalet, en donde otros, solo vemos una Casa de Campo, para pasear”.

Srta. Salgado, aún esta por llegar, el “exorcismo” que nos libre de esta plaga de “homo depredator”, y el G‐20, ya ha mostrado el suyo: que los vampiros financieros, perdón, los Hedge Funds, Equity Private, Banca Privada, SICAV, …sigan autorregulándose, …una propuesta que, ahora cuando la sangre no les llega al cuello de la camisa a millones de ciudadanos, suena a preludio de la definitiva invasión de los vampiros….financieros. No desespere en la lucha, algunos demócratas cristianos alemanes han comenzado a encontrar un exorcismo: limitando la presencia de las sociedades de inversión en el capital social de las empresas alemanas (Julio, 2008), …pero de vampiros, siempre han sabido mas los alemanes que nosotros, …nosotros de lo que sabemos es de “chorizos” como el Sr.Correa.

Eduardo Gutiérrez - Economista.

¿Puede la ministra Salgado ser una buena exorcista de vampiros?
Comentarios