<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 26.11.2022

¿Por qué no rectifican?

Tras cuatro semanas de conflicto en la sanidad madrileña, los profesionales en huelga y una ciudadanía solidarizada con ellos en el objetivo común de defender la sanidad pública, llama poderosamente la atención el enrocamiento del Gobierno Regional del P.P en su posición de no retirar el Plan de Medidas que contempla la privatización masiva de una gran parte de las Instituciones sanitarias públicas madrileñas.

Tras cuatro semanas de conflicto en la sanidad madrileña, los profesionales en huelga y una ciudadanía solidarizada con ellos en el objetivo común de defender la sanidad pública, llama poderosamente la atención el enrocamiento del Gobierno Regional del P.P en su posición de no retirar el Plan de Medidas que contempla la privatización masiva de una gran parte de las Instituciones sanitarias públicas madrileñas. Cuando, día a día, crece el rechazo social al citado plan, las protestas y movilizaciones se extienden e incluso comienzan a desbordar los límites geográficos de la Comunidad de Madrid, es necesario preguntarse: ¿Por qué no rectifican?

Es conocido que en 2003 una vez llegado al poder, el Partido Popular diseñó un proyecto político de largo recorrido cuyo objetivo era el desmantelamiento de la sanidad pública en Madrid; bajo el señuelo de construir nuevos hospitales( sin planificación previa y con la irrupción del sector privado) se intoxicó a la población con propaganda engañosa vendiendo las pretendidas bondades que esa decisión tenía y así los ciudadanos no vislumbraron entonces los peligros que ese proceso planteaba; los profesionales inmersos en su trabajo( intenso y poco reconocido) tampoco intuyeron lo que se avecinaba, la oposición política había quedado noqueada( tamayazo) y no pudo o supo reaccionar a tiempo y como consecuencia de todo lo anterior el proceso comenzó a realizarse sin excesiva contestación. Es ahora, cuando cubierta ya una parte importante del proyecto, el Gobierno Regional se ha lanzado a completar su obra: expoliar la sanidad pública madrileña y es también ahora, cuando por fin, se ha producido una contestación social sin precedentes en la historia reciente de nuestra región: los partidos políticos de oposición, las organizaciones sindicales, las asociaciones profesionales, los médicos del sistema madrileño de salud, el conjunto de trabajadores del mismo y una gran parte de la ciudadanía se han unido en la defensa a ultranza de la sanidad pública madrileña; el descontento y la alarma social se visualiza en las calles de Madrid con las movilizaciones repetidas y multitudinarias de ciudadanos y profesionales. ¿Por qué no rectifican?

Quienes consideran la sanidad como un mercado de negocio saben que la sanidad madrileña por su volumen y complejidad mueve cifras económicas muy importantes, la cuantía en una década será de muchos miles de millones de euros; por tanto negocio apetitoso para quienes pretenden apostar en los procesos privatizadores que el Plan del Gobierno Regional contempla.

 Para quienes defendemos la sanidad como un servicio esencial que garantiza el derecho a la protección a la salud, con cobertura universal, gestión y provisión pública, garantía de equidad en el acceso y con unas prestaciones de calidad, el Plan del Gobierno del P.P  de Madrid supone un retroceso sin precedentes en los logros de nuestro estado de bienestar.

¿Por qué no rectifican? ¿No lo hacen porque su ideario político se lo impide? Pudiera ser, más la historia demuestra que en muchas ocasiones gobiernos de todo signo han tenido que ceder en sus pretensiones ante un rechazo social mayoritario a sus medidas.

¿No rectifican por un mero planteamiento de corte autoritario? Si ello fuera así, estaríamos ante una deriva peligrosa en el comportamiento de un gobierno que, elegido democráticamente, no puede ignorar que la democracia exige diálogo, consenso y respeto a la ciudadanía.

¿No rectifican porque no pueden hacerlo?  No lo sabemos, pero ante tanta tozudez por parte del gobierno regional pudiera uno plantearse que quizá ya no esté a tiempo de rectificar; si contempláramos esa hipótesis cabría preguntarse ¿que cuestiones o situaciones desconocidas por la ciudadanía le impiden rectificar? Lo cierto es que el Gobierno Regional parece que no quiere o no puede reaccionar y no rectifica.

La posición inmovilista del gobierno hace daño a la sanidad madrileña pero también produce efectos colaterales que afectan gravemente a los responsables políticos del partido en el gobierno de Madrid; el Sr. Fernández Lasquetty es ya un cadáver político y el Sr. Presidente de la Comunidad  de Madrid debería recordar nuestro rico refranero ( cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar).

Para concluir y sabiendo soy reiterativo pregunto otra vez:  ¿Por qué no rectifican y retiran la totalidad del plan de medidas?

¿Por qué no rectifican?