#TEMP
martes. 28.06.2022

¿Parque Nacional en la Sierra de Madrid? Sí, pero no así.

nuevatribuna.es | 09.01.2011Inverosimil, porque no recoge ni los mínimos elementales que debe integrar una figura de protección de esas características, por no hablar de como desprotege zonas que estaban más seguras antes de ser catalogadas como Parque Nacional.

nuevatribuna.es | 09.01.2011

Inverosimil, porque no recoge ni los mínimos elementales que debe integrar una figura de protección de esas características, por no hablar de como desprotege zonas que estaban más seguras antes de ser catalogadas como Parque Nacional.

Los que vivimos en la sierra de Madrid, sabemos perfectamente que tras esta propuesta no hay ni mucho menos una conversión ecologista del PP, ni un nuevo modelo de desarrollo económico y social de nuestros pueblos y comarcas, ni una visión integral del territorio como elemento cohesionador de personas y entorno, sino simplemente una coartada para esconder la necesidad de ceder a la presión de aprobar algunos Planes General de Ordenación Urbana, que no son aceptables bajo ningún concepto y menos en zonas de transición o de afección de un futuro Parque Nacional.

No se trata de condenar a nuestros vecinos a vivir en un Parque temático con boina y arados, ni caer en extremismos medioambientales contrarios al sentido común, sino de desarrollar un modelo aceptable de respeto y protección del entorno donde nos ha tocado vivir, que además es sin ninguna duda el pulmón de la región y fuente de CO2 y agua que debe ser cuantificada y compensada, donde se supla la necesidad de recursos y empleo que facilmente se desvía hacia “la industria del ladrillo” por una compensación en servicios públicos de calidad y desarrollo económico basado en las nuevas tecnologías, la implantación de negocios basados en la sostenibilidad y la dotación de ratios de calidad de vida aceptables.

Si queremos que nuestra Sierra sera conservada y preservada para el uso y disfrute presente y futuro de todos los madrileños, toda la región tiene que aportar los recursos necesarios para que así sea. Reitero que los que vivimos en la Sierra de Madrid no queremos ser un Parque temático donde el resto de los madrileños vengan a disfrutar del fin de semana, mientras el resto de los días no contamos ni con colegios, hospitales o empleos para nuestros vecinos. Defendemos y trabajamos para que nuestros ratios de calidad de vida y servicios estén al mismo nivel que los vecinos de Pozuelo, Fuenlabrada o Tres Cantos que nos visitan. Solo será posible la conservación del entorno para las generaciones futuras.

Esta falta de compensación que genere un modelo socio-economico de futuro para la Sierra de Madrid es, junto a las innegables lagunas e incoherencias técnicas de la propuesta de Parque Nacional de Esperanza Aguirre, otro de los graves problemas que los progresistas de la Sierra hemos denunciado y alegado sin encontrar todavía respuesta.

Yo mismo, como alcalde de mi pueblo no dejo de reclamar allí donde quieran oirme, que no quiero construir ni una sola vivienda más en mi municipio, pero que al mismo tiempo me niego a que mis vecinos estén condenados a no poder contar con los recursos necesarios para tener un Colegio en condiciones, un Parque Infantil, una Biblioteca o dinero para asfaltar las calles. Y esto choca con el modelo con el que el PP quiere obligarnos a todos los pueblos de la Sierra a vivir: contar con las cumbres de nuestros montes muy protegidas, mientras nuestros pueblos se ven “obligados” a urbanizar hasta el último metro posible para poder pagar las facturas y dar los servicios básicos a los vecinos que viven aquí. Pueblos sin identidad ni futuro, donde la calidad de vida no se mide en servicios de calidad y entorno privilegiado sino en grandes urbanizaciones con campo de Golf.

Este no es un nuestro modelo. No es el modelo de los que nos reclamamos progresistas y convencidos defendores del verdadero progreso de la Sierra de Madrid. Queremos pueblos que sigan siendo pueblos con encanto y atractivo turístico, cultural y deportivo, no ciudades dormitorios; queremos municipios donde nuestros vecinos tengan derecho a una calidad de vida aceptable y donde la preservación del entorno sea fuente de riqueza y empleo. Queremos que estas sean las señas de nuestra identidad serrana. Un modelo que no se parece en nada al que nos presenta Esperanza Aguirre con el silencio complice, en público que no en privado en algunos casos, de la derecha que gobierna mayoritariamente, de momento, en nuestros pueblos. No queremos pueblos que dependan de más ladrillo y urbanizaciones. Queremos un Parque Nacional que genere empleo y desarrollo socioeconómico de nuestros municipios. Es posible y necesario. Pero para ello, no solo hay que trabajar y convencer a nuestros vecinos, sino además al resto de madrileños de la urgente necesidad de cambiar a la inquilina de la Puerta de Sol. ¿Lo hacemos entre todos?

Óscar Cerezal | Alcalde de Manzanares El Real

¿Parque Nacional en la Sierra de Madrid? Sí, pero no así.
Comentarios