#TEMP
martes 24/5/22

¿Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?

Desde el poder establecido por el neoliberalismo, tanto europeo, como español, se quiere hacer recaer la responsabilidad de la crisis, que estamos padeciendo, en las personas corrientes, diciéndonos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que en consecuencia, ahora debemos aceptar sumisamente lo que nos está sucediendo porque hemos sido unos despilfarradores Los neoliberales nunca asumen las consecuencias de sus políticas favorecedoras de

Desde el poder establecido por el neoliberalismo, tanto europeo, como español, se quiere hacer recaer la responsabilidad de la crisis, que estamos padeciendo, en las personas corrientes, diciéndonos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que en consecuencia, ahora debemos aceptar sumisamente lo que nos está sucediendo porque hemos sido unos despilfarradores

Los neoliberales nunca asumen las consecuencias de sus políticas favorecedoras de las clases ricas y achacan además las culpas a los otros. Esta campaña ideológica intensa, que estamos sufriendo, hace pensar que somos culpables y en consecuencia la única medicina es dejar de ser protestones y asumir todo lo que se nos ordene desde el gobierno.

La mayoría de los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y los datos refutan este axioma falso de los neoliberales. Veamos.

Los funcionarios  han visto reducido su poder adquisitivo de una forma continuada desde el año 1990 hasta finales del 2011 en un 52%, debido a las continuas congelaciones salariales y a la disminución salarial de forma unilateral por el gobierno de turno.

Si seguimos el informe de OIT, nos dice que desde el año 1995 al 2007, los salarios medios reales tuvieron un crecimiento nulo en este periodo de esplendor económico.   Sin embargo, otros consideramos que el descenso en este mismo periodo ha sido del 10%. Esto fue posible por la política de moderación salarial firmada por los sindicatos UGT y CCOO con la patronal. Resulta que cuando va bien la economía debemos de ganar menos y cuando va mal nos los bajan de forma unilateral y haciéndonos perder salario y derechos. ¿Cuándo los trabajadores recuperarán todo esto?

Nunca hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, sino por debajo de lo que nos hubiera correspondido por nuestro trabajo, pues como vemos, hemos sufrido décadas de disminución salarial. Lo que ha sucedido es que se ha producido en estos años la inserción de la mujer en el mundo laboral, y donde antes había un solo salario, ahora hay dos. Esto es lo que ha permitido una mejora general. Desde 1990 hasta 2010, se han unido al mundo laboral más de tres millones de trabajadoras nuevas.

A todo esto nos estimulaban al consumo con el acceso a un crédito fácil y a bajos tipos de interés, que aportaban liquidez a nuestros bancos, los franceses y alemanes, para que consumiéramos sus productos. Esto ha provocado un gran endeudamiento de las familiar españolas, siendo aproximadamente unos 850.000 millones de euros, una cantidad muy importante siendo uno de los países del mundo con mayor endeudamiento familiar.

La política neoliberal impulsó desde 1980 un consumo irracional, en aras de una libertad, lo que nos llevó a vivir del crédito, y en consecuencia, a una multiplicación del dinero, que nos ha llevado a una globalización irreal y no sostenible. Con esta política, el capitalismo asegura una potente demanda de consumo, mientras que se apropia de la productividad, consiguiendo mantener los salarios congelados.

El salario medio bruto anual en la industria y en los servicios en el año 2006 era de 22.667 euros anuales, mientras que en Francia era de 29.224 euros y en Alemania de 41.038 euros. El salario medio de la Europa del euro era de 33.000 euros. Está claro que la crisis actual no la han creado los trabajadores españoles.

En el año 2000, las rentas salariales representaban el 49,4% del PIB nacional y sin embargo, a mediados de 2007 ya solo era del 47,4%, y a finales de 2011 había caído al 45%. A este dato hay que añadir que en los últimos once años se han añadido cinco millones de trabajadores nuevos, es decir, que siendo muchos más trabajadores, cada vez representamos menos en el PIB del país. Esto es posible porque las rentas del mundo del trabajo se han ido  al beneficio del mundo del capital.   Mientras que las rentas del capital han pasado del 40,5 % del PIB en el año 2000 al 43,7% del año 2008, estando a finales del 2011 en el 45% del PIB.  

Todo esto demuestra, que los trabajadores no hemos creado la crisis con nuestros salarios, pues los datos con incontestables.  Esto debería llevar a una profunda reflexión a los sindicatos mayoritarios, para que analizaran las consecuencias de su política de moderación salarial. ¿Reflexionarán UGT y CCOO?  Me temo que no.

Estamos asistiendo como vemos a una campaña de meter miedo a la gente y de responsabilizarnos colectivamente y lo hacen intentado que interioricemos la frase “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. En consecuencia debemos asumir con resignación cristiana nuestros pecados y vivir como un castigo estas políticas irracionales de recortes de derechos sociales, económicos y políticos llevadas a cabo por los gobiernos de Zapatero y de Rajoy.

Desde 1996 a 2010, la presión fiscal ha subido en nuestro país un 4,5% del PIB, pero esta mayor recaudación se ha conseguido a través de impuestos indirectos con un gran coste social y con un fuerte gravamen del mundo laboral, mientras que las rentas del capital cada vez pagan menos, es ahí donde encima se encuentra la escandalosa bolsa de defraudación fiscal, valorada en unos 80.000 millones de euros anuales, de los cuales más de la mitad de esta defraudación  provienen de las 35 empresas que forman el IBEX

¿Somos culpables de esto los ciudadanos? O somos los sufridores y paganos de esté escándalo social.

Nos hablan de que no se puede sostener nuestro sistema social pro ser muy caro. Nuevamente asistimos a la enésima mentira. España es de los países europeos con menor gasto social. Gastamos en el año 2005 el 20,8% de nuestro PIB mientras que la Europa a 15 lo hacia en el 27,5% de su PIB, así que despilfarradores nada de nada.

Miremos como miremos, el mundo del trabajo no ha creado ninguna crisis, ni hemos sido despilfarradores para nada. Ha sido el mundo financiero con su usura quien lo ha creado y ahora tiene dos objetivos muy claros, por un lado, socializar las pérdidas y privatizar los beneficios y en segundo lugar, para no asumir la responsabilidad de la crisis, tiene que hacer asumir la crisis con el cuento de que hemos sido despilfarradores. Ellos si que son despilfarradores y no el mundo del trabajo. Se piensan que son una casta superior y como seres humanos todos somos iguales, aunque ellos estén apestados de billetes en muchos casos ilegalmente obtenidos.

Así que no nos dejemos engañar y culpabilicemos de la crisis a quien la ha creado, que no es otro que el mundo financiero.

¿Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?
Comentarios